Publicidad
La bondad del género… humano

La bondad del género… humano

LNC VERANO IR

Ampliar imagen
Jose Fernández | 24/07/2022 A A
Imprimir
La bondad del género… humano
Taller de relatos El autor nos cuenta una historia que, tras su apariencia surrealista, delirante, nos invita a la reflexión acerca del mundo falsario en que vivimos. La grandeza de este relato radica asimismo en la forma en que nos muestra, escrita con mucho humor, con una maravillosa retranca
Llamadme iluso, pero yo sigo creyendo en la bondad del género… humano. Tras estos meses, en que nuestra vida ha cambiado de manera sorprendente y que la pandemia nos ha obligado a modificar nuestras rutinas y nuestros hábitos, hemos escuchado a sociólogos, incluso a un montón de tertulianos televisivos y radiofónicos, las bondades de la sociedad ante la adversidad, afirmando que esta pandemia nos cambiaría, nos haría más solidarios con los demás. De hecho, salimos a ventanas y balcones a apoyar a todos aquellos colectivos que estuvieron en primera fila a la hora de combatir el virus: Yo, como muchos otros, pensé y sigo pensando que el hombre como especie no es capaz de hacerle daño a su propia especie, porque, como dice el dicho: "Perro no come carne de perro".

Y si no os lo creéis, decidme que opináis de lo que me ocurrió el pasado sábado.

Estando yo en mi casa y, tras preparar una romántica cena para una invitada especial, mi compañera de oficina Encarni, me lancé y la invité a cenar.

Últimamente tenemos una relación muy peculiar ya que ambos somos muy deportistas y hemos descubierto que tenemos gustos similares, como practicar equitación, escalada, espeleología, esgrima, esquí y hasta equilibrismo. Había preparado el entorno perfecto, con flores, velas, música suave, y, para no defraudarla, había pedido la cena a un restaurante japonés a través de globo.

Cuando ya eran casi las nueve de la noche, sonó el timbre, y me predispuse a abrir la puerta, previamente me atusé el pelo y me coloqué perfectamente los cuellos de la camisa, quería dar una buena impresión, pero, al abrir la puerta, vi desconcertado la figura de alguien conocido, que no era Encarni, aunque su estampa era sorprendente. Me saludó.

– Hola Fernández, te has quedado de piedra –me dijo.
– Tú eres José Alfredo, José Alfredo Gutiérrez.
– Sí, soy Guti, te sorprenderá que esté aquí, pero he venido a traerte el negocio de tu vida, lo podía haber vendido a cualquier otro, pero te lo he traído a ti porque eres mi mejor amigo.

La verdad es que hacía un montón de años que no lo veía, la última vez le había comprado un jarrón de porcelana, que me dijo que era de la dinastía Ming. Por no ser maleducado lo invité a pasar. Ciertamente, traía una estampa envidiable, iba vestido con un traje hecho a medida con cuadritos de esos que llaman de pata de gallo o de príncipe de Gales y una camisa de color salmón con cuello italiano, perfectamente planchada, y una precisa corbata con tonos pastel y con un elegante nudo Windsor.

Pero, antes de decirle nada, cogió un paquete que traía. Tendría aproximadamente un metro de largo por sesenta centímetros de ancho y unos diez centímetros de grosor, y empezó a contarme.

– Te traigo el mayor chollo que nunca hayas visto, te lo he traído a ti porque eres uno de mis mejores amigos, mi compañero del alma.
– ¿Amigos? Bueno, fuimos juntos al colegio de los Padres Palotinos y compañeros de pupitre en 3º y en 4º, pero desde entonces nos hemos visto en contadas ocasiones –le respondí.

José Alfredo, que así se llama ya desde chaval, era un tipo con mucho carisma y siempre demostró sus dotes de mando, un auténtico líder. En el colegio, cuando jugábamos a guardias y ladrones, él siempre era el capitán y, cuando jugábamos al fútbol, él hacía los equipos; «Ricardo el rata, tú de delantero centro, Carlitos el chopo de defensa central que tú las pillas todas por alto. Javi el Correcaminos de lateral izquierdo y tú Gordopilo de portero que, aunque no te tiras al suelo, tapas perfectamente toda la portería», recuerdo que decía José Alfredo, Guti.

– Siempre te he tenido mucho cariño, chavalín, por eso te traigo –reiteró– este cuadro del mismísimo Francisco José de Goya y Lucientes y para demostrarlo aquí tienes el certificado de autenticidad firmado por un experto de la mismísima galería de subastas londinense Chistie’s.

De un sobre que ponía en letras mayúsculas GALERIA DE ARTE sacó un folio plegado y me lo entregó, yo lo cogí delicadamente y leí:
"Galería Chistie’s, Londres 28 de diciembre de 2021.
Yo, como experto en arte, certifico que este cuadro fue pintado por Francisco de Goya, alias Paquito el Zaragozano.
Firmado, el experto en arte, acompañado de un clásico garabato".

Ciertamente, me pareció muy raro que el experto de una de las más afamadas galerías de subastas de arte londinense hubiera escrito la carta con un vulgar lenguaje y en perfecto castellano, a lo que José Alfredo alegó que era muy amigo suyo y que hablaba perfectamente castellano porque veraneaba en Andalucía y era muy amigo del ex alcalde de Marbella y de los miembros de su pandilla.

Ante tal aclaración, que me pareció lógica, me entregó el paquete y, con delicadeza extrema, le quité el envoltorio. Un papel de estraza de color marrón que me recordó al que utilizaba la señora Tomasa, la dependienta del colmado de mi pueblo para hacer unos cucuruchos en los que envasaba las lentejas, las cuales mi madre siempre decía que las podían utilizar perfectamente los peones camineros para rellenar los baches de la carretera por lo duras que eran y por la cantidad de piedras que tenían.

Al despojar al cuadro del papel y alzarlo entre mis manos, me quedé absorto al ver el óleo, por la temática demostraba que Goya debió de ser un visionario, similar a lo que demostró Julio Verne en sus novelas, además me sorprendió la técnica utilizada para su realización, la rectitud de sus líneas, la proporcionalidad existente, la profundidad que había descrito el artista, la luminosidad plasmada en la escena. La magnífica mezcla de pigmentos ofrecía una amplísima gama cromática, que, sin duda alguna, hoy sería la envidia de la paleta de colores de cualquier pintor contemporáneo.

Al ver mi cara de sorpresa, me comentó que me dejaba el cuadro por solo ciento cincuenta mil euros, diciéndome que, si en estos momentos no tenía suficiente liquidez, me podía hacer una rebaja del cincuenta por ciento.

No podía entender cómo aquel magnífico cuadro no se lo había ofrecido previamente a algún gran museo que seguramente le hubiera pagado una cantidad astronómica por semejante obra de arte. Por lo que le pregunté si se lo había ofrecido por ejemplo al Hermitage de San Petersburgo. A lo que, cual senador romano saludando a su César, extendió su brazo, formando un ángulo ligeramente hacia arriba, con la palma de la mano hacia abajo. Y grito:

– A esos comunistas ni agua.
– ¿Y al Louvre, por qué no se lo ofreciste al Louvre de París?
Enojado y con el ceño fruncido me contestó:
– Con los gabachos tengo muy malas experiencias, no quiero negocios con ellos.

No me extrañó su reticencia a relacionarse con los galos, porque habéis de saber que una de sus antiguas novias, Geraldine –que según decían las malas lenguas era hija de un mafioso marsellés– cuando lo abandonó, le saqueó su apartamento, se llevó todo, absolutamente todo; me contó que, por no dejarle, no le dejó ni el vaso medidor de la Minipimer.

– ¿Y al Prado, se lo has ofrecido?
– Bueno, se lo sugerí al director de la pinacoteca, pero me comentó que, de Goya, con la maja vestida, la otra en pelotas y los retratos de las familias de los borbones estaban ya hasta los… almacenes llenos.

Continué observando el cuadro y me percaté de un pequeño detalle en el soberbio marco con el correspondiente ‘passepartout’ y con ostentosos relieves bruñidos perfectamente con pan de oro –apreciaciones que me reiteró varias veces José Alfredo, es pan de oro, es pan de oro, me dijo–, un detalle que pasaba inadvertido como os decía y era una pequeña pegatina con el clásico logotipo del Corte Inglés y la cantidad impresa de 58,95€.

Arrepentido estoy al haber pensado que mi amigo intentaba engañarme porque, al preguntarle por semejante situación tan engorrosa, me comento pausadamente que, como el cuadro había permanecido olvidado en un desván familiar, la carcoma había devorado el marco y, para evitar que también se comieran el bastidor del lienzo, había decidido a su pesar remplazarlo por éste que era de una factura inmejorable y lo más parecido al original.

Aclarada la duda, estaba decidido a adquirir el magnífico cuadro pero, al darle la vuelta y observar el reverso, pude ver claramente el título del cuadro que estaba escrito, con lo que me pareció que era tinta de bolígrafo y decía:

Título de la pintura: Boeing 747 saliendo del hangar.
¿Pensáis que José Alfredo quería engañarme?

Aún no me había repuesto de la visita sorpresa de José Alfredo, Guti, que acababa de irse, cuando apareció Encarni, toda sofocada, pidiendo perdón por su considerable retraso. Pero que llegara mi querida Encarni me pareció toda una bendición, después de mi altercado con el susodicho.

No bien abrí la puerta, con la duda todavía de si José Alfredo se habría dejado el cuadro en mi casa, la abracé con todo mi cariño y le di un beso de esos que hacen historia.
Pero esta es otra historia.
Volver arriba
Newsletter