Publicidad
La Carbonera de Lois, una cima de nombre dudoso

La Carbonera de Lois, una cima de nombre dudoso

CULTURAS IR

El pico de la Joya. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen El pico de la Joya. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 14/05/2021 A A
Imprimir
La Carbonera de Lois, una cima de nombre dudoso
La ruta de la semana Una ruta circular por valles y montañas de la hermosa localidad leonesa
Hace casi un año, tras el confinamiento, desde estas mismas páginas se explicó la ascensión al pico la Hoya o la Joya desde la localidad de Lois, con un excelente guía como es Toño. En esta ocasión se ha optado por ascender otra cumbre cercana, no tan espectacular al no ser de roca pelada, sino monte con algunas peñas. Sin embargo la visión a los valles del Esla y del Porma es también muy agradable.

El Ayuntamiento de Crémenes, al que pertenece la localidad de Lois tiene un entorno singular para la práctica del senderismo y los deportes de montaña. Como referencia en su página web hay siete rutas, seis de senderismo y una ciclista por diversas localidades del municipio. Sin embargo las rutas que se pueden hacer son numerosas y en estas mismas páginas han aparecido algunas como las subidas al pico Cerroso, al Aguasalio, al Jaido, al Castaño, las Peñeras, el propio pico de la Hoya, la ruta de las Salas a Salamón y otras muchas que comparten recorrido con otros municipios.

Una de las rutas del Municipio, la calzada romana entre las Salas y Valdoré se ha adaptado para hacerla inclusiva como se puede ver en la reciente noticia de este mismo periódico: https://www.lanuevacronica.com/las-salas-valdore-primera-calzada-romana-inclusiva.

Solamente queda citar que la localidad de inicio de la ruta, Lois, ha sido seleccionada como pueblo literario de la provincia de León de acuerdo con otra reciente noticia publicada en este mismo medio: https://www.lanuevacronica.com/lois-y-la-montana-de-riano-pueblos-literarios-de-castilla-y-leon-.

El recorrido se hace por el Parque regional de los Picos de Europa, al que pertenece la zona.

La ruta    


La ruta se inicia en la localidad de Lois, bien en el aparcamiento de la entrada, lo más aconsejable, bien en la iglesia sinular de la localidad o en cualquiera de las dos fuentes existentes en el camino.

Hay que tomar la calle principal que sube, desviarse a la derecha y seguir hacia arriba para salir por el camino paralelo al río Dueñas, que es el mismo que el señalizado para la ruta de los puertos de Llorada. Tras pasar la Hoz entre las peñas se cruza una portillera y poco después el camino se bifurca y se debe tomar el que va hacia la izquierda, una cómoda pista con buen firme pero con una subida mantenida a lo largo de casi un kilómetro en el que se llega a un alto donde hay una ladera desbrozada y al fondo la caseta de avistamiento de aves del Pajarín. A continuación se desciende hasta cruzar el arroyo Tras el Castro, desde el que comienza una nueva subida no demasiado pronunciada hasta una bifurcación.

Siguiendo el camino se va a una collada pasando al otro valle, mientras que si se gira a la derecha, se toma la pista que se abrió para repoblar la zona de pinos, cosa que no parece haber tenido demasiado éxito, puesto que la mayor parte de los árboles han crecido muy poco. Sin embargo la pista es buena y salva un fuerte desnivel de casi 400 metros a base de vueltas y revueltas.

Al final hay un desvío, a la izquierda un camino casi perdido llega a la pista principal y no se toma. Se continúa recto para llegar a la collada entre dos valles y desde allí ya se comienza la ascensión a la cumbre por sendas entre brezos y escobas, así como los pequeños pinos que se han plantado y que no han crecido demasiado. Pasando bajo unas peñas se sigue a través del matorral hasta ver el vértice geodésico que señala la cumbre, junto con un mogote de piedras.

La vista desde la cumbre es lo mejor, a lo largo del recorrido se podía contemplar la localidad de Lois y las montañas que la rodean: el Yordas, la Peña Collada, el pico Castaño, las Peñeras, el Llerenes, las Pintas, el Jaido, el Jano, el Cerroso, junto con el Espigüete y los Picos de Europa que se pueden ver cuando se gana altura. También se ve al Norte el Corral de los Diablos y detrás se alzan algunas de las cumbres del Macizo del Mampodre. Más hacia el Oeste se puede ver el pico Susarón, la Peña de Armada y el Peñaruelo y bajo ellos las aguas del Pantano del Porma, una vista como hay pocas de la montaña leonesa.

El descenso de realiza en la dirección contraria a la de la subida, tratando de buscar un cortafuegos, para bajar bien, y si no seguir las trochas entre el matorral que se realizaron para plantar los pinos, teniendo buen cuidado de no caerse en alguno de los agujeros que aún quedan. Tras bajar un tramo complicado por el matorral, si no se ha encontrado la senda buena, se llega al camino que rodea la cumbre, ese camino que se vio a la subida y que estaba algo invadido por las escobas. Solamente hay que tomarlo hacia la izquierda para llegar a la Collada Jermosa, desde donde se va a bajar a la pista de subida y una vez en ella seguirla en dirección opuesta a la del ascenso haciendo las diferentes revueltas hasta llegar al cruce, donde se sigue hacia la derecha para cruzar una collada, que en los mapas se denomina Jermosa, pero que no coincide con los datos que han ofrecido los conocedores del lugar.

Solamente queda seguir el camino hacia abajo hasta llegar a una zona de praderas en la que hay una caseta y un abrevadero y desde allí se debe tomar un camino apenas apercibido en el inicio, pero que al poco se hace evidente y baja con un desnivel pronunciado.

El camino desemboca en otro que sube hacia el pico de la Joya y se ven unas majadas con cierre metálico. Se debe ir hacia la izquierda un camino que baja hasta llegar a otro cruce, en el Canto Minadoiro Bajero, y en dirección Nordeste, se llega al arroyo del Prado de la Vega, que se cruza por un puente. Desde allí hasta las primeras casas de Lois solamente queda un camino entre praderas y huertos y llegando a la localidad de Lois se va hacia el inicio de la ruta donde se puede dar por finalizada la misma.
Volver arriba
Newsletter