Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

¡Gracias, Ángel!

¡Gracias, Ángel!

OPINIóN IR

10/01/2019 A A
Imprimir
¡Gracias, Ángel!
El otro día recibí una de las noticias que más tristeza me ha provocado últimamente, la galería de arte Ángel Cantero cierra sus puertas. Miren ustedes en León no vayan a creer que los artistas lo tienen fácil y más si hay presiones diarias contra ellos. Sé muy bien de lo que hablo, soy artista, soy de León. Una ciudad que vanagloria a los pseudos, por que de estos en la ciudad hay muchos, pseudos artistas, pseudos escritores, pseudos músicos y así un largo etcétera. Por el lado contrario hay grandes, muy grandes creadores de todas las disciplinas, pero si se fijan en los eventos de la ciudad son siempre los mismos los que aparecen en los carteles, algo que ya huele más que mal, más que podrido, institucionalizado. Una situación que no beneficia en nada a los que realmente viven por y para la cultura, teniendo que comer todos los días lentejas si hace falta para seguir en el candelero. Ante toda esta situación hace cinco años abrió las puertas la galería de arte Ángel Cantero, con una intención clara de aportar arte a la ciudad y siempre contando con los artistas locales. Aquello no era una galería, era un lugar para reunirnos, conversar de arte, de la vida, compartir experiencias y animarnos en la lucha de la supervivencia. Déjenme que les diga que nombres de la cultura como Carlos Viuda, Nuria Palencia o Juan Antonio Cuenca entre otros muchos nombres, estábamos allí, era nuestro espacio, donde recibíamos a los artistas de otras ciudades y conversábamos sobre su obra. Un lugar donde aprendíamos unos de otros, ni historiadores de arte o en bellas artes se habla tan sinceramente del arte y créanme que he pasado por las dos facultades años antes de dedicarme a la comunicación. Como bien dice una niña que conozco, «me cago en todo lo cagable», pues sí, rabia y consternación. No todo queda en balde, estos años los guardaremos como oro en paño en nuestra memoria. Maldita la ciudad que escupe y reniega de sus mejores activos culturales en pro de unos pocos que no valen ni para salir de cortos, por que no hay dios que los aguante de lo petardos que son. Aún están a tiempo de comprar alguna obra, en estos días Ángel Cantero saca todo arsenal disponible de su almacén para ponerlo en venta. Una buena oportunidad para llevarse arte, del de verdad a sus casas. Mi sangre leonesa, la que muy pocos tienen, ahora mismo hierve al ver la desconsideración de mis paisanos y su indiferencia empoderando a quienes deben de salir ya de instituciones y otros lugares para dar paso.
Volver arriba
Newsletter