Publicidad
Halloween

Halloween

OPINIóN IR

27/10/2021 A A
Imprimir
Halloween
No sabría decirte a partir de cuándo pero, en las últimas décadas, Halloween ha ido calando más y más en nuestra sociedad; y, en la actualidad, no es raro ver por estas fechas casas y, sobre todo, establecimientos, adornados con calabazas, telarañas, murciélagos…, ni tampoco encontrarte en la en la víspera de Todos los Santos con gente disfrazada de bruja, fantasma, esqueleto, zombi…

No es, desde luego, una tradición nuestra –como tantas otras, dicho sea de paso– y, quizá por eso, hay quien no la ve con buenos ojos… Pero si se entiende como una mera ocasión para el esparcimiento no veo mayor problema; y, hombre, digo yo que nadie ‘crea’ aquí en un Halloween en el que retornen lo muertos para sembrar el terror, ni relacionado con ritos satánicos; ni tampoco creo que atente contra nuestra cultura, ni que venga a suplantarla; ni que pretenda atacar creencias religiosas… ni nada por el estilo, vamos. Es más, diría que es un día que da cierto ‘colorido’ al ambiente, hasta con un punto de teatralización, y que no deja de ser una buena ocasión para hacer algo diferente –y más teniendo en cuenta que es víspera de fiesta–; y todo ello, claro, sin olvidar el esfuerzo publicitario y comercial que lo rodea…

Casi apostaría a que mucha gente –una gran mayoría, si me apuras– conoce más bien poco acerca de Halloween. Yo mismo, sin ir más lejos, lo descubrí hará como cinco o seis años… y casi por casualidad. Fue en clase de inglés, en donde Óscar –uno de esos profesores que es un privilegio tener– aprovechó la proximidad de la fecha para trabajar un día en torno a Halloween: su propia denominación –que procede de ‘All Hallows’ Eve’, víspera de Todos los Santos–, su origen –acaso irlandés, ligado al final de la época de las cosechas– y evolución, el ‘truco o trato’ –que tal vez no sea la mejor traducción del original ‘trick or treat’–, el porqué de las calabazas –‘jack-o’-lanterns’, que eran inicialmente nabos– y hasta como tallarlas… Y, oye, la verdad es que no deja de ser curioso…
Volver arriba

Newsletter