Publicidad
¿Hay alguien que no sea de León?

¿Hay alguien que no sea de León?

LNC CULTURAS IR

Iban apareciendo hallazgos de leoneses realmente sorprendentes, pero el de los Reyes Magos ya va más allá de lo imaginable, ¿cómo puede estar León así? Ampliar imagen Iban apareciendo hallazgos de leoneses realmente sorprendentes, pero el de los Reyes Magos ya va más allá de lo imaginable, ¿cómo puede estar León así?
Fulgencio Fernández | 06/12/2015 A A
Imprimir
¿Hay alguien que no sea de León?
Teorías Que los Reyes Magos eran de León es la última teoría que avala ADNstudies, empresa especializada en genética con sede en Alemania
 Quien me reenvía el correo electrónico con la noticia bomba del mes, del año, del siglo –"los Reyes Magos eran de León"—escribe en el apartado de asunto un significativo:"Lo que nos faltaba".

Sí, lo que nos faltaba. Van a dejar de conmemorar centenarios. Se celebró a bombo y platillo el de Cervantes y, además de la edición actualizada del leonés Andrés Trapiello, surgieron varios estudios que traen la cuna del genial autor de El Quijote a tierras leonesas. Santiago Trancón y el padre Eutimio Martino se arriesgan con su nacimiento en estas "montañas de León", es más, el jesuita la ubica y documenta exactamente en Oseja de Sajambre; José Antonio Llamas sólo profundizó en la evidente presencia "de materia leonesa en El Quijote", lo que le lleva a aventurar que "alguien muy cercano a Cervantes era leonés", seguramente el Capitán cautivo, que Llamas identifica con "un leonés de nombre Antonio Sosa, natural de las montañas de León y que estuvo en la batalla de Lepanto y corrió la misma mala suerte de ser cautivo en Argel, por el mismo tiempo que don Miguel, de quien fuera amigo si no compañero de estudios en Madrid con el maestro López de Hoyos h acia 1568".

Pero, curiosamente, con la documentación de la "materia leonesa" en El Quijote nos lleva Llamas a otros muchos episodios literarios en esta tierra: "El primero cronológicamente es Bernardo del Carpio, cuya relación con las montañas de León se debe al encierro de su padre en el castillo de Luna, dada la cosecha de romances referidos a las hazañas del héroe medieval. El segundo, don Suero de Quiñones, el caballero que protagonizó la pundonorosa, a la vez que estrafalaria gesta del ‘Paso honroso". El capítulo siguiente alude a la Diana de Montemayor, novela pastoril cuya acción transcurre en las orillas del Esla y que gustó a Cervantes. El cuarto sería el Jardín de flores curiosas de Antonio de Torquemada, libro que Cervantes tacha de mentiroso, y el quinto a El León de España de Pedro de la Vezilla Castellanos que en el famoso escrutinio quijotesco, con "rigurosa sentencia", acabó en el fuego.


Santa Teresa de Jesús


Y llegó, en este 2015, otro centenario, a bombo y platillo, el de Santa Teresa de Jesús. Recorrieron los actos en su honor toda la comunidad pero aquí, en León, no se nos escapó la curiosidad de su apellido:Teresa de Cepeda y Ahumada.

- ¿De Cepeda?

- De La Cepeda.

Quien caminó por este vericueto fue el profesor Antonio Natal. Llevó su tesis a la escuela de Solanilla de la Sobarriba bajo el título de ‘Información reveladora sobre el origen leonés de Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús’. En las Jornadas de la Cepeda el agustino Domingo Natal incidía en la misma teoría y la documentaba, entre otras teorías, en un cuadro de la santa, la primera imagen que se conserva de ella, con unos 15 años de edad, en una zona de clausura del monasterio agustino de Nuestra Señora de Gracia de Ávila. "En uno de los altares laterales de la iglesia hay una pintura de la Santa de muy joven que lleva una saya plisada con cierto parecido a las que todavía llevaban en La Cepeda las mujeres cuando yo era niño".

Por supuesto que también hay más materia, pero no es el lugar.

Ya parecía suficiente haber hecho leoneses a Cervantes y Santa Teresa, que se sumaban a la publicitada ‘Cuna del Parlamentarismo’, al polémico Santo Grial... incluso una de las leyendas vivas de la NBA, Pete Carril, nació en Las Salas pero "que los Reyes Magos sean de León...". Y con esta provincia hecha unos zorros cuando les podríamos pedir la solución de la minería, Everest o la ganadería cada 6 de enero.

Van a dejar de hacer ‘centenarios’. Fue el de Cervantes y le hicimos leonés, fue el de Teresa y era de ‘La Cepeda’ Parece una ‘broma’ (el 28 de diciembre nadie la creería) pero llega envuelta en ciencia y aval alemán. "Los últimos estudios llevados a cabo por la clínica especializada en genética ADNstudies, con sede en Alemania, han dado como resultado el comienzo de una nueva línea de investigación en nuestro país, la cual tiene como objetivo corroborar su principal teoría acerca del origen de los Tres Reyes Magos. Astures más que cántabros, los Reyes Magos provienen de León, lo que desmiente a su vez la hipótesis que Benedicto XVI presentaba en su libro ‘La Infancia de Jesús’ y que ubicaba a sus majestades en el Reino Andalusí. Con el respaldo de más de 25 años trabajando a partir de milimétricas muestras óseas que se encuentran en el Relicario de los Tres Reyes Magos ubicado en la Catedral de Colonia, es muy factible que los que visitaron Belén tuviesen de origen el antiguo pueblo Astur. Desde la obtención de restos óseos del relicario (1864), nuestros estudios acerca de la identidad y datación de los Reyes Magos no ha parado de prosperar. La ardua labor de ADNStudies ha desembocado en León, y la probada certeza de que su origen se sitúa entre la zona de Astorga y Lancia".


El Cáliz de Doña Urraca


Bien es cierto que no todo son caminos de rosas en lo de hacer leonés todo lo imaginable. El Grial sigue en el centro de la poémica y uno de sus azotes, el profesor Carlos Taranilla reenvía aquí y allá un extenso artículo de Revista de Libros, firmado por Alejandro García Sanjuan, en el que "sacude de lo lindo" al libro de Margarita Torres que está en el origen del ‘grial’.

El título ya apunta por dónde van los tiros, ‘El Grial de León, entre la Historia y la fantasía’, y afirma cosas muy duras: "Torres y Ortega han sido más papistas que el papa, pues la Iglesia católica no admite la autenticidad de ninguno de los cálices que se la arrogan y, de hecho, tan solo reconoce al Santo Cáliz de la catedral de Valencia la naturaleza de reliquia histórica"; "Se diría que estamos ante una gran operación editorial, mediática, publicitaria y política que ha constituido un espectacular éxito. La valoración académica de la obra, en cambio, ha de ser muy distinta. Como afirma Patrick Henriet, en esta obra 'abracadabrante', el oficio de historiador, tan querido de Marc Bloch, queda ridiculizado".

Bien es cierto que Nacho Ares defendía su autenticidad.

¿En qué quedamos? Que sea... O no.
Volver arriba
Newsletter