Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Jugando a Freud

Jugando a Freud

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 19/02/2019 A A
Imprimir
Jugando a Freud
Rodrigo ya debería andar trajinando novias por las zonas oscuras del patio del instituto o a las sombras de la iglesia (que son las más alargadas) en las noches de manro o escondite. Y andará, quién lo sabe, pero cuando llega la noche se aferra a un viejo tigre, un oso y un elefante, todos viejos y piojosos peluches de su infancia pues está convencido de que si no hacen cama redonda los cuatro será imposible dormir.

A lo que realmente se aferra es a aquellos sueños profundos de cuando al día siguiente no había examen de matemáticas, no te sacaba al encerado el de sociales, ni te pedía cuentas el alcalde los cristales que amanecieron rotos en lo que llaman el polideportivo.

Todos tenemos paraísos perdidos con formas diversas.

Una leyenda de nuestro deporte puede haber tenido una mala tarde, o más bien se la han dado, y coge carretera arriba, hasta aquella poza helada en la que bañó otras tardes de mejor recuerdo, aunque sepa que las tardes bañadas con el barro de la tristeza también pueden atascarte. Es igual, porque en el horizonte está la poza, la compañía, los recuerdos, los sueños, las tardes que han de volver.

Los tipos más enormes que hayas visto en un pabellón (ellas también) te parece que tocan el techo del recinto y por eso miras para arriba, mira para abajo y verás su mascota, su peluche, sus sueños, su infancia...
Volver arriba
Newsletter