Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Igual son pocos perros

Igual son pocos perros

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 27/12/2019 A A
Imprimir
Igual son pocos perros
Un genio de la interpretación de la vida, que se hace llamar El Roto, es el autor de una viñeta difícil de olvidar. Uno de sus negros personajes está operando en el cajero de un banco y mientras lee la pantalla comenta algo así como: «Toda la vida mirando para atrás de reojo creyendo que me podían atracar y ahora resulta que los tenía delante».

Perdonen los de la foto pues en esto no hay colores, todos tienen cajeros, todos cobran, todos te ofrecen el oro y el moro... Con todos hemos entrado por el aro, con todos hemos transigido en pasar de hablar con un amigo en un mostrador a no hablar con nadie en una pantalla, con sus plásticos vamos pagando a diestro y a siniestro, en su pantalla hemos sacado los billetes al fin del mundo.

Y un día decía el periódico que se había cerrado el único banco que quedaba en aquel pequeño pueblo.

Y un día contaban en la radio que un ajuste de personal se llevaba por delante a muchos trabajadores y a decenas de sucursales, las de los pueblos ya antes abandonados por la escuela, el centro de salud, la guardia civil y hasta el cura.

Y se fue del lugar al que llamábamos banquero pero que solo era bancario, aquellos históricos trabajadores que tantas veces llegaron a alcaldes.

Y al lado de donde se ven los restos de un cartel en el que se podía leer Banco hay ahora un banco de madera despintada en el que dos jubilados hablan de la pensión, que se la cobra el hijo porque cerraron la única sucursal que quedaba.

No extrañe por ello  que haya quien vaya al cajero bien protegida, por si El Roto tenía razón.

Incluso dos tal vez sean pocos perros.
Volver arriba
Newsletter