Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Grafitero "por amor al arte"

Grafitero "por amor al arte"

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Cristina Centeno | 13/07/2017 A A
Imprimir
Grafitero "por amor al arte"
Muros de arte Manuel García es joven pero lleva más de una década con un spray entre las mano y luchando por vivir de su pasión, el arte urbano que él diferencia de la connotación ilegal del grafiti
Creció con un spray entre las manos y aunque no llega al cuarto de siglo de edad ya tiene larga experiencia en esto del grafiti. Manuel García es otro de esos leoneses que ha llenado de arte muchos de los muros de la provincia de León, buscando su estilo con los años y luchando mural tras mural para poder vivir de ello.

Empezó como casi todos. Sólo tenía 15 años cuando, junto a su grupo de amigos, comenzó a conocer «la cultura del hip-hop, el rap y todo lo que rodea» a este movimiento y «nos involucramos más en el tema del grafiti», confiesa, fue «por amor al arte». Hoy en día, únicamente dos de ellos siguen pintando. El dibujo ‘engancha’, «vas cogiéndole el gusto», creciendo y perfeccionando tus trabajos, hasta que llega el día que te ves con la fuerza de convertir lo que empezó siendo un ‘hobby’ propio de la adolescencia en tu forma de ganarte la vida.

Uno de sus grafitis por el que le identifican en León es por los labios del depósito de Puente Castro Hace ya más de un lustro que «empecé a tomármelo más en serio», explica, desvinculando sus inicios con el grafiti, «asociado a lo ilegal», lamenta, con lo que en la actualidad realizan un numeroso grupo de jóvenes leoneses entre los que él se encuentra, «arte urbano, lo que se hace en exhibiciones».

Su formación ha venido a base de experiencia. Estudio el bachillerato artístico en la Escuela de Arte de León, donde también hizo un módulo de estampación y grabado, estudios en los que «aprendes muchas cosas de dibujo», asegura, aunque lo que sabe de grafiti ha sido «en la calle» y «a base de practicarlo».

Donde ha practicado mucho es en un local que su padre le cedió para que lo utilizara como estudio, en el Polígono X de León. Allí tiene una muestra de su evolución, de los grafitis de coloridas letras con los que empezó a retratos en blanco y negro o ojos con todos los detalles que perfecciona ahora. Una especie de exposición propia que ha ido cambiando, porque las paredes tienen varias capas de pintura, y que utiliza para mostrar su estilo a los que le encargan algún trabajo.

Para ello hace ya un tiempo que está dado de alta como autónomo y «quiero vivir de ello», aunque por el momento «lo intento» y «subsisto con lo que voy haciendo». Pero tiene claro que ese momento llegará a base de trabajo, «al cabo de los años vas cogiendo mucha experiencia, haces murales mucho más grandes, vas creándote un nombre y te van llamando de más sitios», confía, asegurando que «el boca a boca es la mejor publicidad en esto».

Hoy en día, «a la gente le gusta lo que hacemos», algo que «ha cambiado muchísimo» y reconoce que en la actualidad «hay un ‘boom’ del arte urbano, está de moda y cada vez hay más concursos y exhibiciones, antes no había tantas, pero siempre intentas apuntarte a todas». Algunas de ellas están fuera de León, pero suelen ir varios desde la provincia, «no somos muchos, nos solemos llevar muy bien y nos juntamos para estas cosas», explica Manuel García, que firma los grafitis con su nombre.

Ya es autónomo, pero no ha logrado todavía vivir de su trabajo, algo por lo que "estoy luchando" Llevan su rúbrica, por ejemplo, los labios rojos que están pintados en una de las paredes de los depósitos de Puente Castro, junto a los ojos de Dadospuntocero. Por este grafiti «me asocian mucho», asegura, y con esa intención lo hizo. Entre los que ha hecho por encargo, él se queda con el que hizo junto a un compañero, Darío, en una nave agrícola en San Martín del Camino, un tractor con una empacadora y paisaje que «nos llevó una semana y media de trabajo». Eso sí, «no pongo preferencia por ninguno, porque mientras más haces más intención pones y más te gusta el que acabas de hacer», confiesa.

Trata de participar en todas las exhibiciones que están a su alcance, de las que destaca el Art Aero Rap de La Bañeza, que se celebrará también este año, en el mes de agosto. Pero no para. Este sábado, por ejemplo, estará en Barrientos de la Vega (Valderrey) donde pintarán «una pared muy grande» para dar el pistoletazo de salida al festival ‘Superbebientes’.
Volver arriba
Newsletter