Publicidad
Julio Llamazares: "Había vuelto a vivir el tiempo de la infancia"

Julio Llamazares: "Había vuelto a vivir el tiempo de la infancia"

CULTURAS IR

Julio Llamazares firma esta mañana (de 12 a 13.30 horas)en la Librería Universitaria de León ejemplares de su reciente novela ‘Primavera extremeña’. Ampliar imagen Julio Llamazares firma esta mañana (de 12 a 13.30 horas)en la Librería Universitaria de León ejemplares de su reciente novela ‘Primavera extremeña’.
Fulgencio Fernández | 26/12/2020 A A
Imprimir
Julio Llamazares: "Había vuelto a vivir el tiempo de la infancia"
Literatura El escritor leonesa acaba de publicar ‘Primavera extremeña’, un libro en el que cuenta cómo pasó la pandemia en un viejo lagar de Extremadura reconvertido en casa, unos meses que se han convertido en una especie de viaje a su infancia. Este sábado firma ejemplares de esta obra en la Librería Universitaria (a las 12 horas)
"Sin pretenderlo, al cabo de muchos años, había vuelto a vivir en un tiempo perdido, el tiempo de la infancia, ese que nunca pasa en nuestra memoria porque se convierte en oro como la primavera extremeña al llegar el mes de junio y con él el verano y el calor (Madrid. 21 de junio de 2020)". Este viaje en busca del tiempo perdido son las últimas líneas del último libro del leonés de Vegamián Julio Llamazares. Se titula ‘Primavera extremeña’ y en él cuenta el autor de ‘La lluvia amarilla’ cómo pasó la pandemia en un viejo lagar de Extremadura convertido en casa —precisamente en la llamada sierra de los Lagares, cerca de Trujillo—, una historia que comienza diciendo «llegamos a Extremadura el 13 de marzo del 2020 huyendo de un Madrid cada vez más fantasmal».

Acudió Llamazares a este ‘refugio’ extremeño, en el que ya había estado en otras ocasiones, pensando en pasar allí dos semanas y se convirtieron en más de tres meses, algo que celebra el escritor pues le permitió vivir una primavera «como las de su infancia» en León.  Dice el novelista que le da cierto reparo contarlo pues la casualidad le regaló «una primavera fantástica que disfruté de principio a fin» mientras el país estaba viviendo unas semanas trágicas, que seguíamos cada día por los informativos pero realmente ajenos a los complicados días pues vivíamos en un lugar aislado, sin vecinos y a dos kilómetros del pueblo más cercano». Recuerda que, además de las noticias, también gente cercana a él sufrió las consecuencias de esta pandemia y «eso es lo que pretendo reflejar en el libro, el contraste entre la vida representada por esa primavera extremeña y la muerte, tan presente en estas fechas; en definitiva, lo que es la vida».

En el libro, y en la historia que narra Llamazares, tiene especial presencia otro personaje, el alemán Conrad, y las acuarelas que éste iba pintando en el confinamiento, que son a su vez las ilustraciones de ‘Primavera extremeña’ y la propia portada del libro. «Nos conocíamos de Madrid y tenía casa en Extremadura cerca del lagar al que acudimos nosotros. Por aquello de no contagiar nos veíamos en el monte, como si fuéramos bandoleros o  contrabandistas. Para mi cumpleaños me regalaron una acuarela suya y a partir de ahí surgió la chispa del libro. Intenté hacer lo que él hacía, pero con la escritura. Este libro es un canto a la vida en medio de la muerte. En medio de la pandemia la naturaleza seguía su curso, explotaba, los animales y los campos seguían a lo suyo con más libertad que nunca. Quise escribir las acuarelas que pintaba Conrad».

Este sábado el escritor firma ejemplares en la Librería Universitaria de León a partir de las 12:00 horas. 
Volver arriba
Newsletter