Publicidad
Jornada de cuatro días

Jornada de cuatro días

OPINIóN IR

13/01/2020 A A
Imprimir
Jornada de cuatro días
Cada vez que se acerca un domingo de apertura se dispara el número de visistas a la noticia en la que damos cuenta de las aperturas extraordinarias del comercio. El que puede hacerlo, claro, porque no todos juegan con las mismas reglas, ni tributan siquiera en el mismo lugar. El debate sobre si ganan o pierden puede quedar para la barra de bar, ellos harán sus cuentas, igual que las hacen las trabajadoras a las que escuché una conversación un día de diario. «Llevo 16 días seguidos trabajados... piensa los que llevas tú», dijo una. La otra se quedó un poco pensativa y exclamó «claro, así estoy tan cansada». Muchos ya no saben ni en qué día viven.

La digitalización y esta cuarta revolución industrial –o la que sea– puede que haya mejorado los medios tecnológicos y las herramientas en general, pero se le resisten muchas mentalidades. Por fortuna para los trabajadores, creo que también para el país, para la economía y para la sociedad, en general –qué político queda–, hay empresas como Software DELSOL, en Jaen, la primera en España con jornada laboral de cuatro días. Ahora viene, la excusa: «claro, una tecnológica, pueden trabajar desde casa, los modernos, qué crees que es esto...». Pues de Jaen a Santibáñez del Porma hay un trecho, pero en la explotación ganadera de ovino del Villar han implementado un sistema de recursos humanos que les ha llevado al máximo punto de eficiencia para perder el menor tiempo posible y optimizar los esfuerzos planificando y repartiendo las parideras, además de las tareas diarias. Se trata, básicamente, de hacer la vida más fácil a todo el mundo, porque no hay mejor motivación ni mejor recompensa que un poco más de felicidad. También conozco ejemplos de trabajadores que pelean por la conciliación y por evitar ratos muertos, presentismos y esfuerzos baldíos en empresas del Parque Tecnológico de León, aunque por desgracia, en lo público y lo privado conozco más ejemplos de lo contrario.
Volver arriba
Newsletter