Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

José Antonio Diez: "No soy como Aramis Fuster, que vaticinó que Silván ganaría las elecciones... soy más del día a día"

José Antonio Diez: "No soy como Aramis Fuster, que vaticinó que Silván ganaría las elecciones... soy más del día a día"

ACTUALIDAD IR

José Antonio Diez. | ICAL Ampliar imagen José Antonio Diez. | ICAL
Elena F. Gordón/ ICAL | 08/07/2019 A A
Imprimir
José Antonio Diez: "No soy como Aramis Fuster, que vaticinó que Silván ganaría las elecciones... soy más del día a día"
León El alcalde de León se ofrece a las instituciones como leal colaborador al tiempo que pide un trato discriminatorio positivo para la ciudad
Licenciado en Ciencias Geológicas por la Universidad de Oviedo, casado y padre de dos hijos, lleva 12 de sus 50 años como concejal de la capital -parte de ellos dentro del equipo de gobierno socialista-. Se estrena como regidor con una intensa agenda mediática, no sin antes recorrer todas las plantas del Ayuntamiento para saludar a los trabajadores. Ya en su sede de San Marcelo, a la que se traslada para tener una cercanía mayor a los ciudadanos -asegura-, inicia su adaptación a un cargo al que llega cargado de proyectos para, al menos, dos mandatos.

- Acaba de iniciar su mandato... ¿Ya ha tenido que modificar alguna costumbre?
- Mi intención es no modificar demasiado. Para mantenerte siendo la misma persona de siempre tienes que procurar hacer lo habitual, si empiezas a alejarte de tu vida normal te puedes acabar convirtiendo en otra persona que no deseas y que todo el mundo va a criticar. Voy a procurar no cambiar demasiado. Tengo experiencia en gobernar esta ciudad -no como alcalde- y las agendas son muy complicadas pero quiero seguir con mi vida normal, dentro de lo posible.

- ¿Se ha llevado su primer disgusto o primera satisfacción en el ejercicio del cargo?
- Disgusto ninguno y satisfacciones varias; sobre todo por el cariño y la ilusión de la gente en la calle; cómo te saludan, están ilusionados y expectantes con esta nueva etapa, con lo que hemos propuesto a los ciudadanos para salir de la difícil situación que tiene ahora mismo León y que se pueden hacer las cosas de forma diferente.

- Suponga que el Ayuntamiento de León es su paciente y tiene que hacer un diagnóstico. ¿Cuál es su estado y qué es lo que precisa con más urgencia?
- No es lo mismo la Traumatología que la Medicina Interna... desde el punto de vista de la ciudad está bastante mal mantenida, con falta de conservación, sucia... no se ha hecho una apuesta en algo tan importante. Ha habido una dejadez y el diagnóstico es que lo primero y urgente es que el paciente tenga una imagen... la cara es el espejo del alma. Luego tiene otros problemas más internos, no tan visibles por los ciudadanos, estructurales, que hay que atacar, no solamente desde el punto de vista económico, que ha ido mejorando pero todavía tenemos una situación compleja, seguimos con un plan de ajuste con muchas limitaciones y que espero que durante el próximo año podamos ir incrementando la inversión y el gasto. Hay servicios básicos como limpieza, obras y mantenimiento requieren algún cuidado especial. Y hay cuestiones que no depeden tanto de la actitud del paciente como de factores externos... León necesita de otras administraciones para poder salir adelante; por nosotros mismos lo vamos a tener muy difícil y ahí la colaboración tanto de la Junta como del Gobierno central y algunos de Europa que podamos alcanzar van a ser fundamentales para que León recupere el pulso y ese objetivo que me he marcado de que sea la mejor ciudad del mundo. Creo que tenemos todos los mimbres y vamos a necesitar mucha ayuda, esfuerzo y colaboración pero, sobre todo, creérnoslo nosotros.

- ¿Qué es lo primero en lo que quiere que los vecinos perciban que hay un gobierno municipal socialista?
- Cualquier medida que se adopta tiene un tiempo. Tener la ciudad más cuidada, por ejemplo, no es una esencia clara de un gobiern socialista, es una cuestión de gestión. Si los socialistas nos hemos caracterizado por algo, y es parte de nuestra esencia, nuestros principios y valores, es por la justicia social, la igualdad, la dignidad. Algo que para mí es muy importante es hacer una ciudad de cuidados, que se fije especialmente en colectivos que no están demasiado atendidos, como nuestros mayores, las personas con algún tipo de discapacidad o nuestros jóvenes.

- Previsiblemente, Podemos-Equo tendrá un área de gobierno... ¿Qué espera de esa experiencia y hasta qué punto tendrá autonomía el concejal de esa coalición?
- Todavía estamos en conversaciones, no es algo que esté cerrado pero hay una cosa que hay que tener muy clara: cuando formas parte de un equipo de gobierno y tienes esa responsabilidad, debes una lealtad; no cabría ni tendría ninguna lógica que tuvieras un concejal gobernando contigo que fuera un verso libre dentro de la gestión municipal. Es una de las principales cuestiones que tiene que asumir y entender Podemos-Equo -en este caso Nicanor Pastrana, que es una persona muy predispuesta y responsable y creo que hay una buena sintonía con él-. Creo que más allá de las afinidades programáticas, que las hay y que son determinantes, están los temas que tienen que ver con formar parte de un equipo. Cuando formas parte de un equipo de gobierno es porque asumes lsa decisiones que se adopten.

- Sus antecesores destacaban la responsabilidad del PP en cuanto a la deuda y usted les reprochaba atender más a los bancos que a los ciudadanos. ¿Hasta dónde hay margen en este tema?
- Somos un Ayuntamiento con un déficit estructural desde hace muchísimos años -no voy a dar nombres-, sus costes de personal superaban el 50 por ciento del presupuesto, pues con eso lo decimos todo. Durante estos años es cierto que la deuda municipal se ha reducido con el plan de ajuste; ya en nuestra época entre 2007 y 2011 tuvimos que hacer grandes esfuerzos porque teníamos un déficit estructural de tres millones de euros mensual, una cascada imparable y adoptamos medidas, algunas muy polémicas, en materia de personal, subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), semi-privatización de algún servicio, porque era insostenible la Hacienda municipal. El Plan Montoro permitió la financiación con los bancos y mi crítica siempre estuvo centrada en que el dinero público con el que se financiaban los bancos se les devolvía con un tipo de interés lucrante que perjudicaba a los ciudadanos y eso redundaba en restar servicios e inversiones.

- El anterior alcalde socialista dijo que su primer objetivo era que la ciudad ganase población y usted también lo ha dicho.. ¿Cuál va a ser la receta para que esta vez sí se logre?
- Cualquier regidor tiene que tener esa máxima. Si no se gana población o se pierde, es que las cosas se están haciendo mal. Puede que no sea por la acción directa de la gestión municipal, pero es cierto que si tú no eres capaz de ganar población, está claro que no vas bien. Este problema es realmente importante; León pierde entre 1.000 y 1.200 habitantes al año y es una auténtica barbaridad y se trata de frenar esa sangría. Para empezar a crecer, lo primero es parar la sangría y después intentar crecer. Hay muchas medidas pero las primeras son las que tienen que ver con el desarrollo económico de la ciudad. Si no tenemos posibilidad de mejorar nuestra estructura socio-económica, difícilmente se van a poder quedar aquí nuestros jóvenes y los no tanto. La emigración tiene que ser algo voluntario pero aquí ahora mismo es forzosa. Necesitamos la colaboración de otras administraciones, los impulsos en los sectores clave de desarrollo: logístico, el tecnológico, nuestro turismo, que creo que hay que darle un cambio bastante importante en la forma de gestionarlo y, sobre todo, en la cultura; hay que hacer una verdadera industria cultural y, con eso, empezar a cambiar un poco la dinámica de nuestra ciudad. También proponemos un retorno del talento, con un acuerdo que tiene que llegar hasta la Universidad.

- ¿Cómo pretende que sea su relación con la oposición?
- Me gustaría que fuera muy buena. No me gustaría llamarles ni siquiera oposición. Voy a intentar con todas mis fuerzas que esta ciudad, por primera vez, sea gobernada por todos y por todas. Un gobierno en minoría, como yo he decidido gobernar esta ciudad -porque no he buscado acuerdos en ningún sitio- implica tener que hablar con todos los grupos, llegar a acuerdos, mejorar nuestro nivel de consenso. Realmente, la política es llegar a acuerdos en beneficio de los ciudadanos. Estoy convencido de que a todos nos une un mismo fin, que es que León avance y mejore. Son muchas más cosas las que nos unen que las que nos separan. Por mi parte no voy a poner ningún obstáculo. Entiendo y veo que hay esa predisposición y si de verdad somos capaces de hacer las cosas de una manera diferente creo que los ciudadanos lo van a agradecer mucho. Ellos nos piden que trabajemos juntos por León, que no nos peleemos en cosas sin significancia y debemos arrimar todos el hombro. Pienso dar a todos los grupos la relevancia que tienen que tener. Yo no quiero apropiarme de nada; soy el alcalde -alguien tiene que serlo- pero quiero que todos se sientan partícipes de este proyecto en igual medida.

- Lleva 12 años en el Ayuntamiento de León. ¿Parte con la intención de un segundo mandato?
- Para mí la administración municipal es lo más bonito que existe en política, es la política real, que te da la cercanía con el ciudadano, en la que trabajas con aquellos con los que convives... Tuve oportunidad de marcharme de la política municipal y no quise porque mi apuesta era lo que me gusta, la vida de la ciudad, los vecinos, la gente. La política tiene un problema esencial, que es el cortoplacismo en el que vivimos los políticos. Si haces un proyecto de ciudad a cuatro años, serías un poco iluso. No existe un proyecto para una ciudad en cuatro años; quizá ni en ocho, ni en 12. Por lo tanto, mi objetivo sí es seguir de alcalde, si los ciudadanos lo consideran oportuno y si la gestión es buena y creo que estoy en condiciones de hacerlo. Tenemos que llegar a acuerdos que trasciendan a esta corporación, para que los que vengan puedan mantener líneas de trabajo que permitan a León tener claro por dónde debe encaminarse hacia el futuro. En principio, sí estaría dispuesto.

- ¿Qué opina de la limitación de mandatos en cargos públicos?
- Es algo que no comulgo especialmente con ello. ¿Usted se imagina un alcalde como Abel Caballero en Vigo, que lleva 12-14 años y es el alcalde más votado de España y decirle que lleva ocho y que se vaya para casa? No tendría ningún sentido. Lo que hay que hacer es regenerar, no renovar; quitar lo que no sirve, sea a los cuatro, a los dos o a los cinco años, pero lo que funciona y los ciudadanos siguen apoyando, no sé quiénes somos nosotros para en base a una reglas que establezcamos decir que se tienen que ir. Por lo menos, en el ámbito de la política municipal... igual en un nivel estatal el matiz es diferente, pero en la cercanía, lo que es la ciudadanía, la vida municipal, no comulgo para nada con la limitación de mandatos. Y los que lo promulgan, cuando lleven ocho años, veremos a ver dónde van a estar.

- ¿Cómo va a ser la relación del Ayuntamiento de León con la Junta en este mandato? Usted reprochó a menudo a su predecesor la ausencia de reivindicaciones...
- Creo que será, ante todo, leal con las instituciones. Pero en este caso, como nos corresponde, seremos reivindicativos y en algunos casos concretos, exigentes. Aquí hay proyectos importantes que dependen de la Junta o, por ejemplo, el acuerdo marco en materia de bienestar social, que es muy importante para esta ciudad y hay que exigir que recupere los niveles que tenía en 2009-2010, porque ahora tenemos menos financiación que entonces. Pelearemos por ello y hay otros equipamientos. Imagino que no habrá problema para iniciar los trámites inmediatos con el centro multidisciplinar de Eras de Renueva, que comprometió el señor Mañueco cuando vio que nosotros lo comprometíamos o con el centro de salud de La Granja. Son acciones muy importantes que hay que acometer con carácter de urgencia y algunas otras no tan visibles, pilares del Estado del Bienestar que están siendo muy tocados y dañados últimamente desde las políticas del PP por parte de la Junta. En mí van a encontrar un colaborador y espero que sea muy buena esta relación, como con el Gobierno de España.

- ¿Cree que la alianza autonómica PP-Ciudadanos se sostendrá toda la legislatura?
- No soy como Aramis Fuster, que vaticinó que Silván ganaría las elecciones... soy un hombre más del día a día. Han empezado un camino realmente extraño, desde mi punto de vista, realmente incoherente respecto a los planteamientos que se habían hecho a la ciudadanía; algo que para mí es un fraude electoral. Tú no puedes decir a los electores que vas a hacer una cosa y cuando te han votado hacer la contraria. Es de los mayores fraudes electorales que he visto en mi vida, apostar Ciudadanos permanentemente por el cambio en su campaña y querer sacar a un gobierno de tantos años y al final ni siquiera sentarte a hablar con la fuerza más votada y casarte -eso sí- a base de algo que tampoco había visto yo nunca en los últimos años del mercadeo de otras administraciones, que es multiplicar el fraude electoral. No sólo engañaron a los ciudadanos pactando con el PP en Castilla y León sino negociando y mercadeando con otras administraciones como ayuntamientos y diputaciones. Me parece un esperpento lo sucedido en Palencia o lo que estaba previsto que sucediera en Burgos o en esta misma ciudad de León. Son auténticos esperpentos que espero que les pase factura en las próximas elecciones.

- ¿Qué proyectos que atañen al Gobierno central considera irrenunciables y qué hará para conseguirlos?
- Todo aquello que está comprometido para la ciudad me parece irrenunciable. La integración de Feve, el Parador de San Marcos, el Teatro Emperador, iniciar las obras de ampliación de la Ronda Norte, que nos permitiría mejorar la movilidad. Hay muchos... la Ciudad del Mayor, la integración ferroviaria. Y uno por el que voy a pelear es la plataforma logística de Torneros, que aún no estando en este término munnicipal considero que es fundamental para León. Un alcalde tiene que tener una mirada amplia; tiene que pensar en la provincia porque cuando la provincia va bien, tiene riqueza y dinamismo, esta ciudad se enriquece muchísimo. Yo apostaré todo lo que pueda por proyectos para cualquier punto de la provincia porque al final va a redundar claramente en beneficio de esta ciudad.

- En la Diputación todavía no se ha deshojado la margarita... ¿Qué cree que ocurrirá y cómo condicionará la relación entre instituciones?
- No soy pitoniso pero mi deseo es que el PSOE recupere el gobierno de la Diputación. En primer lugar porque hemos ganado y en segundo lugar porque necesita un cambio. Creo que la gestión no es buena, es más que evidente. Una institución que no hace más que encontrar dinero por los cajones es que realmente no ha sabido qué hacer con él y eso es más grave casi que gastar en exceso, porque si gastas bien nunca está mal. Lo ocurrido demuestra incapacidad en la gestión de una tierra que tiene tantas carencias en montones de áreas... social, medioambiental, de infraestructuras, bomberos... no se entiende. Espero que hay un cambio, el PSOE gobierne y gestione de manera coherente los recursos públicos que tiene, que son abundantes, y que redunde en beneficio de esta provincia y de los ciudadanos, que es para lo que está esta administración.

- ¿Qué se reprocharía no haber conseguido para la ciudad dentro de cuatro años?
- Dar un cambio a esta ciudad, en su tendencia demográfica, en el estado de esta ciudad, en cuanto a la posibilidad de oportunidades, en que sea una ciudad mejor. Si no consigo que sea la mejor del mundo, sí una de las mejores (sonríe abiertamente). Sí me reprocharía no satisfacer las altas expectativas de los ciudadanos.

- Diga que es lo que nunca le van a poder echar en cara respecto al ejercicio de su nueva responsabilidad.
- Espero que la honestidad, la responsabilidad, el trabajo incansable, intentar ser lo más cercano posible a todos los ciudadanos; por eso me he querido venir a la sede de San Marcelo, y espero que cuando tenga que marchar de aquí se queden con que soy una buena persona y gente normal y sencilla como somos el 99 por ciento de los ciudadanos que vivimos en León.

- ¿De quién se deja aconsejar en materia política?
- He tenido muchos asesores en mis 12 años de vida política... los más importantes han sido los más cercanos, los que tengo en mi familia, fundamentalmente mi tío Nanete, que falleció hace no mucho y era quien mejores consejos me ha dado en política. También algunos compañeros en el partido -no voy a nombrar a nadie-, donde tengo muy buenos colaboradores y a los que debo en gran parte estar hoy aquí. Y escucho mucho a mi entorno más cercano, a mis amigos, a mi familia.

- ¿Quién le ha defraudado más en este terreno?
- Es difícil, porque para que alguien te defraude tienes que esperar algo. De mis adversarios nunca he esperado gran cosa. Sí me ha defraudado alguna gente de mi partido -tampoco voy a dar nombres-... si alguien me ha defraudado en mi etapa política, es gente de mi partido, evidentemente, porque esperaba de ellos.

- ¿Cómo es la actual relación con sus secretarios provincial, autonómico y nacional?
- Mi relación es muy buena; también como pasa siempre, cuando las cosas van bien, todos nos llevamos muy bien. Las amistades y las lealtades se ven en los momentos difíciles y yo he atravesado muchos en estos años, sobre todo a nivel de partido, y ahí es cuando notas quiénes son tus amigos y tu gente leal. Ahora mismo, tanto la relación con Javier, como con Luis es una relación magnífica, como con Pedro Sánchez -no hay ningún problema- a pesar de que yo no haya votado a ninguno de los tres, porque no apoyé a Javier -me presenté contra él- no apoyé a Tudanca ni a Sánchez. Yo siempre he sido así (risas). La relación es muy buena. no hay ningún problema

- ¿A quiénes considera principales aliados para lograr sus propósitos respecto a León?
- Va a ser muy importante requerir de la colaboración, especialmente del Gobierno central, que tiene que ayudarnos y me consta que lo va a hacer, y de la administración autonómica. Es que dependemos tanto de la ayuda exterior... confío en ese discurso que tienen todos los políticos de vertebrar el territorio y de la igualdad de oportunidades entre territorios y no cabe duda de que León es uno de los territorios que ha sufrido una discriminación mayor; por lo tanto, necesitamos una discriminación positiva de la Junta y del Gobierno central.

- Complete la frase... “Quiero ser el alcalde de León que...”
- Quiero ser el alcalde que los leoneses esperan. Creo que no hay nada más importante que cumplir las expectativas de aquellos que te han puesto aquí. Si no consigues ser lo que esperaban los que te han elegido, difícilmente vas a poder seguir.
Volver arriba
Newsletter