Publicidad
Justicia

Justicia

OPINIóN IR

08/11/2018 A A
Imprimir
Justicia
Tengo unos buenos amigos que cada viernes insisten que no hay justicia auténtica en este país. Quizás se equivocan, aunque debo reconocer que cada día es más difícil argumentar sobre la existencia real de la JUSTICIA. La justicia lo es cuando es imparcial y rápida. Cierto es que hay un sistema judicial que actúa de un modo con los bancos y de otro con los ciudadanos. Hay una justicia especial, muy especial, para los políticos y otra diferente para la ciudadanía. La justicia actúa de un modo particular frente a los partidos y de manera diametralmente opuesta frente al común de los mortales. Los grandes empresarios, incluso los empresarios más mezquinos y mentirosos, gozan de una justicia muy diferente a la que se les aplica al resto de sus vecinos. Hay una justicia para quienes pueden pagar cantidades, incluso obscenas, en sus defensas, manejando todas las argucias legales a su disposición e incluso retorciendo indecentemente argumentos y criterios, mientras se niegan los mismos derechos, incluso el agua y el pan para los que poco o nada tienen. Hay un modo justiciero de actuar para los que piensan de un modo, su modo, y otro muy diferente para los que piensan de manera diferente, siempre que esa diferente manera no se ajuste al patrón consentido por quienes nombran, postulan, ensalzan y aplauden a quienes la imparten de acuerdo a sus dictados. Debiéramos seguir apostando por un sistema judicial que funciona aún a pesar de las trabas que le imponen quienes tienen poder y dinero, que no razones, para dirigir decisiones y revestir de legalidad lo que otros poderes judiciales menos condicionados sentencian que ha sido arbitrario, o al menos que se ha actuado sin la imparcialidad exigible para cualquiera que se ve sometido a la lupa de la justicia, especialmente cuando con quién se litiga es con el poder mastodóntico del estado, o peor aún, con el poder del dinero, ¡y que aún haya gente preocupada por con qué se limpia alguien los mocos!, ¡qué bien adoctrinados nos tienen!
Volver arriba
Newsletter