Publicidad
"Caramba, ¿esto es León?"

"Caramba, ¿esto es León?"

LNC CULTURAS IR

José María Merino y Luis Mateo Diez charlan con el alcalde de Gordoncillo, Urbano Seco, delante de dos retratos de los escritores. | F. FERNÁNDEZ Ampliar imagen José María Merino y Luis Mateo Diez charlan con el alcalde de Gordoncillo, Urbano Seco, delante de dos retratos de los escritores. | F. FERNÁNDEZ
Fulgencio Fernández | 15/05/2022 A A
Imprimir
"Caramba, ¿esto es León?"
Exposiciones Gordoncillo vivió este sábado una intensa jornada de arte y literatura en la que el Ayuntamiento entregó los premios Semilla de Oro a Luis Mateo Diez y José María Merino, además de inaugurar una gran exposición, Estancias, en la que el gran protagonista también es la literatura y sus gentes
Contaba el escritor José María que recorriendo la magnífica exposición ‘Estancias. Letras en la Panera’ y charlando con los numerosos artistas y literatos que habían acudido a Gordoncillo no pudo por menos que exclamar y preguntarse: "¡Caramba! ¿Pero esto es León?".

No le faltaba razón a Merino —sería muy raro que ocurriera— pues la jornada del sábado en La Panera de Gordoncillo (oficialmente el Museo de la Industria Harinera) se convirtió en una especie de demostración de ‘poderío’ de las artes y las letras. Dos actos concitaban su presencia: la inauguración de la muestra ‘Estancias’ y la entrega de los premios ‘Semilla de Oro’ del Ayuntamiento a los dos últimos ganadores del Premio Nacional de Literatura, los leoneses Luis Mateo Diez y José María Merino. Dos actos que eran uno pues la literatura fue el hilo conductor y los de Mateo y Merino los nombres propios de la jornada; no en vano buena parte de los presentes acudieron por arroparlos y por el interés de este municipio por organizar un acto a la altura de los premiados; y nadie duda que lo lograron, cuidando hasta el más mínimo detalle.

La jornada comenzó con la inauguración de la muestra, pero ya latía allí la presencia de Luis Mateo y Merino, en las imágenes y las páginas de Claraboya, en los cuadros de Antón Díez, hermano de Luis Mateo; en los retratos de Amando Casado; en los bustos de Amancio González; en el Padre Isla que los arropa a todos... en la amistad de tantos y tantos como estaban y los que excusaron su presencia pero estaban, de otra manera.



La vieja Panera construida por los hermanos Peña en Gordoncillo se sustentaba este sábado sobre letras. Así lo explicó brevemente el comisario de la exposición que montó el departamento de Arte del ILC, Luis García, quien recordó que "en esta larga pandemia gracias a los escritores pudimos abrir las ventanas y encontrar la paz, la tranquilidad y el sosiego que tanta falta nos hacía". Recorrió la evidente vinculación entre los plásticos y los literatos con algunos ejemplos: "Algunos son las dos cosas a la vez, como Juan Carlos Mestre; Castorina nos dibuja su admiración por el poeta pobre, Miguel Hernández; Luis Sáenz de la Calzada por su amigo y compañero en La Barraca, Federico García Lorca; de Eduardo Arroyo habría que recordar que era un periodista al que la vida llevó a la pintura e inventó la pintura narrativa...". Y un largo etcétera.

Vino después la entrega de los premios, el emotivo acto conducido por Alfonso García, con análisis crítico de la profesora Natalia Álvarez y palabras de los homenajeados. Merino reconoció haber recibido bastantes premios pero, señaló, "estoy profundamente emocionado; por el lugar de donde me llega, un modesto municipio de León pero, sobre todo, he visto que aquí bulle la Cultura, tanto que viendo todo lo que está ocurriendo aquí tengo que decirlo: ¡Caramba, ¿pero esto es León?".

Luis Mateo también fue muy breve pero quiso hacer un elogio "de los municipios y el municipalismo, algo que mi padre me inculcó y sinceramente creo en el trabajo y la cercanía de los municipios; la provincia es algo más diluido y lejano y de la comunidad ya ni os cuento», decía el creador de un mundo de Celama, tan cercano a Gordoncillo.
Volver arriba
Newsletter