Publicidad
Jugarse todo el paro a una sola carta

Jugarse todo el paro a una sola carta

ACTUALIDAD IR

Lourdes Toral y David Barrero abrieron su peluquería tras capitalizar la prestación por desempleo. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen Lourdes Toral y David Barrero abrieron su peluquería tras capitalizar la prestación por desempleo. | DANIEL MARTÍN
Alfonso Martínez | 16/12/2014 A A
Imprimir
Jugarse todo el paro a una sola carta
Laboral 554 leoneses capitalizan la prestación para montar su negocio en época de crisis
Son leoneses valientes, muy valientes. Se han jugado a una sola carta el sustento estatal que podrían haber ingresado a lo largo de muchos meses. Un total de 554 desempleados de la provincia han capitalizado la prestación para montar sus propios negocios en plena época de crisis económica. La apuesta es arriesgada. Son datos referidos a los siete primeros meses de este año y aportados a este periódico por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) en Castilla y León. Se trata de los más recientes que se han extraído de las estadísticas del Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE).

La cifra de valientes en el conjunto de la comunidad asciende a 2.512 y León se sitúa en la segunda posición del ranking de provincias. Únicamente es superada por Valladolid, que ha registrado un total de 602 emprendedores cuyos negocios se han financiado mediante la agrupación en un solo pago del derecho a cobrar paro. Si tenemos en cuenta las cifras referidas únicamente al pasado mes de julio, el número de capitalizaciones asciende a 80 en la provincia de León.

Esto representa un potente incremento (cercano al 82%) en relación a las 44 operaciones de este tipo que se contabilizaron en el mismo periodo del año 2012. El riesgo que asumen estas personas para volver a integrarse en la actividad económica es elevado. Puede que el nuevo negocio no funcione, lo que les dejaría sin ningún tipo de ingreso, al haber recibido ya la totalidad de la prestación por desempleo generada en anteriores etapas profesionales. Pero pesa más la ilusión de emprender, de luchar por su propio proyecto y de labrarse un nuevo camino ante las dificultades para encontrar un puesto de trabajo en una empresa o en la administración.

Se trata de una medida estatal que persigue principalmente el fomento de iniciativas de empleo a través del pago único del paro a aquellos beneficiarios que se incorporen de forma estable a una cooperativa o a una sociedad laboral o mercantil, que quieran constituirlas o que vayan a iniciar una actividad como trabajadores autónomos.

Los requisitos fundamentales que establece el Ministerio de Empleo y Seguridad Social para poder sumarse a este programa pasan por ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo, tener pendientes de recibir al menos tres mensualidades y no haber recibido en los cuatro últimos años otro pago único. Además, es preciso demostrar la incorporación a alguno de los tipos de actividad citados anteriormente y tener resuelto cualquier pleito vinculado a relaciones laborales anteriores. Una vez cumplidos estos preceptos, el Gobierno establece varias posibilidades sobre la forma y la cuantía exacta a la hora de recibir la prestación por desempleo de forma agrupada.

En el caso de los autónomos, que son los más habituales, las opciones varían entre solicitar solo la inversión necesaria para montar el negocio (con un límite máximo del 60% del importe pendiente de percibir y del 100% para hombres menores de 30 años y mujeres menores de 35) o solicitar solo la parte para costear las cuotas de la Seguridad Social.

Mientras, como socio trabajador de carácter estable en una cooperativa existente o de nueva creación hay también varias alternativas. La primera pasa por solicitar y obtener en un solo pago la cantidad que tenga que desembolsar como aportación obligatoria o voluntaria y cuota de ingreso para adquirir la condición de cooperativista, sin que se puedan financiar desembolsos futuros o pagos aplazados. Si no alcanza el total de la prestación en un solo pago, se puede pedir el resto para asumir las cuotas mensuales de la Seguridad Social.

El testimonio: “Los trámites para pedir el pago único son muy sencillos”


David Barrero y Lourdes Toral abrieron su peluquería el pasado dos de diciembre. Se llama ‘Contraste’ y está ubicada en el número 27 de República Argentina. Ambos se lanzaron a esta aventura gracias a la posibilidad de recibir en un pago único toda la prestación por desempleo que habían acumulado en sus anteriores etapas profesionales. «Nos conocimos cuando yo tenía 19 años y llevamos casi una década trabajando juntos de peluquería en peluquería », apunta Barrero en declaraciones a este periódico. El pasado verano, 15 días antes de casarse, despidieron a Lourdes del salón en el que ambos trabajaban. «Me llamó y me preguntó si nos lanzábamos», agrega uno de los dos socios de ‘Contraste’. El 15 de septiembre despidieron a David y juntos iniciaron los trámites para solicitar primero la prestación y posteriormente el pago único. «No fue nada farragoso. Son unos trámites muy sencillos, aunque sí tuvimos que presentar una memoria con la inversión necesaria para montar la peluquería y con las previsiones de ingresos», apunta Barrero antes de concretar que tanto Lourdes como él obtuvieron el 100% de la prestación al no superar los límites de edad que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social establece para conceder únicamente el 60% de la misma en un pago único.
Volver arriba
Newsletter