Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

"Fusilaron al hombre y mataron al arte"

CULTURASIR

Año 1927, Modesto Cadenas ente los cuadros de una exposición en Lisboa, Portugal, uno de los países que visitaba con frecuencia e influyó en su obra. | ICAL Ampliar imagen Año 1927, Modesto Cadenas ente los cuadros de una exposición en Lisboa, Portugal, uno de los países que visitaba con frecuencia e influyó en su obra. | ICAL
Fulgencio Fernández | 19/03/2017 A A
Imprimir
"Fusilaron al hombre y mataron al arte"
LNC Domingo Modesto Sánchez Cadenas, fue uno de los fusilados en el ‘grupo de Miguel Castaño’, por lo que además de acabar con su vida asesinaron su carrera artística y condenaron al olvido a un gran artista, del que jamás se ha hecho una exposición en España, sí en Francia
Modesto Sánchez Cadenas es uno de los nombres que siempre aparece en el listado de los leoneses ejecutados el 21 de noviembre de 1936 en el campo de tiro de Puente Castro, junto a personajes como el gobernador civil leonés, Emilio Francés Ortiz de Elguea, el presidente de la Diputación y abogado, Ramiro Armesto, el alcalde de León, Miguel Castaño Quiñones, el líder sindicalista minero, Antonio Fernández Martínez, el catedrático, Manuel Santamaría Andrés, el padre del pintor José Vela Zanetti, Nicóstrato Vela, o el profesor Lorenzo Martín Marasa, entre otros. Junto a su nombre se añade su profesión, pintor.

Su hija:"Fue tan cruel lo que pasamos que sólo queríamos olvidar como nos repetía nuestra madre" Y poco más se ha sabido y escrito de este leonés, cuya familia sufrió una dura represión y exilio, y que regresaron a esta ciudad. Baste un ejemplo: jamás se ha hecho una exposición sobre Modesto S. Cadenas ni en España, ni por supuesto en León, después de ser asesinado. Tan solo está documentado que un cuadro suyo estuvo en una colectiva de la Casa de León en Madrid en los años 50, parece que cedido por su propietario, un particular. Sí se le hizo una exposición/homenaje en 2008 en Francia, donde su familia estuvo en el exilio. La totalidad de los cuadros de esta exposición eran de propiedad privada pero el comisario de la muestra, admirador de la biografía y la obra del leonés, realizó un intenso y exhaustivo trabajo de recopilación de obras.

Con motivo de esta exposición pude hablar con Milagros Sánchez, a través de amigos comunes pues la hija del pintor asesinado era reacia a hablar.

- ¿No cree que además de matar a su padre también se silenció su obra?
- Nosotros tampoco quisimos hacer nada. La política me horroriza, fue tanto lo que pasamos y tan cruel que sólo queríamos olvidar, así nos lo repetía siempre mi madre, su viuda, que sólo quería pasar página pues ella fue quien más sufrió, tuvo que irse a Francia, con su recuerdo y sus obras.

Su nieto, el abogado leonés Jorge Revenga, añadía: «Mi abuela marchó de aquí sin nada absolutamente, con una mano delante y otra detrás».

Es fácil imaginar la dureza de aquellos años para la viuda —y las hijas— de Modesto Sánchez Cadenas.

En sus cartas se le veía convencido de que no le mataban, menos en la última Había sido otra muerte tras «juicio sumarísimo» de este leonés universal, artista, viajero y miembro del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y secretario de la Casa del Pueblo. El carácter de Sánchez Cadenas hizo que «no temiera por su vida» pues era «un artista, idealista... Era secretario del Ateneo Obrero, era un socialista culto, burgués, para qué ocultarlo, pero muy concienciado con las reivindicaciones de los obreros», señalaba entonces Rodríguez Lozano y su hija Milagros incidía en lo mismo: «Hasta última hora, en las cartas que enviaba desde la cárcel estaba convencido de que no lo matarían. En la última ya sabía que no saldría vivo».

En la Casa de León

Ya se ha señalado que la única presencia de la obra de Modesto Sánchez Cadenas en una muestra en España fue la presencia testimonial de un cuadro en una exposición colectiva en la Casa de León en Madrid en los años 50. Y es precisamente esta «embajada leonesa» en la capital de España la que ha dado otro paso en la recuperación de la figura del asesinado pintor leonés. Fue el pasado viernes en un acto que acogió la presencia de dos historiadoras que han investigado sobre el pintor leonés, tratando de llenar parte del vacío y el silencio sobre su obra. Son las historiadoras Rosa María Olmos Criado y Rosa María Corral Díez, que estuvieron arropadas por un buen número de asistentes al acto. Olmos Criado señala que «nos centramos más en su faceta artística, con algunas pinceladas sobre su biografía para, sobre todo, lamentar que su muerte prematura le llega en un momento de clara evolución, positiva, por lo que resulta imaginar hasta dónde podría haber llegado Modesto Sánchez Cadenas como pintor. No hace falta incidir en la tragedia humana que supone una muerte así, lo que debieron sufrir su viuda y sus hijas».

Había viajado y era un artista en constante y positiva evolución, es difícil saber dónde habría podido llegar Señalaron las historiadoras que no resultó nada fácil para ellas estudiar y analizar la obra del pintor leonés, por la escasa documentación existente. Hablaron de diversas etapas: «Durante un tiempo, breve, estuvo encuadrado en unas lineas modernistas para pasar después a sus cartones leoneses, en los que predominan los campesinos del Páramo, con una forma de representación pictórica muy particular, en la que se nota que va conociendo y asimilando nuevos lenguajes, por los que va introduciendo en su obra formas cubistas, con una evidente influencia de Modigliani». Resume Olmos que «su obra está en permanente evolución y son, a su vez, unos cambios muy peculiares, muy personales y, a mi forma de ver, muy acertada, por lo que nos deja una puerta abierta a que podría haber evolucionado hacia un excelente pintor, pero es una pena que nos queda, una incógnita».

La peripecia personal de Modesto Sánchez Cadenas y la posterior de su familia hace que su obra esté desperdigada, en manos de particulares, lo que hace más complicado su estudio y conocimiento. Rosa María Olmos lamenta que esta circunstancia ha propiciado que tampoco haya catálogos, que ayudan mucho a su estudio.

De momento, en Madrid ya saben algo más de Modesto Sánchez Cadenas.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle