Publicidad
Hasta los mismísimos

Hasta los mismísimos

OPINIóN IR

20/01/2021 A A
Imprimir
Hasta los mismísimos
Hace ya tiempo que la OMS advierte de que la situación generada por la covid-19 puede provocar estrés, apatía, desmotivación, cansancio… Se denomina ‘fatiga pandémica’; y digo yo que algo tendrá que ver con estar ‘hasta los mismísimos’ que, aunque no suena tan bien, se entiende a la perfección…; y que es mi caso… y casi apostaría a que también el tuyo.

Que sí, que la cosa está mal; que los contagiados –y fallecidos– son demasiados; que hay que tener mucha precaución; que se deben establecer medidas de prevención; que la vacuna será fundamental para los números mejoren; que la salud, en definitiva, es lo primero. Eso lo tengo meridianamente claro. Ahora bien, tampoco se debe olvidar que la vida continúa… porque, de lo contrario, esa fatiga pandémica –y ese estar ‘hasta los mismísimos’– seguirá en aumento…

No sé qué pensarás tú, pero yo veo fundamental buscar cierto equilibrio entre la seguridad y la actividad. Cumpliendo con las medidas –distancia, mascarilla, gel…–, ¡faltaría más!; pero pudiendo mantener algo que recuerde, aunque sea de lejos, a la añorada normalidad… Y siempre respetando, ni que decir tiene, todas las posturas –que ‘encajen’ en la normativa, claro–, que nada se consigue con enfrentamientos entre quienes opinan una cosa y los partidarios de la contraria…

Y desde el sentido común, que no debería ser mucho pedir… Creo firmemente que cuando alguien decide, por ejemplo, fijar un toque de queda, limitar el número de personas en una reu-nión social o el cierre perimetral de un territorio, lo hace convencido de que es la mejor opción… pero, en ocasiones, resulta inexplicable; caso, por ejemplo, de restringir a un máximo de 25 personas el aforo de una iglesia… independientemente de su tamaño.

Y, desde luego, no ayudan situaciones como la que protagonizan ahora gobierno y Junta –incluso con algún invitado, como el Ayuntamiento de Astorga–, que casi da la impresión de ser una competición para ver quién la tiene más grande. La asesoría jurídica, digo.
Volver arriba
Newsletter