Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Gordo: "Se me ponen los pelos como escarpias al pensar en volver a León"

Gordo: "Se me ponen los pelos como escarpias al pensar en volver a León"

DEPORTES IR

Dani Gordo dirige al Abanca Ademar durante un partido de su etapa como primer técnico ademarista. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Dani Gordo dirige al Abanca Ademar durante un partido de su etapa como primer técnico ademarista. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 05/11/2019 A A
Imprimir
Gordo: "Se me ponen los pelos como escarpias al pensar en volver a León"
Balonmano / Liga Asobal El técnico del Nava regresará el viernes al Palacio por primera vez desde que abandonó el Ademar en 2015 / Con Cadenas hablo casi a diario, la ilusión que transmite contagia"
Dani Gordo estuvo una década en la estructura del Abanca Ademar, los tres últimos años con un rol principal. En la temporada 2012/13 fue segundo del ahora de nuevo primer entrenador ademarista, Manolo Cadenas, y en las dos campañas siguientes, quizá las dos más complicadas de la historia reciente del club por la drástica reducción presupuestaria al estar en pleno concurso de acreedores, fue el técnico del primer equipo. Tras dedicarse un tiempo a temas de cantera y pasar por las Islas Feroe, llegó a un Nava al que subió a Asobal, donde está siendo además la revelación, y con el que visita León este viernes por primera vez desde su marcha.

–¿Qué sentimientos te provoca volver a León más de cuatro años después?
–Al Palacio he vuelto como espectador, que he estado en varias ocasiones viendo al Ademar, pero está claro que esto es diferente y que es un partido que está marcado en el calendario. Intentas que sea una semana normal, pero otra cosa será cuando aparezcamos con el bus por Sáenz de Miera.

–¿Hay más nostalgia, ganas o ánimos de revancha al pensar en ello?
–Revancha seguro que no, pero son muchas emociones, no sólo para mí, para Yeray, Raúl, Rodrigo, Ernesto o Eduardo que también vuelven será un día especial. La verdad es que a mí se me ponen los pelos como escarpias al pensar en ese regreso a León. Cuando has dado mucho, lo mejor de ti mismo, a un club, tenerle enfrente es siempre jodido.

«Recuerdos, batallas, alegrías y algún palo me vendrán a la mente. No me planteo cómo me recibirán, lo respetaré» –¿Qué crees que pasará por tu cabeza en ese cuarto de hora previo al inicio, con el Palacio ya con mucha gente?
–Muchos recuerdos, batallas y alegrías, y algún que otro palo. Pero sobre todo muchas caras, porque al final fueron 10 años allí, hice muchos amigos, tuve la gran suerte de entrenar a muchos jugadores de altísimo nivel y creo que podría reconocer dónde se sienta cada socio. Estará cargado de emociones y de recuerdos, y sólo espero que el aficionado vea un buen partido.

–¿Esperas un buen recibimiento?
–No lo he pensado. Habiendo ido las cosas de una forma u otra, siempre he dicho que la afición de León es soberana y cómo me reciban es algo que no me planteó y que respetaré, porque no depende de mí.

–Reencontrarse con Cadenas, con quien estuviste una campaña de segundo, será también especial...
–Con Manolo mantengo contacto casi a diario. Ahora que ha vuelto más aún, porque cogen los equipos que dejamos y compartimos mucha información. Siempre es un placer hablar con él. Al final somos los dos únicos técnicos de la historia reciente que han vuelto al Palacio de visitantes y, aunque será algo raro, es una satisfacción.

–¿Hay un pique especial ahora que se acerca el encuentro?
–No, es que yo tengo con él la misma relación desde que estuvimos juntos en el banquillo y al final Manolo habla a diario con muchos entrenadores como Pastor o Jordi Ribera. Cada uno tirará el viernes a ganar, pero el simple hecho de que esté en Leon y ver la ilusión que tiene en el proyecto... es contagiosa. Tengo la gran suerte de que en muchas cosas me intento apoyar en él y que intenta hablar conmigo en otras en las que cree que le puedo ayudar.

–También quedan muchos jugadores de los que tuviste a tus órdenes...
–Será muy especial medirme a Jaime, José Mario, Mario, Gonzalín, Carou… estuvimos en muchas batallas juntos y en esta tocará ser del otro bando. Siempre que nos encontramos la relación es muy buena, el tiempo pasa y nos hacemos grandes, pero estuvimos juntos ayudándonos en una parte de nuestra carrera.

«No me imaginaba volviendo porque ni sabía lo que iba a hacer con mi vida. Parar y recomponer ideas vino bien» –¿Te podías imaginar regresando con otro equipo al salir de León?
–Me lo preguntaban al irme y decía que ni sabía lo que iba a hacer con mi vida. No tenía claro por dónde enfocarla, en aquellas épocas tuve que recomponer ideas y me vino muy bien parar. Desde luego, si me dicen que es con Nava, que cuando dejo León acababa de subir a División de Honor B... pues era inimaginable. Pero aquí se está haciendo un trabajo muy bueno, la gente confió en lo que les propusimos y tuvimos la suerte de que la Junta, la afición y el presidente se volcaron con el balonmano.

–Vais sextos y sólo os han ganado, y sufriendo, Cuenca y La Rioja. ¿Podías imaginarte un arranque de liga así?
–Estaba muy contento con la composición de la plantilla y lo estoy con el trabajo diario de los jugadores. Tenemos que tener un alto nivel de exigencia y dar a todos los puntos un valor extra.

–¿Ha cambiado mucho el Dani Gordo de León y el que vuelve con Nava?
–No es algo que tenga que decir yo, pero yo creo que sí, está claro que el paso de los años y la madurez nos afecta a todos. La etapa de León fue de mucho aprendizaje y conocimiento, tuve la suerte primero de estar un año con uno de los mejores entrenadores que ha habido en el balonmano español como es Cadenas, y luego dos en un vestuario que fue mi mejor maestro. Esa experiencia ha habido que pasarla a limpio y reposarla, pero gran parte de ella intento aplicarla aquí. Digamos que aquel Dani Gordo era el 3.3 y este el 3.8.

«El Ademar es ya puro estilo Cadenas. Tiene su sello de defensa, intensidad, muchos jugadores protagonistas...» –El Nava es la revelación, pero ¿te esperabas que con el teórico bajón de nivel y las lesiones el Ademar empezara así la liga?
–Estando Manolo sí. Sabes que vuelve a León para transmitir emociones, y el club con él está llamado a vivir al menos tres temporadas apasionantes. Les veo jugar y son puro estilo Cadenas: defensa e intensidad, muchos jugadores en pista y todos siendo protagonistas e importantes... el equipo tiene su sello y su mejor fichaje es la ilusión que transmite día a día.

–¿Se le puede meter mano al Ademar?
–Son 60 minutos, pero somos conscientes de que nuestras opciones pasan por hacer un partido casi perfecto. Venimos en buena racha y con mucho que ganar y poco que perder, pero somos conscientes de que el primer objetivo es competir y disfrutar de lo que supone para Nava jugar contra el Ademar y con televisión en abierto. Será un día inolvidable.
Volver arriba
Newsletter