Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La autopsia confirma que Julen murió por la caída y no por la piqueta

La autopsia confirma que Julen murió por la caída y no por la piqueta

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 15/04/2019 A A
Imprimir
La autopsia confirma que Julen murió por la caída y no por la piqueta
Sucesos El informe definitivo asegura que el pequeño falleció a las 13.50 horas y descarta la teoría de que lo matara la piqueta
Julen murió al caer al pozo de Totalán. El informe definitivo de la autopsia conocido este lunes explica que el niño murió en el mismo instante en el que se precipitó por el agujero, recoge el diario ABC.es El deceso se produjo a los «pocos minutos tras la precipitación». El forense data la muerte del niño a las 13:50 horas del domingo 13 de enero.

Por lo que se determina que «el tiempo de supervivencia fue corto» después de precipitarse en una caída de más 70 metros de profundidad, que no fue «libre» debido al rozamiento de la ropa y los salientes de la pared de la prospección.

El informe dicta que el menor tiene un traumatismo craneoencefálico y otro raquimedular. El primero corresponde con un golpe entre la sien y la frente. El segundo es otro impacto en la base de cráneo. Se podría aventurar que murió al romperse el cuello al caer abajo.

Se descarta categóricamente por completo la teoría de la piqueta en un documento firmado por cuatro facultativos. Se dice que es prácticamente imposible que alcanzara en el lugar donde está el golpe por la posición de menor –con las manos hacia arriba y la cabeza recta–.

Por otro lado, se dice que el hundimiento del cráneo no es de entidad suficiente para ser provocado por una barra de hierro lanzada desde cierta altura, como hicieron los rescatistas para romper y medir el tapón que había sobre el niño. Por último, asegura que esta herramienta no pudo causar la muerte de Julen porque se comenzó a usar casi cuatro horas después de su muerte –a las 17:29 horas–.

Julen cayó al pozo el 13 de enero al medio día, cuando sus padres estaban en una finca familiar haciendo un arroz. Durante 13 días, se hicieron intentos vanos de salvar al pequeño con la esperanza de que estuviera con vida. Finalmente, el 26 de enero sobre las 1:25 horas el niño fue alcanzado en un túnel por la Brigada de Salvamento Minero de Asturias y la Guardia Civil.

Volver arriba
Newsletter