Publicidad
Justino Medrano: "Tengo interés en que La Bañeza no se cierre"

Justino Medrano: "Tengo interés en que La Bañeza no se cierre"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
D.L. Mirantes | 25/07/2019 A A
Imprimir
Justino Medrano: "Tengo interés en que La Bañeza no se cierre"
Campo El presidente de Acor negocia con Azucarera para llegar a un acuerdo de maquila y que la remolacha contratada principalmente con Ucogal se molture en León
Acor y Azucarera ya han mantenido contactos para tratar de llegar a un acuerdo que permita a la cooperativa de Olmedo (Valladolid) molturar en la fábrica de La Bañeza la raíz que tiene contratada en León, principalmente a través de Ucogal. El nuevo presidente de Acor, Justino Medrano, reconoce que en el pasado ya hubo diálogo con Azucarera sobre este tipo de acuerdos de maquila y que esta opción puede ser beneficiosa para todas las partes, ya que les ahorraría costes y ayudaría a mantener la fábrica leonesa.

Tras la ruptura unilateral del Acuerdo Marco Interprofesional (AMI) a finales del pasado año, la caída de la contratación de la filial de British Sugar en más de un 20% y quedar en 3.200 hectáreas ha dejado en una situación comprometida a la instalación bañezana. Por motivos de eficiencia industrial, la raíz leonesa se podría redirigir a las plantas de la compañía en Toro (Zamora) o Miranda de Ebro (Burgos), como ya ha sucedido en momentos puntuales de campañas con dificultades. De hecho, en la última campaña la molturadora de Toro recibió un 40% más de remolacha que La Bañeza, con 580.000 toneladas frente a las 352.000 recibidas en León, mientras que la fábrica de Miranda estuvo más cercana a la planta de La Bañeza, con 335.000 toneladas. En una situación muy distinta se encuentra Acor, que ha contratado en esta campaña casi 14.000 hectáreas de raíz en toda la comunidad, 1.236 en León, un 30% más que en la anterior campaña, la primera en la que Ucogal derivó remolacha a Olmedo. Con la inyección de la producción de esas 1.236 hectáreas, Azucarera contaría con más argumentos para "evitar un cierre", que afectaría de forma negativa al mantenimiento de las instalaciones y que podría desincentivar todavía más la contratación para próximas campañas, además de la destrucción del empleo.

Si este año no cierra todavía hay posibilidades de volver el que viene Ante esta posibilidad, el máximo responsable de Acor tiene clara su posición. "Yo tengo interés en que La Bañeza no se cierre", afirma. Medrano ya ha trasladado la posibilidad del acuerdo de maquila al consejero delegado de Azucarera, Juan Luis Rivero, y avanza que "si este año no cierra todavía hay posibilidades de volver el que viene". La cooperativa vallisoletana apuesta por León, pero también tiene claro que "hay una distancia" y que "el azúcar no tiene ahora los márgenes que tenía hace unos años, cuando había mucho beneficio". Esa misma distancia "tiene una repercusión negativa en el socio", ya que supone un coste extra, por lo que molturar en La Bañeza sería una oportunidad de reducir la factura del transporte, además de las implicaciones sociales y medioambientales –reducir la huella de carbono–, que ello tiene.

Por otra parte, el acuerdo entre Azucarera y Acor no afectaría a los contratos de los agricultores. La remolacha se entregaría en La Bañeza, pero en todo momento regiría el convenio entre la cooperativa y los remolacheros. "Tú llevas la remolacha, se las entregas, se hace la liquidación y punto", expone Medrano, que también ha solicitado ya una reunión con el recién nombrado consejero de Agricultura y Ganadería, Jesús Julio Carnero, para abordar este y otros asuntos, pero con la intención de implicar a la Administración autonómica.

Respecto a implicaciones de competencia por la colaboración entre dos industrias del mismo sector, Medrano considera que no plantea problemas porque "es una maquila", en la que Acor compra y paga una remolacha y luego otra empresa la procesa.

El presidente del gigante de Olmedo pide "sensatez" porque "nos interesa a todos que el cultivo siga". En concreto, Acor se muestra consciente del "potencial" que tienen los regadíos leoneses para que el cultivo siga siendo una opción para los agricultores y mantiene en 30.000 hectáreas en la comunidad –buena parte serían de León– como el objetivo a alcanzar por el subsector.

El acuerdo se tendrá que fraguar en las próximas semanas porque, como apunta Justino Medrano, "no queda tanto". Mes y medio.
Volver arriba
Newsletter