Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Juan Carlos Melón: "Con que un vecino valore el trabajo que hacemos ya merece la pena ser alcalde"

Juan Carlos Melón: "Con que un vecino valore el trabajo que hacemos ya merece la pena ser alcalde"

DESDE LA ALCALDíA IR

Juan Carlos Melón es alcalde de Gusendos desde el año 2003. | L.N.C. Ampliar imagen Juan Carlos Melón es alcalde de Gusendos desde el año 2003. | L.N.C.
T. Giganto | 13/08/2019 A A
Imprimir
Juan Carlos Melón: "Con que un vecino valore el trabajo que hacemos ya merece la pena ser alcalde"
Gusendo de los Oteros El alcalde de Gusendos de los Oteros ha sido reelegido de nuevo para seguir trabajando por el futuro del municipio pese al descenso de población
«Parece que fue ayer, pero ya son años», dice Juan Carlos Melón, alcalde del Partido Popular reelegido en Gusendos de los Oteros el pasado mes de mayo. Echa atrás la vista hasta llegar al 2003, año en el que entró en la Alcaldía y se da cuenta de lo rápido que ha pasado el tiempo y de cuánto ha cambiado el municipio desde entonces. Hay muchos vecinos que ya no están pero, para los tiempos que corren, Juan Carlos Melón está «orgulloso» de poder decir que también los hay nuevos, aunque la diferencia entre los que fueron y los que son es abismal: en diez años han perdido más de un centenar de vecinos. Eso sí, lo negativo de los números no mina sus ganas de seguir trabajando por cada pueblo del municipio y la ilusión «no se acaba», reconoce.

El pasado mes de mayo ganaste con el mejor resultado posible: la obtención de todos los concejales. ¿Qué te ha motivado a volver a presentarte?
– Todos hemos ganado. Y digo todos porque en nuestro municipio, al ser menor de 250 habitantes, la elección es por listas abiertas lo cual permite votar a las personas y no a una candidatura de un partido político. En nuestro caso somos cinco concejales y todos hemos ganado individualmente. ¿Qué me ha motivado para volver a presentarme a la reelección? El motivo principal es el gran afecto que tengo a mi pueblo y en segundo lugar, las ganas y la ilusión que siempre he tenido para colocar a nuestros pequeños pueblos, Gusendos y San Román, en el lugar que merecen. Mientras exista un vecino que sepa valorar el trabajo que estamos haciendo, para mi es suficiente para seguir luchando. Con que un solo vecino lo valore, ya merece la pena ser alcalde.

– De todo lo hecho hasta ahora en el municipio, ¿qué proyectos destacarías?
– El mayor logro es haber saneado las cuentas del Ayuntamiento. Eran un auténtico despropósito en todos los sentidos. La tarea nos costó tres años de muchísimo trabajo y esfuerzo. Gracias a ello, a fecha de hoy tenemos un Ayuntamiento saneado. Los pagos se hacen al día, no debemos a ningún proveedor y tenemos un importante remanente económico. También me parece un logro importante el haber rehabilitado las antiguas escuelas como consultorio médico y el anexo para unas nuevas y modernas instalaciones municipales sin barreas arquitectónicas. También la puesta en marcha de la administración electrónica y destacar como uno de los logros más recientes, la renovación del alumbrado público por luminarias led, así como la iluminación de nuestras torres e iglesias, con un ahorro entorno al 80% en la factura de la luz y reducción de los costes de mantenimiento. Hemos pavimentado calles, plazas, parques infantiles y tampoco me puedo olvidar el hecho de haber iniciado, junto con otros ayuntamientos de la zona, la petición de la reconcentración de Los Oteros.

– ¿Cuáles son ahora las prioridades?
– Mejorar internet y la cobertura de telefonía móvil principalmente en Gusendos y la mejora de los accesos por carretera, concretamente la LE-6607 para la que la Diputación de León destinará casi un millón de euros para renovar el firme en los 4,7 kilómetros que separan Santas Martas de San Román de los Oteros. Y después hay que cubrir las necesidades que surgen en el día a día: mejorar consultorios, mantener limpias las calles, culminar la pavimentación y reparación de algunas vías... y una meta importante que es ampliar la colaboración con las juntas vecinales en todo y de manera primordial en el abastecimiento y el saneamiento de agua.

– La despoblación es un problema general del medio rural pero muy acusado en la comarca de Los Oteros. ¿Estamos a tiempo de revertir la situación? ¿Qué propone hacer al respecto?
– El problema de la despoblación se lleva produciendo desde hace aproximadamente 50 años. En los años 80 el concepto de la vida rural era totalmente diferente al actual y hasta hace bien poco se ha mirado para otro lado sin querer ver el problema. Ahora esto lo estamos viendo como un grave problema, que lo es, pero yo creo que no nos tenemos que volver locos en darle una solución tan rápida como se quiere. Un problema de esta envergadura precisa de medidas a largo plazo. No se cambia la mentalidad de la gente ni sus hábitos poniéndoles WiFi, ni pagando subvenciones a los que se quieran ir a vivir a los pueblos. Evidentemente hay que seguir luchando por tener estas dos mejoras, claro está, porque hay que minimizar las diferencias entre el mundo rural y el urbano. Pero creo que de momento y como primera medida importante lo que hay que hacer es apoyar a las familias de jóvenes que ya se encuentran viviendo en nuestros pueblos y que estos sirvan de escaparate para que la gente que vive fuera del mundo rural se dé cuenta de que no solo en las ciudades se vive bien. La gente de los pueblos tenemos que ser los primeros en estar convencidos y comprometidos con nuestro propio mundo rural, sabedora de las ventajas e inconvenientes que existen entre vivir en un pueblo y una ciudad. Yo estoy convencido de que los pueblos volverán a estar de moda pero a muy largo plazo, ya sabemos que lo que en poco tiempo se destruye el repararlo será costoso y llevará mucho tiempo, sobre todo cuando estamos hablando de la mentalidad de las persona. Necesitamos trabajar mucho y bien para revertir esta situación, tenemos que escuchar a nuestra gente, tenemos que explicar lo que se pretende y sobre todo, tenemos que tener mucha sentido común para adoptar medidas eficaces.
Volver arriba
Newsletter