Publicidad
La castañicultura berciana pide ayudas para crecer desde el turismo

La castañicultura berciana pide ayudas para crecer desde el turismo

ACTUALIDAD IR

Encuentro de todos los emprendedores implicados con las Jornadas Gastronómicas. | M.I. Ampliar imagen Encuentro de todos los emprendedores implicados con las Jornadas Gastronómicas. | M.I.
Mar Iglesias | 27/11/2019 A A
Imprimir
La castañicultura berciana pide ayudas para crecer desde el turismo
Turismo La Asociación Tres Valles repite por segundo año las Jornadas Gastronómicas y las rutas con los castaños como protagonistas para abrir nuevas vetas desde las que despegar
«Queremos que las administraciones nos ayuden de una vez y no pongan palos en el camino para crecer en el turismo, porque tenemos dos rutas que hemos tenido que abrir solo nosotros», explica el presidente de la Asociación de Castañicultores, Tres Valles, José Luis García. Aunque la intención de la agrupación, que aglutina a unos 60 productores en tan solo cuatro años de vida de los municipios de Trabadelo, Balboa, Vega de Valcarce y Barjas, es crecer en número de socios para consolidarse como una cooperativa y recuperar el sector, García asegura que la intención es crecer desde otros escenarios y no solo desde el producto en sí.

Pero para eso «necesitamos ayuda». Aplaude que la Junta haya manifestado su interés en implicarse en el coste del depredador natural de la avispilla para el momento en el que el Gobierno autorice las sueltas como método efectivo para paliar la plaga que ya se deja notar en el Bierzo, así como lo han hecho los ayuntamientos y socios, pero asegura que, si la pretensión es conseguir que la castañicultura tire del rural berciano en las zonas en las que hay sotos, debe incrementarse el apoyo en otros aspectos «que se le de el peso al sector que tiene», valoró «porque tiene valor paisajístico, cultural, histórico y todos ellos hay que apoyarlos».

Por parte de los productores, también pide que se impliquen en la mecanización y profesionalización del sector. También en la recuperación de los sotos, aunque considera que ahí es la administración de nuevo la que debe ayudar para la limpieza de las zonas abandonadas y su vuelta a la vida, así como recuperar sus accesos. En el Bierzo, de las 19.000 hectáreas de castaños que hay solo 9.000 están activas y los miembros de la agrupación apuestan por el crecimiento del Banco de Tierras comarcal para recuperarlas.

La castañicultura, una salida

García echa cuentas y considera que la castañicultura es un sector de futuro «en un año malo que un productor pueda vender 6.000 kilos a 1,50 euros ya es una ganancia de 9.000 euros, muy importante en estas zonas». Este año será de esos que no son buenos, puesto que reconoce que la producción se quedará a la mitad de años anteriores, aunque en Médulas, con quienes comercializan, reconoce que la merma ha sido más notable, quedándose al 30% de una producción normal, que rondaría los 8 millones de kilos.

De todos modos, García mira al futuro y su previsión es que el próximo año se puedan alcanzar los 100.000 kilos. Este año reconoce que no superarán los 60.000 pero tienen a su favor que toda la producción es ecológica, aunque no cuenta aún con la certificación. De los 60 productores, la mitad comercializa, una cantidad que la agrupación espera que crezca, y, de ellos, 10 productores están esperando a poder comercializar con el sello ecológico el próximo año.

Ya es el segundo que cuentan con esa certificación, pero deben pasar tres para comenzar a hacerlo. En este momento algún productor podría iniciar esa comercialización, que alcanzaría los 40.000 kilos en total.

Jornadas Gastronómicas


El año pasado, la Asociación de Castañicultores de los Tres Valles tuvo claro que había que darle una opción más de futuro a la castaña y decidió apostar por el estómago. Así articuló las que fueron las I Jornadas Gastronómicas de este producto que este año se repiten desde el 30 de noviembre, el 1 de diciembre, y los días 6, 7 y 8 de diciembre.

El presidente de la agrupación agradece a los emprendedores unirse a esta idea, que este año cuenta con cuatro establecimientos más y que llega a los 12 en los municipios de Trabadelo, Vega de Valcarce, Balboa y Barjas. Cada uno de ellos ofrecerá una propuesta diferente. Casa Polín, en Herrerías, el jabalí con castañas, el Bar Español de Vega lomo con castañas, la Panadería Cerezales, de Vega, dulces con el apellido de las castañas también, el bar A Rudeira en Ambasmestas, Crêpes, conos y empanada de castañas, el Hotel Ambasmestas pato confitado con castañas y puding, el Mesón Casa Dositeo, de Quintela de Babia, costillas con castañas, O Subiao, también de Quintela, croquetas con castaña y chorizo, el Hórreo Ribada, dulces con el producto protagonista, Amalavida de Balboa carne guisada con castañas, Nova Ruta en Trabadelo tarta confitada con castañas y castaña confitada con nata, Mesón Sarracín de Vega, solomillo con crema de castañas y la Palloza de Balboa ternera con castañas, tarta y flan.

Pero además, suman a estas actividades un magosto el día 6 y dos rutas, la de «Entre castaños», de 9 kilómetros, el 30 de noviembre y la de «Entre fuentes y muíños» de 16 kilómetros, el 7 de diciembre. A ellas se espera unir, el próximo año, la de los Castillos que está articulando Balboa con Doirás y Vega de Valcarce por etapas para dar empaque a una zona que aseguran que quiere crecer enseñando lo que es.
Volver arriba
Newsletter