Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
La chistera

La chistera

OPINIóN IR

19/12/2017 A A
Imprimir
La chistera
Despierta el día cubierto de escarcha en la longeva provincia de la boina, abandonada a un paisaje fantasmal, arrojada en el olvido con una historia mal contada, pasean en los albores del día boinas caladas en la mirada ausente del futuro pretérito imperfecto. Al año le quedan pocos días antes que finalice, entre fiestas y comidas celebramos olvidando la desidia a la que estamos sometidos con un empuje vertical hacia el abismo con caída libre. Son las muchachas quienes festejan con la chistera en la cabeza detrás de un fotocol entre risas y despreocupación, quizás para olvidar por un momento la falta de oportunidades.

Es a final de año cuando se piden los mejores deseos para el venidero y como ya casi nadie cree en ellos, solo queda la esperanza para que en el próximo festival de la magia, sea la maga quien de su Chistera convierta a León en la provincia que por sus razones históricas, culturales y con entidad propia, empiece a ser el eje principal y motor para que desde la administración propia y soñada se llegue a toda la ciudadanía, con proyectos firmes que conviertan a la provincia en el eje principal del oeste y nudo de comunicación entre las comunidades limítrofes y así de este modo poder reparar el daño causado por tantos años de una Administración centralista e injusta. El nacionalismo-centralismo que la Junta ejerce es un mal compañero de viaje, que en el primer descuido te deja caer y encima si te quejas te inunda con el calificativo de victimismo.

Nos dice el Presidente del Gobierno en una carta abierta por el error cometido pero no reconocido, «Sé que estáis dolidos, y lo entiendo…», en la cual se reconoce hasta leonés de adopción y se atreve a darnos una clase magistral de historia, además de enseñarnos el camino para convertir a León en un gran centro logístico del oeste; oído Sr. Presidente, trasládeselo al Presidente de la Comunidad, que lo que no queremos es que por venir un día se saque un conejo de La Chistera.
Volver arriba
Newsletter