La discusión interminable

La discusión interminable

OPINIóN IR

23/06/2022 A A
Imprimir
La discusión interminable
Desde que la verdad se convirtió en algo emocional el oficio de periodista se volvió más difícil. Más aún cuando los medios de comunicación hace tiempo que abandonaron aquella vieja aspiración de intentar alcanzar la objetividad como quien camina con el brazo extendido para sentir el horizonte. Ambos ambicionan un imposible pero la propia búsqueda los hacía mejores. La verdad emocional es debatible y «evalúa la realidad a través de los propios sentimientos» según escribía Fernando Vallespín para definir a su vez el significado de posverdad.

La manida y perturbadora posverdad es un concepto hueco en el que caben desordenadas gran variedad de las viejas mentiras. Intentan engañarnos haciéndonos creer que esa posverdad peligrosa son solo los rusos metiendo cizaña con Argelia, las granjas de bots distorsionando campañas electorales y las webs sensacionalistas ansiosas de clicks que convertir en billetes. Pero hay otra más sibilina, que serpentea sigilosa entre nosotros, y que demuestra que la mentira ha calado en la sociedad y que quizá la comodidad con la que vive en la política es solo nuestro reflejo.

Esa otra posverdad tiñe los datos. Ya no hay datos incuestionables, ni siquiera los oficiales. No hay cifras comúnmente aceptadas que permitan el análisis. Cada cual da las suyas, contrarias a las del resto, y las defiende como las válidas para refrendar su gestión, hacer oposición o justificar movilizaciones generando una maraña a veces indescifrable para el osado periodista que no pretenda ser solo eco. Volvió a ocurrir con el incendio de la Sierra de la Culebra y el operativo desplegado por la Junta. Gobierno, oposición y asociaciones de bomberos se arrojan porcentajes irreconciliables y difícilmente contrastables. Alguien miente o quizá todos en parte. Como dice Vicente Vallés «cuando un hecho se discute se puede discutir cualquier cosa». Puede que la posverdad sea tan solo eso, una perversa discusión interminable.
Volver arriba

Newsletter