Publicidad
"La cultura debería servir para generar un cambio social, cultural y económico sostenible"

"La cultura debería servir para generar un cambio social, cultural y económico sostenible"

CULTURAS IR

El director del Musac, Manuel Olveira, hace varias reflexiones en el 15 aniversario del centro. | ICAL Ampliar imagen El director del Musac, Manuel Olveira, hace varias reflexiones en el 15 aniversario del centro. | ICAL
Elena F. Gordón (Ical) | 01/04/2020 A A
Imprimir
"La cultura debería servir para generar un cambio social, cultural y económico sostenible"
Arte contemporáneo Manuel Olveira, director del Musac, aboga en el 15 aniversario de la institución por pensar, "más allá del virus, en lo que nos ha conducido a esta situación"
«Con un proyecto sólido, definido y coherente con los tiempos y las circunstancias, el museo se ha adaptado a una situación radicalmente diferente de aquella ostentosa apertura en 2005. El modelo diferencial y espectacular que guió sus primeros pasos se mostró inviable tras la crisis, que en realidad fue un cambio de modelo cuyas consecuencias aún están por ser determinadas». Es una afirmación que hace Manuel Olveira, director del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León desde junio de 2013.

El centro abrió sus puertas hace 15 años y fue inaugurado el 1 de abril por los Príncipes de Asturias, con actos de apertura que superaron los 700 invitados. Un total de 133 profesionales de los medios de comunicación españoles, entre redactores y gráficos, se acreditaron para cubrir el acontecimiento, además de unos 25 medios internacionales procedentes de Alemania Francia, Italia, Reino Unido y Estados Unidos.

Ahora, en plena crisis sanitaria, con las puertas cerradas por el Covid-19 y trasladando al ámbito telemático diversas iniciativas para celebrar el aniversario, Olveira ofrece a Ical sus reflexiones sobre el pasado, presente y futuro de un Musac que, apunta, «ha tenido que repensar su definición, su línea de acción y su programa de actividades y exposiciones para seguir cumpliendo con la misión fundacional».

En 2013, recuerda, comenzó una ‘segunda fase’ con la implantación de una línea de trabajo que incluía la redistribución presupuestaria, la reorientación de la programación, la reactivación de las adquisiciones para la colección bajo una nueva definición y un nuevo marco cronológico y, finalmente, la implementación de iniciativas orientadas al trabajo con el contexto y a una necesaria reformulación de los horizontes programáticos y conceptuales que habían de guiar las nuevas bases estructurales de la institución que hoy, después de siete años de trabajo, se muestran con claridad.

Para Olveira, las diferentes manifestaciones del pensamiento crítico, sus relaciones con las prácticas artísticas, el trabajo contextual o situado y su articulación con un amplio horizonte internacional constituyen las bases de un nuevo tipo de institución museística, que a través de su programación de exposiciones y actividades y del incremento de la Colección Musac reorienta su modelo de museo y sus líneas de acción, ahondando en algunos temas y en las posiciones teóricas que los sustentan.

«Considero que este modelo de museo y de programación es apropiado para las condiciones presupuestarias actuales y le permite, además, tener una personalidad propia en el contexto de las instituciones españolas. Pero no sé lo que va a ocurrir en el futuro. La actual crisis derivada del Covid-19 no sólo nos afecta ahora y nos obliga a retrasar las actividades de celebración del 15 aniversario; sino que nos va a afectar a todos de múltiples maneras en el futuro. En esta situación, como decía, hemos de reflexionar seriamente», remarca.

Además, invita a pensar en las causas y, una vez identificadas, en las consecuencias. «Deberíamos pensar, por un lado y más allá del virus, en lo que nos ha conducido a esta situación: el modelo de privatización neoliberal y sus falacias basadas en el crecimiento económico, el progreso, el control de las fuerzas de la naturaleza y el antropocentrismo bajo el que subyace la depredación extractivista, la explotación de personas y recursos, la hiperconectividad, la deslocalización de la producción y la extensión desmesurada de la logística, la globalización entendida de la peor manera y la contaminación sistemática que genera una crisis climática devastadora», reclama.

Por otro lado, insta a «reflexionar en las consecuencias si no cambiamos el modelo y el sistema que está provocando estas crisis. Desde inicios de siglo, hemos vivido el mal de las vacas locas, la gripe A, el ébola y el SARS (Síndrome Agudo Respiratorio Severo)». Esta serie de crisis, añade, van a continuar y a agravarse si no se cambia el sistema. «Con él, e incluso por delante de él, el del arte. Más que nunca, la cultura debería servir para hacernos reflexionar y actuar poética y políticamente con el fin de generar las condiciones de un cambio social, cultural y económico sostenible», concluye.
Volver arriba
Newsletter