Publicidad
"Imagina este impacto en 2008... estaría todo muerto, habría ya un estallido social"

"Imagina este impacto en 2008... estaría todo muerto, habría ya un estallido social"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
D.L.M. | 07/03/2021 A A
Imprimir
"Imagina este impacto en 2008... estaría todo muerto, habría ya un estallido social"
Entrevista El secretario general de UGT en León, Enrique Reguero, repasa la situación del sindicato y de la crisis de la pandemia
La Unión Provincial de UGT (Unión General de Trabajadores) celebra el próximo viernes una reunión de trabajo en el Auditorio Ciudad de León para renovar los cargos orgánicos provinciales, analizar los resultados de estos últimos cuatro años y marcar la senda para los cuatro siguientes. Un análisis marcado por la crisis del coronavirus que ha afectado a todos los ámbitos de la actividad económica, con profundas repercusiones laborales y empresariales. El paro en la provincia supera las 34.000 personas y a las debilidades estructurales previas a la pandemia se suman los efectos de la Covid-19. Crítico con las administraciones en su atención a las necesidades de León, satisfecho pero sin confiarse con la marcha del sindicato y con la vista puesta en los efectos de la pandemia, Reguero espera volver a contar con la confianza de los cuadros y de los afiliados.

– ¿Cómo valora estos cuatro años al frente de la Unión Provincial de UGT?
– Se ha hecho un gran trabajo para que la UGT de León esté representada en todos los ámbitos de la sociedad, tanto en las instituciones como con los colectivos más vulnerables. A eso le sumamos que hemos ganado las elecciones sindicales y que hemos ganado afiliación.

– ¿Se ha revertido la tendencia con la afiliación?
– Veíamos como estaba cayendo por la desafección con el sindicato, no solo por la mala prensa que hay podido tener el sindicato, sino también por el cierre de muchas empresas, jubilaciones, etcétera. Pero en el último año y medio largo, en este momento difícil de pandemia y crisis está aumentando la afiliación. Las trabajadoras y trabajadores entienden que tienen que tener el respaldo del sindicato, y lo entienden bien.

– ¿También entre los jóvenes?
– Es más difícil que los jóvenes entren de golpe porque comienzan con empleos precarios, pero a medida que se estabilizan en las empresas se van afiliando.

–¿Qué camino debe tomar el sindicato para los próximos cuatro años?
– Debe caminar al mismo paso que camina la sociedad, simplemente. Ahora vemos que los más vulnerables, los de siempre, están mucho peor, y las clases medias y medias-bajas están cayendo. El sindicato tiene que trabajar con estas personas y exigir al Gobierno de España y de Castilla y León partidas presupuestarias para atender a estos colectivos como jóvenes, mujeres, desempleados, afectados por los Erte… Todas las cuestiones que ponen en peligro una situación que estaba medianamente normalizada antes de la pandemia.

– ¿Se ha truncado la recuperación?
– Se iba recuperando lentamente y aprovechamos que teníamos —y tenemos— a nuestro favor un gobierno progresista. Sindicalmente nos era más fácil que atendiese a nuestras demandas como el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), la reforma de las pensiones o la derogación de las reformas laborales. Ahora se están retrasando estas cuestiones con la excusa de la pandemia.

– Precisamente, la derogación de la reforma laboral era uno de los temas más candentes antes de la Covid.
– Nosotros seguimos pidiéndola. El día 11 (jueves) nos vamos a concentrar delante de la Subdelegación del Gobierno para reclamar esas tres cuestiones.

El PP entendió que en la crisis había que salvar a los de siempre: a la banca y a los grandes empresarios– ¿Hasta donde cree que llegará el impacto de la pandemia en León?
– León estaba ya en una situación muy difícil antes del Covid. Basta con andar por las calles, no digo de los barrios, sino del centro, de ‘lo bonito’, para darse cuenta. Yo nunca he visto tanta gente pidiendo en la calle o durmiendo en los cajeros, ni tantos locales cerrados, ni las calles tan vacías… Se ve mucha tristeza. También en la provincia, con una despoblación alarmante. El envejecimiento va a marchas forzadas… Si a esto le sumamos la falta de inversiones y el poco impulso de las administraciones llegamos a una situación altamente peligrosa.

En el sector servicios, y más concretamente el comercio de barrio y la hostelería, vemos ya daños importantes con muchos negocios que han cerrado sus puertas para siempre. Además, una vez que concluyan las ayudas que sujetan a muchos trabajadores y autónomos veremos el impacto real en la economía. Gracias a las medidas acordadas con el Gobierno de España, que tampoco son todas las que tenían que ser, se está evitando un daño más grave. Imagínate este mismo impacto en 2008 sin estas medidas ¿De qué estaríamos hablando…? Imagínate que los trabajadores no tuvieran derecho a Erte o una compensación. Estaría todo muerto, habría un estallido social ya.

– ¿Por qué en 2008?
– Porque el Gobierno del Partido Popular (PP) no quiso ayudar a los colectivos más vulnerables. Entendió que en la crisis había que salvar a los de siempre: a la banca y a los grandes empresarios.

Los Erte tienen que estar activos hasta el día en que concluya no la pandemia, sino la crisis consiguiente– ¿Entonces, siguen valorando positivamente los Erte?
– Han sido una herramienta que UGT solicitó al Gobierno, que es necesaria porque los empresarios han visto su utilidad y creemos que tienen que estar activos hasta el día en que concluya no la pandemia, sino la crisis consiguiente.

Además, creemos que el Gobierno tiene que atender otras demandas como las del sector servicios de León. Tiene que haber unas ayudas directas para los gastos fijos del comercio o la hostelería y que puedan salvar estos meses.

– En este escenario, ¿cómo ven el futuro laboral y empresarial?
– Negro, y no de carbón. Tenemos muchos recursos y es una pena que no se estén aprovechando, mientras se centraliza todo en zonas donde los recursos escasos. A veces parece que tan solo somos el almacén de algunas ciudades.
Volver arriba
Newsletter