Publicidad
Iván Cosamalón: "Cuando algo me motiva suelo implicarme a fondo"

Iván Cosamalón: "Cuando algo me motiva suelo implicarme a fondo"

CULTURAS IR

Gustavo Quirós, Iván Cosamalón y Jorge Lozano son junto con Sonia Andrés los componentes de Lonegan. | JOSÉ RAMÓN VEGA Ampliar imagen Gustavo Quirós, Iván Cosamalón y Jorge Lozano son junto con Sonia Andrés los componentes de Lonegan. | JOSÉ RAMÓN VEGA
Joaquín Revuelta | 05/02/2021 A A
Imprimir
Iván Cosamalón: "Cuando algo me motiva suelo implicarme a fondo"
Música El leonés lidera el primer proyecto discográfico del grupo Lonegan, cuyo primer sencillo, ‘Ya no estaré’, ya puede escucharse en las principales plataformas musicales
Lonegan es uno de esos nombres recurrentes que aparecen en las películas del Oeste y que también dotó de identidad y personalidad propia al malo de la multioscarizada película ‘El golpe’, que en la gran pantalla interpretaba un bien vestido Robert Shaw que se convertía de paso en la víctima propiciatoria de una estafa con gran aparataje escénico urdida por los pícaros Paul Newman y Robert Redford. De la película de George Roy Hill han tomado prestado el nombre los cuatro integrantes de un grupo musical leonés que después de algún tiempo se estrena en la edición discográfica, si bien es verdad que en el primer sencillo ‘Ya no estaré’ de su futuro Ep tan solo ha tomado parte activa el compositor y vocalista del grupo, Iván Cosamalón, que ha contado en esta ocasión con la inestimable colaboración de dos músicos experimentados, como son Suso López y David Aíra, que militan en la formación La librería del señor Koreander, bajo la producción de Juan Marigorta. De este primer sencillo, que ya se encuentra en las plataformas musicales, se ha escrito que es «un tema muy pegadizo que habla de desamor pero con un pop rock alegre para contrarrestar el tinte dramático y pronosticando un destino mejor».

Iván Cosamalón es hasta ahora la parte más visible de Lonegan, una formación a la que también se incorporan Jorge Lozano (batería), Sonia Andrés (teclados) y Gustavo Quirós (bajo) y que aparte de inspirarse en un personaje de ‘El golpe’ a la hora de adoptar un nombre tuvo su momento estelar con la actuación en la boda de uno de sus componentes. «Quería dar una sorpresa a Merche, mi mujer, y decidimos cantar la canción de los Kinks ‘All day and all of the night’», comenta Iván Cosamalón, que reconoce que no son un conjunto asentado sino un grupo de amigos con otras actividades profesionales que solían reunirse para ensayar esa y otras canciones y que durante un par de años contaron con el asesoramiento de Israel J. Amoriz. «Soy un apasionado de la música desde que mi hermano, que fue mi primera influencia musical, traía discos y casetes a casa y desde siempre quise formar un grupo», reconoce este osteópata y fisioterapeuta profesional que nunca abandonó la idea de la música porque en su cabeza siempre han aflorado letras que podían llegar a convertirse en canciones. «Yo siempre he escrito poemas y a veces también surgen en mi cabeza melodías y no tenía ni idea que solo con la melodía y con la letra luego se podían poner acordes, creía que siempre había sido al revés o al menos eso es lo que me habían dicho», señala Cosamalón, que ni cortó ni perezoso mostró una de esas canciones que surgen en su cabeza al productor musical Juan Marigorta y al integrante de La librería del señor Koreander, Suso López, y con las aportaciones de ambos en forma de arreglos y demás el resultado le pareció fascinante. «La verdad es que me ilusioné y con esta motivación pensé que a éstos  –por el resto de integrantes de Lonegan– les hago que ensayen porque no les arranco nunca a lo del ensayo», confiesa el vocalista de Lonegan, que reconoce haber empezado en cierto modo la casa por el tejado a fin de motivar a los otros miembros del grupo. «Ahora mismo ellos no saben tocar ninguno de los temas que conforman el futuro disco. Saben tocar ‘All day and all of the night’ y ahora el reto sería tocar las canciones del disco, que por el momento han sido interpretadas por gente profesional», destaca Cosamalón, que recibió de Suso López la versión arreglada de ‘Ya no estaré’, si bien no era ese el tema que ofreció en un primer momento a Juan Marigorta sino ‘El momento perfecto’, que surgió bastante antes en su cabeza.

Sobre la génesis de estos y otros temas y los mecanismos creativos que los hacen posibles, Iván Cosamalón asegura que la fuente casi siempre son los poemas que escribe a los que después hay de darles forma musical. «Empiezo a tener atracción hacia la música a través de poesías que me quedan a lo mejor algo más livianas o menos densas a nivel literario y percibo que algunas tienen musicalidad», comenta su compositor, que además de ‘Ya no estaré’, de la que advierte no tiene nada de autobiográfica, y ‘El momento perfecto’ ha compuesto ‘Fado rojiblanco’, que está inspirado en un partido de fútbol que enfrentó al Atlético de Madrid y al Real Madrid y en el que habla de la energía que siempre desprende el Atleti cuando la afición está de su parte y que habitualmente  está impregnada de cierta desgracia. «Dentro de que sea un fado, que es triste también como ‘Ya no estaré’, tiene un ritmo bastante animadillo y habla de aplaudir la derrota triunfal.

Dedicado profesionalmente al tratamiento del dolor a través de la acupuntura y la osteopatía, Iván Cosamalón, hijo del prestigioso neurocirujano José García Cosamalón, se reconoce más un escritor que un músico. «Llevo escribiendo desde que era un chaval, pero por parte de la familia de mi padre siempre ha habido músicos. La música siempre ha estado en casa y además de los discos y cintas que mi hermano traía a casa, a mis hermanas siempre les daba la turra con mis actuaciones cuando estaban a punto de  dormirse. Iba a su cama y me ponía a cantar canciones de Alejandro Sanz, La Guardia, Duncan Dhu... todos esos grupos que siempre me han influido mucho y que despertaron mi afición a cantar», reconoce Iván, para quien el resto de los componentes de Lonegan tampoco han seguido profesionalmente la senda musical, como Gustavo Quirós, hijo del magistrado José Quirós,  al que sin embargo le encanta la música y conoce todos los grupos, o Jorge Lozano, que es el vicesecretario del Ayuntamiento de Villaquilambre, y Sonia Andrés que trabaja en Porcelanosa. «Como te dije he empezado la casa por el tejado y les quiero motivar a que retomen los instrumentos y volvamos a tocar. Si no consigo mi propósito me buscaré la vida y me quedaré con Juan, Suso, Aíra y gente que conozco que es profesional con el objetivo de sacar el grupo adelante», señala.

Iván Cosamalón se muestra abierto a profundizar en los mecanismos de la composición, si bien a día de hoy reconoce su total dependencia de profesionales que logran materializar en canciones reales sus ideas musicales. «Tendría que crecer mucho a nivel musical, pero al mismo tiempo te digo que yo me estoy implicando bastante. Estoy intentando estudiar un poco de música, acompañar a las letras con la guitarra, estoy esforzándome en mejorar la voz un poco con otro chico que se llama Dini y que es cantante y profesor de canto. Cuando algo me motiva me implico a fondo, porque fíjate la que he liado por cuatro melodías que me han surgido en la cabeza», sostiene Cosamalón, que cree que hay que esperar a la respuesta que tenga ‘Ya no estaré’ en las plataformas antes de seguir dando pasos en el proyecto del futuro EP cuyo título provisional es ‘El inicio’. «Intentaremos darle visibilidad con la grabación de algún videoclip y más adelante ya veremos a ver».

La grabación de ‘El inicio’ ha tenido lugar en los Estudios Tripolares del músico y productor leonés Juan Marigorta, recordando Cosamalón que éste tuvo con él una paciencia infinita. «Tanto es así que la primera vez no sabía entrar en la zona que tenía que entrar a cantar. La primera vez fue totalmente fallida porque iba de nuevo. Al escuchar el tema con solo la música y sin la referencia de la letra no sabía cuándo entrar. Por suerte la segunda vez ya salió algo mejor», sonríe algo aliviado, que en la grabación estuvo acompañado por Suso López en la acústica y voces, David Aíra en la guitarra y Juan Marigorta en la batería.  

A Iván Cosamalón le encantaría que Jorge, Sonia y Gustavo le acompañaran en esta aventura. «Son mis amigos y como te digo si ensayamos tenemos la oportunidad de vernos más a menudo», comenta Cosamalón, que todavía no ha tenido oportunidad de tocar los nuevos temas con los miembros originarios del grupo Lonegan. «Ya les he mandado las canciones y les voy a dar un poquito de tiempo para que lo estudien. Si no fuera posible seguiría con Aíra, Suso, Juan y la gente que se quiera unir al carro para poder ensayar y divertirme con la música. Tanto es así que te confieso que sin la música hubiera llevado muchísimo peor este confinamiento», concluye.
Volver arriba
Newsletter