Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Incibe o encerado

Incibe o encerado

OPINIóN IR

11/02/2019 A A
Imprimir
Incibe o encerado
Si la semana pasada le pedía al nuevo comisario de Policía que reforzara la seguridad frente a fechorías domésticas de bandas muy silenciosas, hoy me tengo que dirigir al Incibe para pedirle socorro. A raíz del artículo, algunos profesores se han puesto en contacto conmigo para denunciar una situación similar dentro de las aulas, donde la informática ha relegado en gran medida al lápiz y al cuaderno a una suerte de manualidades, a cosa de instagramers. Así, según me cuentan, algunos niños sufren el ataque de esas bandas, que si a los adultos nos deshacen la cama o se nos llevan la compra sin dejar rastro en la tarjeta o en la cartera, a los jóvenes alumnos les secuestran los deberes desde un servidor kazajo o directamente un código malicioso llegado del lejano oriente les borra el word y como el genio de la lámpara desaparece.

A nadie se le escapa que ahora los estudiantes son mucho más vulnerables al robo de datos, lo que provoca que a veces no puedan llegar a clase con las integrales, el análisis sintáctico o la formulación orgánica resuelta. Lo cuentan los profesores, que también reconocen que claro está que el perro sigue siendo una amenaza y que tal y como se comía una libreta ahora puede destrozar una tablet o un portátil. Pero esto ya se ve muy poco, dicen. Se ha avanzado y ya no es tan habitual que un vertido de chococrispis funda los circuitos del aparato con aquella facilidad con la que emborronaba y arrugaba, casi pasificaba, los papelotes de la tarea en el desayuno de la misma mañana en que acaba el plazo de presentación. Los aparatos son caros y, además, sirven para jugar y para otras cosas. También para aprender, por eso pedimos ayuda al Incibe y que ponga remedio a estos crímenes.

Aunque si el mando cibernético no logra resolver la ecuación, los profesores siempre pueden dejar a un lado la virtualidad y, como quien entrega una citación, decir aquello de «Menganito, al encerado».
Volver arriba
Newsletter