Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Gago vuelve a Villahierro

ACTUALIDADIR

Imagen de vídeo
L.N.C. | 20/12/2016 A A
Imprimir
Gago vuelve a Villahierro
Caso Carrasco Ha ingresado en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas a última hora de la tarde de este lunes ante una gran expectación
Raquel Gago ya está en prisión. Ha ingresado esta tarde a las 21:00 horas en el Centro Penitenciario de Villahierro en Mansilla de las Mulas ante una gran expectación.
A la puerta de la prisión, Gago ha explicado que entra "como inocente", "que nunca se ha sabido la verdad" y que en el proceso ha habido "muchas irregularidades".  La condenada ha explicado que no se trata de opiniones, "ni la suya, ni la de los periodistas, ni la de nadie".  Apuntó también que "los hechos están en la documentación" y que "cualquiera los puede consultar".

La ex agente de Policía Local llegó en un con su hermana, su padre y el abogado que la asistió en la última vista, Felipe Miguel Lozano Alonso.

Gago, ex agente de la Policía Local de León, ingresa finalmente para cumplir condena por cómplice del asesinato de Isabel Carrasco (12 años) y por tenencia ilícita de armas (2 años). Lo hace después de que su defensa pidiese una demora de diez días para ingresar en prisión a lo cual se ha negado este mismo martes la Audiencia Provincia de León.

Ahora llevarán su caso ante el Tribunal Constitucional según han avanzado sus abogados y además pedirán su indulto, para lo cual la familia de la acusada ha puesto en marcha una recogida de firmas en Change.org. "Sigo diciendo que soy inocente y que como tal me voy a prisión", fueron algunas de sus declaraciones a La Nueva Crónica antes de pasar de nuevo por la Audiencia de León el pasado viernes. 
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle