Publicidad
Javier Santiago Vélez: "Mi ilusión es ser el próximo presidente de la Diputación"

Javier Santiago Vélez: "Mi ilusión es ser el próximo presidente de la Diputación"

ACTUALIDAD IR

Javier Santiago Vélez, alcalde de Almanza, senador y candidato a presidir el PP de León. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Javier Santiago Vélez, alcalde de Almanza, senador y candidato a presidir el PP de León. | SAÚL ARÉN
David Rubio / Alfonso Martínez | 13/06/2021 A A
Imprimir
Javier Santiago Vélez: "Mi ilusión es ser el próximo presidente de la Diputación"
Política Entrevista al candidato a liderar el PP de León
Alcalde de Almanza desde 2015, cuatro años más tarde logró en las urnas los siete concejales que integran el Ayuntamiento. Javier Santiago Vélez es también senador y aspira a presidir el PP de León a partir del 18 de julio con el objetivo de darle al partido el «punch» y el trabajo que le ha faltado a su juicio durante los últimos años.

– ¿Por qué quiere liderar el PP de León?
– Me presento porque creo que mi partido necesita un cambio. Necesita adaptarse al siglo XXI, porque los últimos años no ha sabido congeniar con las nuevas realidades y necesidades que hay en esta provincia. Y sobre todo porque mi partido ha perdido la calle, ha perdido la cercanía con la gente y con los problemas de esta tierra. Creo que el partido tiene que volver a la cercanía y al trabajo. Tiene que volver a ilusionar a esta tierra para que dentro de cuatro años estemos mejor de lo que estamos y hayamos trabajado sobre una cuestión muy importante. Debemos tener claro que la despoblación lleva existiendo muchos años, pero tiene que aportar una receta para frenarla. Ya vale de que nos quieran dar ideas o soluciones desde lugares donde no saben lo que es la despoblación, como Valladolid o desde Madrid. Ya va siendo hora de que León sea capaz de presentar un proyecto, un plan, una receta para luchar contra la despoblación, que es quizá la mayor lacra que tiene esta provincia y afecta a 206 de sus 211 municipios.

– ¿Qué es lo primero que va a cambiar con respecto a la etapa actual?
– La cercanía. Desde el 18 de julio tenemos dos años para las elecciones y lo más importante es recorrer todos los lugares de esta provincia, intentar preparar y presentar a los mejores en cada municipio y en cada pueblo, estar cerca de los problemas, que desgraciadamente son muchos a lo largo y ancho de la provincia. Y sobre todo, trabajar. Al final yo creo que lo que más necesita esta provincia es trabajo y dinamismo. León necesita gente entregada y creo que ahora mismo no hay trabajo, no hay ilusión, no hay ganas.

– ¿Ha estado desaparecido el partido estos años en León?
– Yo creo que estos años al partido le ha faltado punch. Creo que le han faltado muchas cosas. Al final ha sido una época mala y con una pandemia de por medio. Ha sido una época mala, pero yo creo que al final al partido le ha faltado punch. Hemos perdido la Diputación por 52 votos, hemos perdido 13 de los 16 municipios más grandes de la provincia. Creo que ahora mismo estamos faltos de ese punch que necesitamos para recuperar la Diputación. Es imprescindible para este partido gobernar la casa de los alcaldes.

– A mayores de recuperar la Diputación, ¿qué objetivos se marcará desde el punto de vista electoral si llega a ser presidente del PP de León?
– Estoy convencido de que vamos a recuperar la institución provincial y que vamos a estar en 12 o 13 diputados. También vamos a recuperar gran parte de los municipios que hemos perdido. Hemos pasado en ocho años de gobernar 156 a hacerlo solo en 87. Hemos perdido casi el 50% de los municipios. Y eso ha sido porque no hemos cuidado a nuestros alcaldes o porque no hemos sido capaces de presentar proyectos ganadores en muchos lugares. Solo gobernamos en tres de los 16 más grandes. De ellos, solo en uno lo hacemos con mayoría absoluta, que es Valverde de la Virgen, con un gran alcalde como es David Fernández. También está La Bañeza, con un meritorio resultado y con un pacto con Ciudadanos después de tantos años de socialismo, y luego tenemos el cuatripartito de Villaquilambre.

Al partido estos años le ha faltado punch. Y ha perdido la cercanía con la calle y con los problemas de la tierra– ¿Cuál es su objetivo a nivel institucional si logra ser presidente del PP de León? Madrid, la Diputación…
– Mi objetivo, mi ilusión, si llego a ser presidente del partido, es, aunque lo tiene que designar Madrid y estaré a lo que digan mis superiores, seguir como presidente de la Junta Vecinal y como alcalde de Almanza y ser alcalde de alcaldes, ser el presidente de la Diputación. Creo que la institución provincial debe meterse de una vez y por todas en la lucha contra la despoblación. Tiene que ser quien encabece un proyecto al que se sumen la Junta y el Gobierno para luchas contra la sangría demográfica. No solamente estamos para hacer calles y aceras o parques, sino que estamos para poner un parche a la despoblación. Que los mismos años que llevamos mirando para otro lado, los destinemos ahora a mirar para ella. Que los mismos años que llevamos sin invertir en la lucha contra la despoblación, los destinemos ahora a invertir en ese objetivo. No es una cosa que tengamos que hacerlo en dos, cuatro u ocho años, pero me hace ilusión que la Diputación encabece el proyecto que luche contra la despoblación de nuestra provincia.

– Han conseguido una candidatura de unidad entre dos personas y dos corrientes del partido que en principio no tenían mucha afinidad, pero no parece que eso sea posible con el alcalde de Villaquilambre…
– El partido tenía claro que había que hacer una candidatura ancha en base, ancha en proyecto y que intentara aglutinar al mayor número posible de personas. En principio, había tres corrientes, la del alcalde de Villaquilambre, la de David con la gente de Silván y la mía. Y como el objetivo que teníamos y seguimos teniendo es el de integrar y tener un equipo unitario con un proyecto único, Madrid nos animó a que nos sentáramos. Negociamos durante muchas horas, pusimos en común todo lo que creíamos y al final llegamos a un acuerdo por el bien del partido y de la integración. Se ha demostrado que tenemos la altura de miras suficiente como para mirar para otro lado, pasar página y pensar en lo bueno de León. Este proyecto aglutina a más del 80% de las bases, de los alcaldes y de las estructuras del PP, pero nos gustaría tener el 100%. Hemos intentado en varias ocasiones a través de Madrid y de olid que hagan de nexo de unión para llegar a un acuerdo, pero cuando tú llamas a alguien y no te deja exponer tu propuesta, se limita a decir que no está interesado y te cuelga, creo que eso complica mucho la unidad. Pero bueno, estamos en unas elecciones libres y democráticas a las que todo el mundo se puede presentar. Y si hay que votar, se vota.

– Su rival dice ser el candidato de Mañueco y de Casado y presume del apoyo del Bierzo. ¿Cuáles son sus apoyos?
– Él es el candidato de Alfonso, es el candidato de Pablo, igual que yo soy el candidato de Alfonso y de Pablo y de todos los alcaldes, concejales y afiliados de la provincia de León. Yo soy el candidato de todos, como el puede decir que es el candidato de todos. Él presume del apoyo de una persona del Bierzo, pero al final estamos en unas primarias y nadie, ni Raúl Valcarce ni nadie, puede decir que representa al Bierzo y a todos los afiliados de la comarca que libremente van a dar su aval o su voto en una de las candidaturas. Entonces, decir que su gran apoyo es el del Bierzo… La cifra de avales es clara así que igual alguno ahora se lo piensa.

– ¿Qué sacrificio estaría dispuesto a hacer para conseguir una lista única y no ir a las urnas?
– Tenemos una propuesta clara para poder ir todos juntos. Tengo dos manos. La derecha va a ser el secretario general, David Fernández, y la izquierda va a ser una persona del Bierzo elegida por los alcaldes del Bierzo que represente a la comarca dentro de la estructura. A partir de ahí, habrá ocho o diez vicesecretarías. No tengo ningún problema en que una dos estén ocupadas por gente del equipo de Manuel García siguiendo esa proporción de apoyos del 80% y del 20%. Todos ellos conformarán el comité de dirección, que es donde se toman las grandes decisiones.

Las ideas para hacer frente a la despoblación no pueden venir de Madrid o Valladolid, por que no saben lo que es– ¿Cómo valora la denuncia de su contrincante sobre algunas afiliaciones realizadas a través de internet?
– Primero, eso ocurre cuando hay un presidente del partido que se llama Juan Martínez Majo. La respuesta a esta cuestión la debe dar él. Segundo, el censo no lo lleva el comité organizador del congreso, sino que se ocupa directamente Madrid, Tercero, existe un procedimiento creado en la pandemia para que la gente no vaya a la sede a afiliarse y pueda hacerlo a través de la página web. Es un proceso que lleva funcionando un año y que está existiendo en todas las provincias. Se mandaron directrices a las sedes para intentar que fuera todo por este método telemático, porque no había reuniones del comité ejecutivo y para evitar las visitas a las sedes. La gente se ha seguido afiliando. No sé si son 40, 100 o 300. No lo sé ni yo, ni lo debe saber él, porque los censos están arriba, pero lo que está claro es que el procedimiento ha existido por la pandemia y que habrá gente que me votará a mí y gente que le votará a él. O a ninguno de los dos. El procedimiento existe, pero cuando alguien no se preocupa por el partido ni conoce su funcionamiento, surgen estos problemas.

– En su partido se habla mucho estos días de la manifestación que se celebra este domingo contra los indultos de los políticos independentistas. ¿Qué postura mantiene? ¿Tiene miedo a una nueva foto de Colón? ¿Cómo debe ser la relación entre PP y Vox?
– Yo siempre hablo con todo el mundo. Y en el Senado, en las ocasiones que he tenido para poder defender mociones, sobre todo de mi tema favorito que es la despoblación y el municipalismo, al final hay temas en los que casi todos los partidos tenemos puntos en común. En la lucha contra la despoblación, muchos partidos, con los que estamos en las antípodas desde el punto de vista ideológico, defendemos lo mismo. A mí sentarme con Compromís a hablar de la lucha contra la despoblación no me supone ningún problema, aunque la situación de Valencia no tenga nada que ver con la de León. Como sentarme para hablar con Geroa Bai o con el PNV. He sacado muchas mociones adelante con partidos regionalistas. El tema de los indultos es un atentado absoluto contra el sistema actual de nuestro país. Indultar entraba dentro del pacto de gobierno que se hizo. Todo lo que se está desencadenando viene de la letra pequeña o invisible de ese acuerdo de investidura. Hay cosas comunes, como si fuera una manifestación en apoyo a la agricultura o a la ganadería, a mí me da igual que esté a la derecha Vox o que esté a la izquierda el PNV. A mí me importan los que están enfrente, los agricultores y ganaderos a los que hay que defender. En este caso, a mí me da igual que esté Vox a la derecha o que esté Ciudadanos a la izquierda. Lo que me importa es que hay algo que se está haciendo mal y todos tenemos que estar de acuerdo en enfrentarnos a esa situación.
Volver arriba
Newsletter