Publicidad
Arte íntimo desde el sofá

Arte íntimo desde el sofá

CULTURAS IR

Los cuatro anfitriones ceden a los artistas diferentes espacios de sus viviendas en los que se desarrolla el acto artístico. | EUSEBIO ALÁIZ Ampliar imagen Los cuatro anfitriones ceden a los artistas diferentes espacios de sus viviendas en los que se desarrolla el acto artístico. | EUSEBIO ALÁIZ
C. Centeno | 01/08/2018 A A
Imprimir
Arte íntimo desde el sofá
Arte Cuatro espacios privados de viviendas del Barrio Húmedo se han convertido hasta este miércoles en el escenario del primer Hors Lits León, una iniciativa que nació en Francia en 2005 y ha llegado por primera vez a la ciudad con éxito de participación
"Bienvenidos al primer Hors Lits León". Así empieza la explicación de Magali Labarta, maestra de ceremonias de una novedosa –al menos en la ciudad– iniciativa artística en la que el escenario se traslada a pisos particulares situados en el Barrio Húmedo y de los que poco más se sabe hasta que no te encuentras inmerso en el recorrido.

A partir de esas palabras, todo se convierte en una sorpresa, ya que los participantes no saben la ubicación de las viviendas ni qué se van a encontrar en cada una de ellas. De hecho, tampoco se conoce el punto de encuentro del grupo hasta que no se formaliza la inscripción necesaria para formar parte de esta iniciativa que se ha desarrollado en la ciudad ayer y hoy por primera vez y en la que participan alrededor de un centenar de personas, todo un éxito para el equipo encargado de la organización.

Isabel Llanos ha sido la gran culpable de que Hors Lits llegue a León, su tierra, tras disfrutarlo en Barcelona De esta forma, León se suma a una red internacional que nació en Francia en 2005 de la mano del bailarín argentino Leonardo Montecchia, con una propuesta inicial de cuatro performances que se desarrollaban en camas. De las camas, el proyecto ha crecido a otras ubicaciones de las casas participantes, aunque se siguen manteniendo las cuatro actuaciones en cada recorrido.

Pablo Pascual es uno de los anfitriones leoneses que ha dejado su casa «sin pensarlo» para el desarrollo de esta iniciativa. No se puede desvelar su ubicación más allá de que la vivienda se encuentra en el Húmedo y la producción artística se desarrolla en un espacio que tiene en obras. Para él, lo que se verá en su casa también es una sorpresa, por lo que el pasado lunes y como previa al recorrido con participantes tuvo lugar una especie de ‘prueba’ de la que pudieron disfrutar anfitriones, artistas y el resto del equipo de Hors Lits León. «Sé por dónde van los tiros porque he escuchado hacer un pase con el guión mientras yo hacía cosas en casa, pero no sé de qué va», reconocía Pablo antes de disfrutar de su casa como espectador. Él no recibe ningún tipo de compensación económica por ceder su casa a esta iniciativa, «es por amor al arte puro y duro», explica, pero no se pensó un minuto la decisión de abrir sus puertas a una iniciativa que «veo genial que llegue a León».

Isabel Llanos –impulsora de Hors Lits León–, Magali Labarta, Inés Diago y Diana Trigueros forman el equipo de esta primera edición en la ciudad, aunque están abiertas a que entren nuevas personas para próximos eventos. Además, cuentan con guías voluntarios cuya misión es dirigir a los grupos de participantes por los distintos pisos para disfrutar de los cuatro actos artísticos, a parte de trasladarles las diferentes ‘normas’ que pide cumplir cada una de las viviendas.

"No sabes lo que te vas a encontrar y ese es el encanto", asegura Llanos, que también es artista en esta edición Llanos ha sido la gran culpable de que esta iniciativa se haya hecho realidad en León, aunque reconoce que «lo principal ha sido encontrar un equipo con el que llevarlo a cabo». Ella, artista también en la actuación de una de las viviendas, vive en Barcelona, donde conoció la iniciativa Hors Lits el año pasado y decidió traerla a León, donde no había ofertas culturales de este tipo hasta el momento. «La tierra tira y dices, lo que pillo bueno por ahí hay que traerlo para casa», asegura. Poco después se integró en la red internacional Hors Lits enganchada a un proyecto en el que organizadores, artistas, anfitriones y público forman una auténtica comunidad.

La intimidad de encontrarse con el arte en una vivienda crece aún más en el desarrollo de las actuaciones, diferente cada vez ya que la interacción y la respuesta del público resultan fundamentales. «La curiosidad es dónde vamos, qué nos vamos a encontrar, qué va a pasar...», explica Isabel Llanos. Además, «el artista responde a lo que cada grupo le da», por lo que cada actuación es distinta.

Una maestra de ceremonias explica en el punto de encuentro el proyecto, a partir de ahí, todo es sorpresa Cada grupo se divide en cuatro que, junto a su guía, recorren los cuatro pisos en los que se desarrollan los actos artísticos. En esta ocasión, Inés Diago y Diana Trigueros protagonizan ‘Luna grande’, un reencuentro musical con la mirada de una Doña Rosita la soltera de Lorca en pleno siglo XXI; María de los Ángeles Rodríguez desarrolla ‘Mujeres de arena’, sobre la situación de una madre ante la vida y la muerte durante un funeral en Ciudad Juárez; Blanca Martínez es la responsable del divertido ‘Maravilloso gabinete de Madame Mistinguett’ y la propia Isabel Llanos cuenta en ‘Escúchalo de mi boca’ las andanzas de Genarín desde la versión de La Moncha. Esas son las cuatro actuaciones que pueden ver los participantes, aunque qué pasa en cada una de ellas queda para la sorpresa de quienes las disfruten.

Como mandan los cánones establecidos de esta red internacional, el precio simbólico que se recauda –10 euros en esta ocasión– va a parar a los artistas, que también acuden de manera altruista a su cita con los espectadores en casas particulares, un festival alternativo en el que cada obra tiene una duración aproximada de veinte minutos. Además, tras completar el recorrido se realiza un encuentro entre todo el grupo para compartir con los artistas y resto de participantes vivencias esenciales e irrepetibles que se desarrollan a lo largo de los cuatro pisos, donde el factor sorpresa juega un papel fundamental.
Volver arriba
Newsletter