Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Guarrotxena: "Mi intención es cambiar el runrún que se oía en la grada por aplausos"

DEPORTESIR

Imagen de vídeo
Jesús Coca Aguilera | 14/02/2018 A A
Imprimir
Guarrotxena: "Mi intención es cambiar el runrún que se oía en la grada por aplausos"
Fútbol / Segunda División El jugador de la Cultural cree que "no he estado a la altura de lo que se esperaba", se ve "con confianza y en un buen momento de forma" y le "gustaría jugar más"
Su actuación personal a lo largo de la temporada, los errores que se están cometiendo, la forma de mejorar o el momento actual de la Cultural y la forma de afrontarlo para conseguir salir de él. Todo ello fue analizado en una entrevista en La Nueva Crónica por Iker Guarrotxena.

– ¿Hasta qué punto crees que hay que estar preocupado?

– Hay que estar alerta porque estamos en una situación en la que a nadie le gustaría estar. Menos a nosotros que parecía, que teníamos una idea de que esto iba a ser muy bonito, cosa que evidentemente no está siendo... Al final va por el cauce normal, porque somos un recién ascendido que tiene que pasar por estos baches y a partir de ahí crecer.

«El que más preocupación tenga y más acuse la presión en los momentos malos será el equipo que descienda» – ¿Eras de los que al inicio de temporada pensaba que no se iba a sufrir tanto o que al final a un equipo nuevo en la categoría le tocan estas cosas?
–Venía con la idea clara de que la Segunda División no es un camino de rosas. Es una categoría en la que se pasan muchos apuros, hay instantes de la temporada en los que lo pasas mal y el que en esos momentos malos más preocupación tenga y más acuse la presión será el que descienda. Creo que tenemos un equipo suficientemente bueno y, no veterano, pero sí con experiencia en la categoría para saber llevar esta situación.

–A nivel personal, ¿cómo te vas encontrando? ¿Estamos viendo en este 2018 la mejor versión de Guarrotxena desde que llegó a la Cultural?
– Trato en los ratitos que puedo aprovechar lo máximo posible. Es verdad que me gustaría jugar más, evidentemente, porque estoy ahora en un buen momento de forma y con confianza, y al final mientras el equipo se aproveche de esos momentos buenos míos, pues ojalá puedan seguir siendo más. Espero ayudar más de aquí en adelante.

–¿Te sientes cómodo dentro de ese papel de revulsivo que estás teniendo en los últimos encuentros?
–Desde luego que no estoy nada cómodo, porque lo que yo quiero es todos los días jugar en el once inicial. No soy quien decide, pero sé que estoy dando lo mejor de mí en los entrenamientos, que es en lo único que puedo decir qué hacer, tengo que seguir entrenando día a día bien para ponerle las cosas difíciles al míster y conseguir dar el paso de salir en el once.

«Hubo problemas personales en mi vida que me tuvieron un poco agarrotado en el inicio de campaña, pero no es excusa» –¿Por qué te ha costado tanto arrancar, coger ese rol principal y dejar ver al jugador que todo el mundo esperaba al producirse tu fichaje?
–Ha habido problemas personales en mi vida que me han tenido un poco agarrotado en este inicio de temporada, pero desde luego no sirve de excusa. No he dado mi mejor nivel, hay que ser sinceros, no he estado a la altura de lo que se esperaba, ni yo ni la gente. No me queda más que entrenar, que seguir dándole duro, porque con lo que ha pasado no puedo hacer nada, simplemente puedo decir lo que puede pasar de aquí en adelante, estoy tranquilo y estoy en el buen camino.

–Desde dentro, ¿notabas el runrún que había hacia ti desde la grada en algunos partidos y has notado un vuelco hacia el apoyo en las últimas citas?

–Evidentemente que notaba que había hasta algunos pitos, pero tampoco es algo que me quite el sueño. Cada uno es soberano de decir lo que quiere hacer y lo que quiere manifestar, siempre me he caracterizado como un jugador muy profesional, que al final sabe a lo que se dedica y que es un mundo en el que la gente cambia de opinión de un día para otro. Es mi intención intentar cambiar esos silbidos, ese runrún que se oía, por aplausos y tardes de buen fútbol».

–¿Te había pasado alguna vez en tu carrera?
–No, nunca me había pasado. La verdad es que en los sitios en los que he estado, en Bilbao, en Tenerife, en Miranda... siempre he sido muy querido, pero quien te dice que de aquí a medio año no sea un jugador muy querido aquí.

«Hay que dejar los egoísmos y egos a un lado y trabajar. Con estar en el campo y ayudar me vale, la posición me da igual» –Te hemos visto en las tres posiciones de detrás del punta, como referencia arriba o incluso de carrilero. ¿Dónde te sientes más cómodo?
–Si te digo la verdad no es un momento para elegir donde jugar. Hay que dejar los egoísmos y los egos a un lado y centrarse solamente en lo que alcanzamos nosotros, que es trabajar, entrenar y que el míster decida donde. A mí me gustaría jugar todos los partidos de inicio, porque es por lo que lucho y por lo que día a día entreno, pero creo que con estar en el campo me vale, me da igual dónde, porque con tal de ayudar es suficiente.

–Volviendo al tema grupal y a lo más reciente, el partido de Huesca. Ya más en frío, ¿con sensaciones os quedáis, la de que estuvisteis francamente bien como opinaba el míster o la de que permitiendo tantas ocasiones claras es casi imposible no perder?
–Es muy difícil la valoración, además después de la racha que llevamos. Al final ahora ser muy muy críticos tampoco considero que sea bueno, porque estaríamos castigándonos. Hay que ser realistas, estamos en una situación en la que no estamos bien, estamos encajando goles y en esta categoría es clave no encajar porque al final somos un equipo que genera ocasiones, que ataca. Al final el partido de Huesca se resume en lo que viene siendo la temporada, encajamos y a partir de ahí se complican las cosas.

–¿La lectura positiva es que estando mejor o peor tuvisteis opciones hasta el último minuto?
–Tampoco tenemos que hacer mucho hincapié en lo que ha pasado, sino en los errores que evidentemente los hay y hay que analizarlos. Hay que corregirlos y mirar hacia delante que al final es donde lo vamos a solucionar todo.

–¿Cómo se solucionan esos errores que se vienen repitiendo?
– Creo mucho en el entrenamiento, en el día a día, tú juegas como entrenas. Con un buen entrenamiento y haciendo hincapié en los aspectos que necesitamos reforzar: mantener la portería a cero y tener un orden defensivo. En cualquier caso la actitud y el compromiso no pueden faltar nunca porque es una de las bases para poder funcionar.

«Estamos en esta situación por méritos propios. Tenemos que intentar salir del bache pero sin dramatizar, no es un drama» –¿Es más difícil afrontar los partidos desde esos puestos de descenso?
–La clasificación es un poco engañosa, porque empatar en Huesca te saca de los puestos de descenso que parece que ya estás salvado y no es así. Estamos en la situación que estamos por méritos propios y tenemos que intentar salir de ese bache, pero tampoco sin dramatizar porque no es un drama.

– El hecho de que haya varios jugadores en la plantilla que vengáis de sufrir un descenso a Segunda B. ¿Puede ayudar a llevar una situación así?
–Sí, no tengo duda. Esa experiencia, el mantener el nervio calmado, no agobiarte... porque sabes cómo suelen pasar esas situaciones, que el que más mantenga la calma más beneficio sacará del equipo y aquel que se ponga nervioso y le entren dudas será el que bajará.

–¿A qué achacas la diferencia entre el rendimiento como local y como visitante en los últimos meses?
–Tampoco puedo decir que haya un motivo, porque nosotros es verdad que somos un equipo que intentamos tanto en casa como fuera tener el control del partido, tener el dominio de la pelota... pero no podemos achacarlo a un motivo concreto. Es verdad que tenemos que dar un salto de calidad fuera de casa porque en el Reino estamos siendo sólidos y aunque nos cueste ganar los partidos al final los sacamos adelante.

«Creemos en el estilo, si no se  lo diríamos al míster, pero debe ir acompañado de actitud, compromiso y sacrificio» –Cuando las cosas no marchan bien siempre se mira hacia posibles cambios. ¿En el vestuario habéis hablado alguna vez de que igual habría que variar el estilo de juego?
–No, desde luego que no. Con el estilo tienes que ir hasta el final, porque es en lo que creemos, si no creyésemos en ello seríamos sinceros y le diríamos ‘oye míster, no creemos en lo que estamos haciendo’. Las cosas se hacen con un porqué, pero todo ello debe ir acompañado de actitud, de compromiso, de sacrificio y de ir todos a una, en el momento en el que cada uno hiciera la guerra por su cuenta sería en el que nos equivocaríamos e iríamos para abajo. Mientras sigamos todos unidos y con nuestro estilo, que eso no conlleva no tener carácter y ese punto de lucha en los momentos en que haya que achicar agua... el estilo es innegociable.

–En lo más inmediato, el domingo llega el Rayo. No parece el mejor rival para llegar con urgencias...
–¿Por qué no? Es un equipo que está ahí arriba, pero le hemos ganado al Huesca o el Osasuna en casa que a priori son del estilo del Rayo. Eso no quita que de verdad tenga una dificultad superior a los últimos partidos que clasificatoriamente podemos ver que el Sevilla y el Lorca están más abajo, pero tampoco creas que es algo que nos alarma el Rayo, lo respetamos obviamente, pero somos capaces de ganarlo.

–¿Os puede venir bien que sea un equipo que juega abierto como vosotros?
–Ahora mismo más que centrarnos en el rival debemos hacerlo en nosotros mismos, en sacar el carácter, la sangre y el alma que tenemos, porque partiendo de ahí es de donde se sacan los partidos.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle