Publicidad
Globos led

Globos led

OPINIóN IR

30/11/2020 A A
Imprimir
Globos led
Ya andan por el centro los vendedores de globos led, esa especie de coloridas medusas de plástico pinchadas en un palo que hace tres años jubiló a Pluto, a Pepa Pig y a la Patrulla Canina, imagino que aquejados de gases crónicos. Les han fastiado a los fotógrafos, tan aficionados a sacar a Dora la exploradora en contraste con la Dolorosa en las soleadas tardes de Semana Santa. Es una consecuencia más de la electrificación total de nuestra vida, todo enchufado a la corriente o a la pila, desde el cepillo de dientes hasta el succionador de clítoris, sin olvidar el maridito para sustituir a la bolsa de agua y al saquín de semillas, o las persianas, que ya te puedes acordar de dejarlas arriba antes de que corten la luz. No es nostalgia del neolítico, al menos no todo porque lo que claramente es una ventaja es la progresiva eliminación de los cables de alimentación de múltiples dispositivos: el cepillo de dientes o el succionador de clítoris enchufados a los 220 voltios de la red doméstica, con el cable cruzando entre el lavabo y la bañera o por encima del gato hacen que el ‘gadget’ resulte un poco menos atractivo. Para los que le damos a la tecla nos facilita también la escenita de coger el ordenador y lanzarlo con furia cuando nos revientan la exclusiva del siglo o nos traiciona una fuente. Así es el día a día de esta profesión. Pensando en estas cosas me entra la nostalagia de cuando nos veníamos arriba con la videoconsola y tirábamos del mando como si fueran las riendas de la cuádriga de Ben-Hur y se venía todo abajo cual imperio Romano, consola, cartucho, partida, récord y la diversión de la tarde. Y con el culo de los globos de quiosco y el cartón del rollo papel higiénico hacíamos capalobos para dispararnos con todo el cariño chinas y garbanzos. Veo esos globos led y me da morriña de aquellos espantados pikachus preñados de helio atrapados entre las vigas del hipermercado, f lotando sobre los lloros de esos desangelados niños. Y como la especie evoluciona, seguro que pronto también le quitan el cable a los led y vuelven los lloros.
Volver arriba

Newsletter