Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Javier Arias: "No soy tan friki de Elvis"

Javier Arias: "No soy tan friki de Elvis"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Sergio Jorge y Laura Pastoriza | 21/01/2017 A A
Imprimir
Javier Arias: "No soy tan friki de Elvis"
El confesionario Es Dr. Bogarde, pero también el mejor intérprete del Rey y la voz más cautivadora de León. Es un apasionado de la música y de toda su historia. A ello le añade su humor sobre el escenario... y fuera de él
¿De qué pecados se confiesa?
– De los siete pecados capitales, igual la lujuria... Peco de que no me tomo la vida muy en serio. Total, no salimos vivos de aquí.

¿Cómo llega Javier Arias a la música?
Porque tenía el cerebro ya predispuesto para eso, y desde muy pequeñito me llamaba la atención cualquier tipo de música. He estado vinculado e influido por la música desde muy pequeño.

¿Cómo empieza? ¿Cuál es su primera canción?
– La primera canción que me recuerdan haber cantado era en mi pueblo, en Mora de Luna. En las tardes de invierno, cuando el Tío Sindo iba a ordeñar, yo le cantaba la vaca lechera. El Tío Sindo me daba una peseta. Fue la primera vez que canté por dinero.

Tienes varias personalidades musicales, o varias formaciones por las que has pasado. ¿Cuál es en la que más a gusto se encuentra?
– Una de las épocas que recuerdo con más cariño y conciencia son los seis años del Coro Universitario cantando clásicos, porque era un ensayo diario de una hora. Y la última, ahora con Dr Bogarde cantando jazz clásico, que me atrevo un poco a solear con la trompeta y aprovechando para componer para televisión.

Llevamos toda la vida viendo los concursos de imitadores de Elvis Presley por la tele y resulta que tenemos a uno de los mejores en León.
– En el año 2002 me presenté en un certamen español y lo gané. Ese mismo año me presenté a un europeo y lo gané. Y en 2004 fui al mundo mundial y lo gané. Pero no soy tan friki, los hay mucho más frikis. Depende de quién lo valore. Si hubiera habido un concurso de imitadores de Dean Martin, me hubiera presentado, porque me atrae mucho la figura del artista, su estética y me veo reflejado en muchas cosas.

– También es capaz de sumar humor a tus actuaciones. ¿Es fácil hacerlo?
– Es que la gente se ríe de mí. Yo digo ‘¡hola!’, y ya está. No es culpa mía. Alguna vez he intentado ser gracioso y no me sale. Pero es porque, como dice tu compañera Laura, soy muy ganso

– ¿Es más difícil componer o subir al escenario?
– Como dicen los ‘coach’ de televisión, hacer tuya una canción pasa por un proceso que si no sientes la letra, te va a resultar complicadísimo. Lo aprendí precisamente de Elvis. En mi repertorio, que tiene más de 350 canciones solo en inglés, algunas son porque las siento. Y me estoy dando cuenta de que me estoy quedando con las que me gustan. La composición no deja de ser un reto. Para mí es más fácil interpretar una canción que me guste a sentarme frente a un papel en blanco para escribir un tema.

– ¿Cómo ve un artista un programa musical de televisión?
– La última vez que vi uno fue ‘La Voz’. Lo que veo es que debería llamarse ‘La Voz Nasal’. Entreno a un grupo de chicas de 13 y 14 años que escuchan reguetón. Me he dado cuenta de que ellas están dejando perder todo lo que había antes de eso. No quiero caer en el abuelismo cebolleta, pero yo tenía otras referencias, en los 70, los 80, pero también el siglo XVII. Las únicas referencias musicales que tienen son las radio fórmulas, y están copadas por muy poca cosa.
Volver arriba
Newsletter