Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Jueves, 21 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Ignacio Fernández: "Un parado es un expatriado"

Ignacio Fernández: "Un parado es un expatriado"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
D.L. Mirantes | 04/03/2017 A A
Imprimir
Ignacio Fernández: "Un parado es un expatriado"
El confesionario Docente, articulista, editor, bloguero y durante los últimos doce años secretario general de CCOO, cargo que abandonará en apenas 20 días
– ¿De qué pecados te confiesas?
– No creo ser un gran pecador, pero un compañero me llamó soberbio y, a lo mejor, sí que peco de soberbia cuando suelo elogiar más la humildad.

– Histórica y maliciosamente, según quien sea el que malicia, a los sindicalistas se les atribuye pecados como la pereza, la ira, la gula…
– Incluso la lujuria… Somos seres humanos y tendremos las mismas virtudes y defectos que el resto de los mortales.

– A ti no se te puede negar que has trabajado de lo lindo dentro y fuera.
– En lo interno, es inaudito que una organización como esta, bastante ácrata, aunque no esté en sus fundamentos ideológicos, cuente con una dirección durante doce años. Nunca ocurrió antes en León. Y para fuera, al principio nos tocaron los vientos de bonanza y nos los creímos… Pero sobre todo nos ha tocado lidiar con las crisis de todo tipo, y esto ha sido muy duro.

– ¿Qué es más duro, negociar un ERE o una ejecutiva?
– Desde luego, un ERE, por las consecuencias que tiene. Negociar una ejecutiva es una cuestión de esgrima interna y nunca sangras.

– Quizás estamos en el momento en el que más falta hacen los sindicatos, pero cuando menos popularidad tienen.
– La única opinión respetada es la de un futbolista. Sindicalistas, políticos, intelectuales, profesores… el argumento de autoridad se ha perdido. Nos dejamos llevar por cuatro titulares con los que vamos por la vida. No tenemos buena fama por cosas que habremos hecho mal, pero en gran medida porque se han engrandecido interesadamente.

– ¿Por qué trabajadores que lo pasan mal no dan el paso al sindicato?

– Cuando hablamos de desahucios, de desempleo, de precariedad… La primera patria de una persona es la cama, si uno no tiene cama, no tiene techo, es un expatriado, no tiene referencia sentimental con un lugar. Y la segunda patria es el trabajo, que es donde uno se socializa, crea cosas y contribuye a lo colectivo. Si uno no tiene trabajo también es un expatriado. No le vayas a hablar a estas personas de ideología, de militancia porque primero necesitan una patria.

La industria en general ha bajado del 20% de aportación al PIB. Eso significa que esta provincia está en los umbrales del subdesarrollo. – León cada día tiene más expatriados.
– La industria en general ha bajado del 20% de aportación al PIB. Eso significa que esta provincia está en los umbrales del subdesarrollo. Cuando pierdes es nivel, estás volviendo a las catacumbas. Deberíamos recuperarlos porque de servicios no se vive.

– ¿Cuánto tira de la pluma este paisaje cuando te sientas a escribir?
– Poco. Cuando uno está en estas tareas o se centra en ellas o, salvo los genios que pueden hacer muchas cosas a la vez, se despista. En estos doce años he escrito mucho, pero todo ha sido prosa sindical. La lírica vendrá después.

– Ahora tendrás más tiempo para los paisajes de La Sobarriba.
– La carrera sindical está hecha, pero hay otras carreras en la vida que aun tienen etapas en esos paisajes y en otros todavía inexplorados.

– También dices que ves el panorama literario de León muy prolífico ¿Te quedas con cosillas actuales?

– Evidentemente. Esta ciudad es asombrosa, tanto que muchas veces creo que vivimos en una burbuja creativa que un día explotará y nos quedaremos desolados. Es imposible llegar a todo lo que se hace semanalmente. No das abasto. Lo triste es que las administraciones locales no saben aprovechar este don.
Volver arriba
Newsletter