Publicidad
Javier Vega: "Todos hemos tenido culpa de la crisis y todos tenemos en la mano la solución"

Javier Vega: "Todos hemos tenido culpa de la crisis y todos tenemos en la mano la solución"

ACTUALIDAD IR

Javier Vega durante la entrevista con La Nueva Crónica. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen Javier Vega durante la entrevista con La Nueva Crónica. | DANIEL MARTÍN
Alfonso Martínez | 25/06/2017 A A
Imprimir
Javier Vega: "Todos hemos tenido culpa de la crisis y todos tenemos en la mano la solución"
Entrevista El nuevo presidente de la Cámara de Comercio e Industria de León, sucesor de Manuel Lamelas, analiza la situación de la provincia
Aunar esfuerzos para impulsar el desarrollo de León. Es la filosofía que marca la llegada de Javier Vega Corrales a la presidencia de la Cámara de Comercio e Industria de León. Releva en el cargo a Manuel Lamelas después de 15 años y seguirá su estela intentando potenciar el apoyo a las empresas.

– En su primer acto público como presidente dijo que es una etapa de transición, pero no de provisionalidad. ¿Qué objetivos se marca?
– Los qué teníamos y potenciarlos en la medida de lo posible. La hoja de ruta está escrita. Tenemos que ayudar a las empresas en la internacionalización, la formación, la información y la innovación. Ya se venía haciendo. Después, hay una misión a corto o medio plazo y es la de dar a conocer lo que hacemos. Quizá sea uno de nuestros fallos. Se hace mucho y no sé si lo hemos contado lo suficientemente bien y lo suficientemente alto como para que se nos valore el trabajo realizado.

– Algo querrá cambiar...
– No hay por qué cambiar nada. Los cambios vienen dados. El 30% del comité ejecutivo ha cambiado sin que nadie lo cambie en los dos últimos meses, porque hay dos personas que cesan y se sustituyen por otras dos nuevas, jóvenes y con ilusión. ¿Eso quiere decir que los de antes no tuvieran ilusión? La tenían exactamente igual, pero los cambios no se están provocando, se están produciendo por la propia naturaleza y por la inercia de la Cámara de Comercio, como ha ocurrido en el caso de Manuel Lamelas.

Los números dicen que la economía remonta y ya se nota en la calle, pero no lo suficiente. Me preocupa el Bierzo, pero soy optimista– Las Cámaras de Comercio están pendientes de una nueva ley que regule su funcionamiento. ¿Cómo valora el anteproyecto de la Junta?
– Muy positivamente. No me ha tocado pelearlo. Manuel Lamelas ha sido el encargado de esta tarea junto con otros presidentes. A mí me toca es disfrutarlo. Ha habido negociaciones en el aspecto jurídico, en el que León ha realizado muchas aportaciones, y también de tipo financiero a la hora de sostener las entidades. El resultado final es muy satisfactorio. Castilla y León es por ahora la única comunidad que con cargo a sus presupuestos asigna una cantidad para cubrir en la medida de lo posible una estructura mínima de las Cámaras de Comercio. Es muy importante. El primer borrador no era muy favorecedor, pero el resultado es muy satisfactorio y tiene el apoyo de 13 de las 14 Cámaras de Comercio de la comunidad.

– ¿Tutelará el nuevo órgano autonómico a las Cámaras de Comercio de las provincias desde Valladolid?
– Ya tenemos un Consejo Regional de Cámaras de Comercio. La nueva entidad tendrá 25 miembros y 14 son los presidentes de las Cámaras de Comercio, por lo que ya tienen mayoría. Se necesitan además aportaciones de empresas de relevancia y de prestigio en la comunidad. Serán nueve, una por provincia. Y los dos miembros restantes los aporta Cecale. Es bastante justo y respeta la identidad de las Cámaras de Comercio provinciales y locales. El nuevo órgano será interlocutor directo con la Junta. No es un mal modelo.

– El problema se desató cuando el Gobierno suprimió la cuota obligatoria que pagaban los empresarios para sostener las Cámaras de Comercio...
– Es un problema muy serio. Las Cámaras de Comercio tenían unos ingresos permanentes y de la noche a la mañana desaparecieron. Esto llegó acompañado de una crisis brutal. Si se suman las dos cuestiones, es la tormenta perfecta. Las Cámaras de Comercio tenían mucha actividad y necesitaban estructuras pesadas. Hubo que adelgazarlas y ahorrar prestando más servicios y prescindiendo de muchos ingresos. El problema no era baladí y algunas entidades lo han pasado francamente mal, pero afortunadamente no ha sido el caso de las Castilla y León.

– ¿Está remontando la economía?
– Los números dicen que sí. Y las realidades también, pero necesitamos remontar un poquito más. Se genera empleo, pero necesitamos que se note en la calle. Ya se nota algo, pero no lo suficiente. Soy optimista con respecto a la economía de la provincia pero me preocupa el Bierzo, porque será de las zonas de España que más problemas ha tenido por la caída del mundo empresarial. Le está costando salir adelante, pero soy moderadamente optimista con respecto al futuro inmediato de la economía de la provincia.

– Los sindicatos que culpan a la Junta y a los empresarios de la crisis...
– Supongo que es algo que está en el guión. Hay veces que el empresario le echa la culpa a las administraciones y las administraciones al empresario o al trabajador. Después cuando hablamos entre todos estamos de acuerdo en que todos hemos tenido culpa de una crisis importante. Todos tenemos en nuestra mano la solución. Vamos a aunar esfuerzos para poder tirar de León y paralelamente de Castilla y León y de España.

Estamos en un proceso de normalizar las relaciones en el mundo empresarial de la provincia y todo esto va a ser muy bueno para León– Hay sectores que tradicionalmente han tenido peso en la provincia y que ahora están en una tremenda crisis. La minería, la construcción...
– La construcción está remontando un poquito. Y ahí las administraciones han tenido algo que ver. En el caso de las rehabilitaciones, el Icio está subvencionado al 90% en la capital y hay exención de tasas para ocupar la vía pública. La Junta tiene subvenciones para rehabilitaciones de envolvente térmica, eficiencia energética o accesibilidad. De la mano de las administraciones estamos avanzando un poquito. ¿Qué debemos hacer ahora? Dar formación y cualificación a los trabajadores. Hay problemas para encontrar personal cualificado en el sector de la construcción. Tenemos que formar a la gente porque seguro que eso pasa en muchos sectores. Hay determinados peldaños de la población, entre 45 y 65 años, que tienen muy difícil acceso al mercado laboral. Hay que formar a esas personas y ayudarles a encontrar un empleo. Las Cámaras de Comercio tienen un papel fundamental en esa formación.

– ¿Hacia dónde ha de ir el futuro económico de la provincia?
– Hay sectores que son muy claros. El farmacéutico, el biotecnológico, las TIC de la mano del Incibe, la logística... Estamos luchando por la logística. Tenemos empresas importantes que se han instalado en la provincia después de hacer estudios más que razonables. Por algo será. Hemos logrado ser un punto neurálgico de comunicación y debemos serlo más todavía. El mundo agroalimentario es fundamental. Debemos aprovechar el campo, porque tiene un potencial tremendo. Y en turismo lo tenemos todo. Ríos, montañas, las Médulas, Picos de Europa... Tenemos más Reservas de la Biosfera que nadie en España. Centrar los esfuerzos va aportar crecimiento y debemos luchar por ello.

– La hostelería y el comercio son los sectores que tiran del empleo...
– El proceso de destruir está superado. Ya estamos creando empleo. También es cierto que las TIC, que son empresas de un nivel de aportación de conocimiento muy importante, tienen menor capacidad de crear empleo que la construcción, que es menos especializada pero genera mucho empleo. Tenemos que ponderar unas cosas con otras. Lo importante es que se crea empleo. Sigamos así.

– También crece el empleo mayoritariamente público en sectores como la educación y la sanidad...
– ¿Y hay algo malo en eso? Tenemos que tirar del empleo. ¿Por qué se genera empleo público en sanidad y educación? Porque llevaba tiempo sin generarse. También es bueno que eso se produzca. En el caso de la sanidad, hay instituciones privadas que están apostando por León. Lo hemos visto recientemente con el desembarco de una gran compañía nacional que apuesta por León. Los colegios siguen teniendo muchos niños. Vamos a procurar que no se marchen y que los que se vayan vuelvan porque encuentren empleo aquí.

– La estadística dicen que sólo un 3% de las empresas de León tienen más de diez empleados. ¿Dificulta el tamaño de las empresas el crecimiento económico?
– En determinados sitios sí, pero León ha tenido siempre empresas pequeñas. Pero la lectura hay que hacerla también desde otro punto de vista. ¿Cuánto empleo tienen las grandes empresas aunque sean pocas? Tienen una parte importante del empleo. Hay que respetar a la pyme y protegerla para que sigan creando empleo.

– Y también dicen que sólo el 3% de las empresas leonesas exporta, aunque cada vez más. ¿Qué se puede hacer para fomentar el comercio exterior entre los empresarios?
– Intentar que las empresas sean un poquito mayores, pero es muy difícil. Venimos de un adelgazamiento brutal de las estructuras de las empresas. Exportar no es difícil. Tenemos que sacar un cartel bien grande que diga: «Ayudamos a exportar». Pero la exportación viene de la mano de empresas grandes. Es difícil que una empresa con tres trabajadores se dedique a exportar a 17 países. Pero aquí hay empresas conocidas que exportan y tienen una capacidad de creación de empleo y de internacionalización más que importante. No seamos derrotistas. Tenemos grandes empresas. Las medianas tienen que intentar convertirse en grandes y las pequeñas... No voy a decir en medianas, pero sí con una estructura sólida y solvente que les permita exportar.

– Se habla mucho de atraer inversiones. ¿Cómo se hace eso?
– Algo estamos haciendo. Tenemos en cartera dos o tres proyectos de los que por el momento no se puede hablar. Estamos coordinados con las administraciones y hay que testar mucho los proyectos, pero esto se hace con ilusión y facilidades. Lo que no podemos es poner trabas a una empresa que viene a invertir dinero y a generar empleo. Todas las administraciones, los sindicatos, las patronales y las Cámaras de Comercio queremos atraer inversiones. No es fácil. También tienen que tener la financiación, pero desde el mundo empresarial conseguir todas las inversiones que puedan beneficiar a León. Lucharemos por ello.

– Inditex, Mercadona, Decathlon en fase de instalación... León se está convirtiendo en nudo logístico...
– Tenemos grandes empresas exportadoras en las que es importante la comunicación. Es también el caso de las legumbres. León está llamada a convertirse más de lo que ya es en un centro neurálgico de plataforma intermodal de comunicaciones y de transporte de mercancías.

– ¿Qué le falta para serlo del todo?
– Que la administración central nos ayude a reivindicar en Europa que el Corredor Atlántico pase por León y convierta al noroeste en un punto de destino de mercancías y de personas.

– ¿Hay suficiente suelo industrial?
– Hay suficiente, pero hay que optimizarlo. Hay que llenar lo que tenemos y no generar tres o cuatro polígonos nuevos. Hay suelo industrial y ojalá tengamos que generarlos porque vengan muchas empresas, pero hoy la sensación es que hay suficiente. El suelo ha de desarrollarse porque haya demanda y no hacerlo por si acaso viene alguien.

– No haría Torneros entonces...
– Soy partidario de Torneros, pero si hay demanda. Debemos respaldar la petición con siete u ocho empresas que necesiten un proyecto como el de Torneros.

– ¿Aspirará a ser presidente cuando se haya aprobado la nueva Ley de Cámaras y puedan celebrarse las elecciones?
– En primer lugar, el proceso de elección cameral cambia con la nueva ley. En segundo lugar, no se hace la candidatura de una sola persona. Y en tercer lugar, el mundo empresarial leonés tiene hoy una ventaja, que son las fantásticas relaciones personales y profesionales entre las organizaciones. Estoy aquí bajo el paraguas de la Fele, pero la Cámara de Comercio está llamada a ser punto de encuentro del empresariado leonés. Estamos organizados, pero necesitamos un punto en el que podamos discutir y aportar.

– ¿Cómo se lleva con el CEL?
– Muy bien. Las relaciones con Julio César Álvarez no son buenas, son fantásticas desde el punto de vista personal y profesional. Tengo proveedores de la Fele y del CEL. No pasa nada. Estamos en un proceso de darle normalidad a las relaciones entre el mundo empresarial y va a ser bueno para León.

– No estarán pensando en fusionarse...
– No, no. Cada uno tiene su identidad y sus criterios. Hay que respetarlos, pero después hay que hacer un frente común entre todos, que tiene que ser el desarrollo de León.
Volver arriba
Newsletter