Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Inventos que nadie mejora

Inventos que nadie mejora

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 13/12/2019 A A
Imprimir
Inventos que nadie mejora
Hay veces que, por más vueltas que des, tienes que reconocer que la pólvora ya estaba inventada y que cuando el paisano se refugia en viejas comodidades... por algo será.

Por más diseñadores que por el mundo caminen, más colores que le pongan, más fórmulas de apertura fácil que se inventen... encontrarás que como el viejo paraguas negro que siempre se llamó de pastor, de doble varilla y grande como para una familia entera, no encontrarás nada mejor. A la vez que entenderás la imagen que tantas veces se te apareció por las carreteras en un día lluvioso. Tu le das velocidad al limpiaparabrisas del coche y en un campo cercano el pastor lee una novela techado bajo su paraguas, el perro pegado a sus botas esperando alguna orden para poner orden en el rebaño. Como si nada pasara.

Aparecerá el goretex y mil historias más, pero cuando necesitas aislar los pies, protegerlos del agua... la bota de goma, grande, la que dejas a la puerta de la cuadra o de la nave y cuando llegas dejas allí las zapatillas y te las calzas, al acabar desandas el camino y la felpa te devolverá el calor.

Y al traje universal de trabajo siempre se le llamó mono por más que técnicamente le llamen funda. Trabajas sin cuidados mayores, al finalizar te lo quitas y aparecen debajo los pantalones de tergal y el jersey de lana, sin mancha ni cartón. La vida sigue y el mono queda en la percha.

Y es que cuando lo mejor ya está inventado... pues está inventado.
Volver arriba
Newsletter