Publicidad
Garaño y Rioseco, magníficos cotos

Garaño y Rioseco, magníficos cotos

DEPORTES IR

Rioseco y Garaño son dos puntos habituales de reunión de pescadores. | R.P.N. Ampliar imagen Rioseco y Garaño son dos puntos habituales de reunión de pescadores. | R.P.N.
Rodrigo Prado Núñez | 09/10/2020 A A
Imprimir
Garaño y Rioseco, magníficos cotos
Pesca A unos 40 kilómetros de la capital en el entorno de los embalses de Selgas y Barrios respectivamente se encuentran dos de los cotos más solicitados
Los cotos de Garaño y Rioseco, ambos situados a unos 40 kilómetros de León capital, son dos de los lugares favoritos de muchos de los pescadores de la provincia por sus características únicas que los convierten en dos apuestas seguras para una gran jornada de pesca en diferentes puntos de la geografía leonesa.

El coto de Garaño, situado a tan solo 35 kilómetros de León capital, es una buena alternativa para la pesca a finales de la temporada. Situado en una bella zona y aguas abajo del embalse de Barrios de Luna que le separa de la alta montaña, tiene una longitud de 5, 69 kilómetros y un número de 10 permisos máximo. El límite superior se encuentra en la central hidráulica de Mora de Luna, siendo el límite inferior el pozo conocido como ‘Peña Lengua’ aguas abajo del pueblo de Garaño.

Los mejores meses para pescarlo son abril y mayo, a principio de temporada, y septiembre y octubre al final, cuando los desembalses para el riego ya han finalizado y el río normaliza su caudal. Los accesos al coto son por la carretera de León a La Magdalena.

Si el río baja con un caudal estable es muy propicio para pescar a mosca seca y a la leonesa, pero este coto de Garaño es muy variable y a veces nos sorprende de tal manera que cuando mejor le vemos peor se comporta y viceversa.

Truchas tiene muchas y de una bella librea que las diferencia a las de los demás ríos. El trazado del río en este tramo acotado es casi perfecto para la pesca a todas las modalidades. La trucha tiene muchos refugios naturales, corrientes, pozos y tablas.

Las mejores zonas para pescar este tramo acotado son las tablas y corrientes que se encuentran al principio del coto, próximas a la central de Mora de Luna y a un kilómetro aguas abajo hasta el Puente de Vega de Caballeros. En todo este tramo la práctica de la pesca resulta fácil y cómoda, aunque abunda la vegetación en las orillas también existen muchos tramos despejados. Otra buena zona es la desembocadura del arroyo de Portilla, hasta el pozo de ‘La Ganza’ y el pozo de ‘Escobio’, donde se cobijan grandes ejemplares de truchas. Al final del coto, unos trescientos metros antes del límite inferior, existen unas buenas raseras y ya frente a Garaño pueblo, el pozo de Peña Lengua, es una buena zona de pesca.

El coto de Rioseco

El límite superior está en la misma cabecera del embalse de Selgas, siendo el límite inferior el Puente de Santibánez, que va hasta Santa María de Ordás. La longitud del coto de Rioseco es aproximadamente de 5, 64 kilómetros. Siendo la distancia desde León de unos 40 kms. Desde León, lo más corto es ir por la carretera de Caboalles hasta Camposagrado y de ahí a Villanueva de Carrizo. La parte superior del acotado, aguas debajo de embalse de Selgas, tiene unas tablas hermosas donde practicar el lance para, una vez llegados al puente de Tapia de la Ribera a Selga de Ordás, encontrar un lugar paradisíaco, muy cerrado por la vegetación de orilla y que nos deparará muchas sorpresas agradables. Es difícil de andar, pero muy bueno para la pesca. El río, a continuación, se abre presentando tablas hermosas par el lance, con total comodidad. Es más, se puede cruzar a la otra orilla, gracias a una rasera muy ancha que lo permite. Después, las tablas se suceden. Unas veces son de aguas rápidas, otras se acomodan y se calman, pero todas ellas poseen abundante vegetación acuícola.

Después de unos 800 metros, llegamos a una de las mejores zonas del acotado. El río se topa con una inmensa pradería que sirve de cobijo para los pescadores y sus familias, es la zona donde más pescadores se concentran y se encuentra un poco por debajo de Tapia de la Ribera. Frente a la pradera, el río ofrece una hermosa tabla, después una extensa rasera en caída hacia otra tabla, otra rasera y así hasta llegar a una curva donde el Luna choca con una gran roca y forma un pozo precioso donde las sorpresas son abundantes.

Luego el río se vuelve a cerrar a causa de la vegetación de orilla, pero podemos pescar con garantías. Tabla tras tabla, rincón tras rincón, hasta llegar a Rioseco de Tapia, otra buena zona de pesca, o al menos de las más visitadas por los aficionados. Las zonas más atractivas están frente al pueblo. Muchos eligen lo más bajo del coto, hasta llegar al puente de Santibáñez de Ordás, que también suele dar muy buenos resultados.

Todo el acotado es bueno, pero como en todos los regulados la pesca siempre depende del caudal, que el día sea propicio y que las truchas quieran picar. Buena pesca.

El Covid adelanta la veda para muchos pescadores leoneses


Para los pescadores de los municipios de León y San Andrés del Rabanedo la pesca de la trucha, por este año, ha finalizado.

Las limitaciones de la movilidad, que están previstas hasta el 20 de octubre, impiden la entrada y salida de los habitantes de estos dos municipios, salvo casos debidamente justificados y la pesca no figura dentro de los desplazamientos autorizados. Por lo tanto, aquellos pescadores que hayan abonado permisos de pesca correspondientes a las fechas de vigencia del estado de confinamiento podrán solicitar la devolución de los importes ante los servicios económicos de la Junta de Castilla y León.

Por otra parte, han comenzado la devolución de los permisos de cotos de pesca en la Comunidad que no se pudieron disfrutar durante el estado de alarma a causa de la falta de movilidad y que fueron solicitados en tiempo y forma ante la Junta de Castilla y León.
Volver arriba
Newsletter