Publicidad
Vivir el paisaje

Vivir el paisaje

CULTURAS IR

El proyecto se desarrolló en la zona de Cerezales del Condado. Ampliar imagen El proyecto se desarrolló en la zona de Cerezales del Condado.
Bruno Marcos | 03/08/2018 A A
Imprimir
Vivir el paisaje
Literatura Se presenta el resultado del proyecto ‘El viento ya está escrito’ del poeta Jorge Pascual, realizado a lo largo de un año en la naturaleza con el apoyo de la Fundación Cerezales
Durante doce meses el poeta Jorge Pascual se internó en soledad por diferentes parajes, llanuras y montañas, bosques o vegas de ríos, y en ellos se dejó inspirar por lo que en la naturaleza había. Como quien construye una cabaña con lo que encuentra, con barro, hojas y ramas, él edificó sus poemas con las palabras que en la campo iba hallando, escuchando al paisaje hasta dar con el nombre de las cosas.

La huella de esas horas a pleno aire es lo que contiene el libro que se presenta ahora titulado ‘El viento ya está escrito’ (Ediciones Menguantes) y que contiene, además de poemas, manuscritos, dibujos, fotografías y la voz del poeta. En un autor como Pascual, en el que la experiencia poética supone sobre todo vivencia, la voz ha sido determinante; por ello el libro, a través de un teléfono móvil, lleva mediante un código directamente a su voz y a los paisajes sonoros que se han grabado con la colaboración de Luis Martínez Campo con la mayor pureza, respetando el método de este poeta por el cual no recita sino que vuelve a vivir la intensidad de la experiencia que generó el poema.

El resultado no es poesía exactamente, o no sólo poesía, ni es fotografía, ni teatro, ni arte sonoro, es lo más cercano a la experiencia directa de un hombre que siente en plena naturaleza, viviendo el paisaje. «Camino vándalo de golondrinas y susurros», se puede leer en una de sus páginas, como si con el poeta fueran por el campo no todas las cosas que ansía sino todas las visiones que anhela. «Cuánto cabe de sol en una mano» se pregunta instantes después de intentar contener un rayo en el hueco de la suya. En otra ocasión se tumba en el invernal suelo de un bosque caduco, cuyas ramas ascienden como nervios desde la tierra al cielo, se pone en el pecho el teléfono móvil y filma una película de minuto y medio en la que su voz se empareja con los esqueletos de los árboles de primavera dormida.

Uniéndose a la tradición mística de la contemplación Jorge Pascual dice: «Desconoces el fin y el principio, / desconoces tu pie y tu cielo, / qué hay del camino en el cielo, / qué esconde el cielo en su propio camino. / Lejanía incesante, / sólo pasos como cuerpos alejados de ti. / En tu propio rostro se deslumbra el camino». A medida que avanzan las páginas de este libro el autor levanta una simbología cada vez más nítida y una alegoría personal con su propio repertorio simbólico. Se trata de una poesía esencial, desnuda, atemporal, preñada de paradojas luminosas, de imágenes inéditas, de versos en los que se dan las más inesperadas uniones, «Respira mi cabeza todo el peso del olor de tu pelo».

‘El viento ya está escrito’ no es la descripción del misterio que la naturaleza alberga sino una obra que hace vivir la emoción de contemplar ese misterio.

Con motivo de esta presentación el cineasta Raúl Alaejos ha filmado una breve pieza experimental sobre su visión del poeta en la naturaleza que se podrá ver en ese acto.

Bruno Marcos es comisario del proyecto que se presentará a las 12:30 el sábado 4 de agosto en la Fundación Cerezales Antonino y Cinia (Cerezales).
Volver arriba
Newsletter