Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Gemma Villarroel: "Es normal que nos miren con lupa"

Gemma Villarroel: "Es normal que nos miren con lupa"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Rosa Álvarez | 20/05/2017 A A
Imprimir
Gemma Villarroel: "Es normal que nos miren con lupa"
El Confesionario Informática de profesión y reconocida como deportista, dio el salto a la política en el año 2015. Desde entonces es concejala y portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento
–¿De qué pecados te confiesas?
–De ser un poco impaciente. Me gusta tener las cosas para ya. Me exijo mucho y también exijo mucho a la gente que está a mi alrededor.

–¿Quién o qué te tentó para que hace un par de años decidieras que querías involucrarte en política?
–Me tentó principalmente la situación que estábamos viviendo y el tener constantes debates en casa con la familia y con los amigos y, en concreto, un amigo que me dijo por qué no daba el paso, que había que cambiar las cosas desde dentro, y me convenció.

–Esos objetivos que buscabas en ese primer momento, ¿se están cumpliendo?
–Algunos sí se van cumpliendo gracias a la constancia, a ser insistentes, a la perseverancia... En otros no decaemos y pretendemos que al final se cumplan.

–Hasta entonces compatibilizabas tu profesión como informática con tu pasión por el deporte. Has vencido en torneos y campeonatos hasta situarte entre las mejores de España en squash, ¿esa constancia y sacrificio que exige el deporte te ha servido para ‘sobrevivir’ en el día a día en política?
–Desde luego. En la política y en cualquier otro ámbito, el deporte te da unos valores que no aprendes en otros.

–¿Es más fácil vencer en la cancha que en los despachos del Ayuntamiento?
–Al final como en todo. Partido a partido y despacho a despacho. Hay partidos que son más fáciles de vencer en la cancha y negociaciones o acuerdos con personas en los despachos que son más fáciles y otros más difíciles.

–¿Sigues pudiendo compaginar el deporte con el trabajo?
–Al principio no, porque es verdad que es un cambio muy radical de profesión y la administración pública si no la conoces requiere un esfuerzo mayor, pero a medida que ha pasado el tiempo he conseguido organizarme e ir a entrenar por lo menos tres veces a la semana para seguir practicando un deporte que me encanta y que, además, me ayuda mucho mentalmente a desconectar y a poder estar fresca para el día siguiente.

–Con un PP que Gobierna en el Ayuntamiento sin mayoría y que necesita el apoyo de Ciudadanos para tomar aquellas decisiones que son más importantes, vuestros movimientos se miran con lupa, ¿existe un mayor miedo a equivocarse?
–Miedo no, pero sí respeto y responsabilidad. Es normal que nuestros movimientos se miren con lupa y nos gustaría que los movimientos de todos los partidos políticos se miraran con lupa. Precisamente por no haber estado vigilantes hemos llegado a la situación a la que hemos llegado, en la que la política está tan mal vista y tan dañada.

Rectificamos y estamos orgullosos de haberlo hecho y de apoyar la construcción de un Conservatorio. Se puede cambiar de opinión cuando profundizas o cuando escuchas un punto de vista que no habías escuchado previamente–Sí que habéis tenido que rectificar, que entonar el mea culpa en alguna ocasión…
–Concretamente en una en lo que llevamos de legislatura, aunque hay que ser humildes en este aspecto. Es verdad que en el tema del Conservatorio en principio nos pareció una buena opción recuperar un edificio que estaba en desuso, pero nos dimos cuenta escuchando a las personas de que no es lo que querían, de que nos merecíamos otra cosa. Rectificamos y estamos orgullosos de haberlo hecho y de apoyar la construcción de un Conservatorio. Se puede cambiar de opinión cuando profundizas o cuando escuchas un punto de vista que no habías escuchado previamente. No es algo malo, debemos acostumbrarnos a no enrocarnos en una decisión.

–Después de la experiencia de estos dos años, ¿si pudieras retroceder y decidir de nuevo, volverías a apostar por la política?
–Sí, porque entiendo que es el sitio en el que hay que estar si quieres realmente cambiar algo. Si quieres aportar tu granito de arena, ser útil a la sociedad, tienes que estar dentro.
Volver arriba
Newsletter