Publicidad
Jóvenes y leonesas para romper moldes

Jóvenes y leonesas para romper moldes

DEPORTES IR

La plantilla del Baloncesto Femenino León se ha convertido en la revelación de la Liga Femenina 2. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen La plantilla del Baloncesto Femenino León se ha convertido en la revelación de la Liga Femenina 2. | SAÚL ARÉN
Jesús Coca Aguilera | 14/01/2022 A A
Imprimir
Jóvenes y leonesas para romper moldes
Baloncesto / Liga Femenina 2 Con sólo una extranjera, 8 de las 11 jugadoras nacidas en León y un tipo de juego "alegre y divertido", el BF León es quinto y sueña con el ‘playoff’ en su debut en Liga Femenina 2
Desde que hace 13 años desapareció el Club Baloncesto San José que llegó a jugar competición europea, la capital leonesa no ha vuelto a tener equipo en la élite del baloncesto femenino español. Intentó volver a ella el Aros con grandes plantillas pero en los ‘playoff’ que alcanzó no remató la faena y de hecho el año pasado renunció por temas económicos a Liga Femenina 2.

Sin embargo, a ella logró por fin el ascenso un proyecto de cantera que se lleva fraguando a fuego lento desde abajo, formando jugadoras jóvenes que iban subiendo por las diferentes categorías del club, y que por fin empezaban a dar al equipo sénior.

Pero, con lo que nadie contaba, es que en su estreno en Liga Femenina 2 y con un proyecto humilde y que mantenía la esencia de apostar por la gente de la casa, el Baloncesto Femenino León tirara la puerta abajo de tal manera que se convirtiera en la revelación de la competición y en un candidato a pelear por subir a la LF Challenge.

«Buscamos defender a toda pista y correr siempre que podamos. Los partidos tienen un punto de locura» Jóvenes y leonesas para romper moldes ha escogido la escuadra que tiene como director deportivo y alma mater a Rafa González, y que ha terminado la primera vuelta en quinta posición con ocho triunfos y cinco derrotas, con la salvación que tenían como objetivo ya asegurada y el cuarto puesto que da acceso al ‘playoff’ de ascenso con los cuatro primeros del otro grupo a sólo dos victorias de distancia.

Mientras el resto de rivales de la zona alta tienen africanas o norteamericanas tirando del carro, y varias jugadoras veteranas que han llegado a jugar en categorías superiores, en el Baloncesto Femenino León han logrado llegar hasta ahí sin nadie que supere los 23 años y con una sola extranjera, la dominicana Cesarina Capellán que llegó a finales de noviembre, pues ocho de las 11 jugadoras que juegan habitualmente son nacidas en León (Marina Fernández, María Díez, Jennifer Giganto, Tania González, Alicia Flórez, Julia Martínez, Laura González y Lucía García), y completan la plantilla con dos asturianas que vinieron a estudiar a tierras leonesas: Sara Brandy y Laura García.

Con sólo tres fichajes con respecto al año pasado, el principal cambio viene en el banquillo, donde Carlos Fernández tomó las riendas y ha sabido dar con la tecla que hace funcionar a la perfección a un equipo al que le costó arrancar y perdió tres de sus cuatro primeros partidos, pero que ahora lleva cuatro triunfos seguidos, dándose además la importante circunstancia de que no sólo vence sino que por su estilo divierte.

«El objetivo era salvarse, pero no nos ponemos barreras y estando ahí vamos a por el 4º puesto» «Tenemos un juego bastante alegre. Buscamos siempre intentar defender a toda la pista, correr siempre que podamos y en definitiva ponerle un ritmo alto al partido», reconoce su entrenador, llevando todo ello «a un baloncesto llamativo y visible, nuestros partidos tienen a veces un punto de locura y creo que son divertidos para la gente que pueda ir, que quizá cuando hay un juego más parado a la gente sin tanto conocimiento le gusta menos».

Una receta con la que han llegado al final de la primera vuelta en un puesto en el que «siendo honestos y realistas, creo que nadie pensaba que podíamos estar. Imaginábamos que teníamos un equipo para competir y dar guerra, pero quizá no para llegar a ese nivel».

Eso sí una vez ahí... nadie renuncia a nada, ni siquiera a pensar en jugar una impensable hace cuatro meses fase de ascenso: «El objetivo realista es la salvación, pero una vez que no se puede decir que sea matemático pero sí que está muy encarrilado, tanto el club como el equipo no nos ponemos barreras», señala Carlos, incidiendo en que «sabemos lo que somos, un equipo de chicas de la casa y de niñas de León, pero si fuimos capaces de ser quintas en la primera vuelta a nivel competitivo lo lógico es aspirar al siguiente paso e ir a por el cuarto. Si no lo conseguimos no pasa nada, será una temporada buena, pero ya que llegamos a esta situación hay que pelear lo máximo que podamos y buscar un poco dónde está nuestro techo».

«Alicia hace números de americana, pero el equipo no depende de ella, si no está acertada aparecen otras» ¿La líder del equipo? Es una jugadora en edad júnior, la base Alicia Flórez, que lidera al equipo en puntos, rebotes, asistencias, robos, tapones, faltas recibidas y por supuesto valoración, si bien su técnico señala que «parte de nuestra fuerza reside en que no dependemos de una jugadora como les pasa a otros. El día que Alicia no está acertada pueden hacer aparecer otras y el equipo puede funcionar sin ella, aunque es obvio que en el campo es muy importante y está haciendo números de jugadora americana ahora mismo».

No es el único aspecto en el que han conseguido convertir en virtud lo que podía haber sido un problema, pues también lo han hecho con la falta de experiencia que trae consigo un equipo tan joven: «Se ha evolucionado, quizá ese pecado de juventud nos hizo perder partidos igualados al inicio, pero fuimos aprendiendo y supimos gestionar ese tipo de finales, y lo que sigue presente es ese punto de frescura y ritmo que no tienen los rivales».

El equipo pagó la adaptación con 3 derrotas en las 4 primeras jornadas. En las 9 siguientes sólo perdió 2 Es parte del crecimiento de un equipo en el que, al mantener la base del año pasado, Carlos en su llegada apostó por «adaptarme yo al grupo más que él entero a mi, aunque obviamente tengas tus ideas. Quizá la mayor diferencia es tener un puntito extra defensivo con respecto al año pasado, porque era necesario en esta categoría, en la inferior te podía valer con tu enorme calidad en ataque, pero aquí no».

¿Con todos estos ingredientes? El objetivo es seguir yendo hacia arriba y atraer más gente a los partidos como local en el Palacio, donde se están juntando de media unas 300 personas, la mayoría relacionadas con el club: «Le diría a la gente que pruebe, que puede sentirse identificada e implicada al ser casi todo gente de aquí, y que con nuestro juego se lo va a pasar bien».

El ‘barco’ del Baloncesto Femenino León sigue admitiendo pasajeros. Todo el mundo es bienvenido en un navío que de momento va a toda vela.
Volver arriba
Newsletter