Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La cueva y la cumbre

La cueva y la cumbre

CULTURAS IR

En el interior de la Cueva de Valporquero. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen En el interior de la Cueva de Valporquero. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 15/03/2019 A A
Imprimir
La cueva y la cumbre
La ruta de la semana La Cueva de Valporquero es una joya en el interior de la montaña leonesa y la Moneca la cumbre que la domina
A lo largo de los meses de invierno la cueva de Valporquero se encuentra cerrada debido al exceso de humedad existente. A partir de marzo abre sus puertas a los visitantes y es muy interesante encontrar en estos días cascadas y vías de agua que el meses posteriores ya no aparecen. El deshielo en el exterior produce estas situaciones y la visita en primavera es distinta a la del verano por la presencia del agua.

Hay dos visitas establecidas: la normal de un Km y medio y la larga que tiene dos kilómetros y medio. Se ha establecido en algunos momentos la visita de Valporquero insólito, donde no se activa la iluminación, sino que sencillamente se va con la luz de las linternas frontales. Por último cabe la posibilidad de contratar la aventura del curso de aguas, para lo que es necesario utilizar trajes de neopreno y estar preparados para nadar y hacer rappel.

La visita a la cueva ya se ha incluido en estas mismas páginas, así como la ascensión a la Moneca, pero en sentido contrario.

La ruta es lineal en principio y para ello hay que tener previsto que finaliza en un lugar diferente a su inicio, por lo que se debe contar con la logística adecuada. En caso de no disponer de ella, la ruta asciende al pico y regresa a Valporquero de nuevo.

Desarrollo de la ruta 

La ruta se compone de dos partes, por un lado la visita a la cueva de Valporquero que se realizará de acuerdo con el recorrido que cada uno elija y que es interesante visitar para cualquier leonés o cualquiera que visite León, pues sus formaciones son interesantísimas y únicas en el mundo, se trata de la segunda cueva más grande de Europa.

Para ascender a la Moneca es necesario subir a Valporquero pueblo y tomar la ruta que sale hacia Coladilla y Villamanín, ascendiendo al valle para descender poco después al arroyo Gocillo, buscando el camino bien marcado, vadearlo y seguir por la ladera opuesta subiendo hacia el Rasón. A la izquierda se va viendo la Peña Moneca y es interesante seguir el cómodo camino que asciende a la collada del Rasón y desde allí atacar la cumbre siguiendo por los tramos más cómodos en los que no haya demasiada roca, evitando a poder ser los restos del vallado  del que aún se pueden ver algunos hierros clavados en el suelo, lo que no representa en sí peligro, pero cerca hay alambre de espino esparcido por el terreno lo que sí representa un peligro y es una pena que nadie se preocupe de retirarlo una vez en desuso.

Se sigue hacia la zona más elevada con rocas que se pueden superar en diagonal para salir entre las dos cumbres, yendo a continuación a la cima norte, la más elevada y que tiene un mogote de piedras, desde donde se ve perfectamente la localidad de Valporquero y las montañas de la zona norte, como el Coto Calvo, Prao Mojón, Salguerón, Machacao o Fontún, cimas que se han visto en recientes rutas.

Para descender se va por el mismo camino hacia el Rasón y desde allí, bien volver a Valporquero, o bajar hacia el sur durante unos doscientos metros siguiendo el camino que va luego hacia el este, dejando el roquedo a la izquierda, para poco más de medio kilómetro después continuar por un buen camino que baja hacia la derecha y se interna en el robledal. Tras una fuerte revuelta se baja y sale una pista a la derecha que va a Valle de Vegacervera y no hay que seguir. El camino se anda mal porque el agua ha hecho un surco hondo y casi no hay donde pisar. Poco después se encuentra otro desvío a la derecha que tampoco hay que seguir, pues va a Coladilla. Se continúa por zona suave, casi sin pendiente pero invadida por las escobas, llamada la Grea para pasar poco después a la llamada la Varita un bosque de robles con un poco más de pendiente. Tras una fuerte revuelta hacia la derecha el camino baja con mayor desnivel dejando detrás las peñas de los Sierros Negros hasta una nueva curva esta vez a la izquierda al lado de la Peñica, una serie de peñas calizas que bajan hasta una majada. Desde allí hay un camino asfaltado que entra en Vegacervera, donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter