Publicidad
Fuegos de artificio

Fuegos de artificio

OPINIóN IR

17/06/2022 A A
Imprimir
Fuegos de artificio
Hace unos días, probablemente de forma casual (o no), aparecieron unas cuantas noticias de edificios o actuaciones en esta provincia, todas ellas siempre en el candelero (‘en el candelabro’ que diría una muchachita de Valladolid que fue miss España). Eran, son, diferentes, pero, mire usted por dónde, cuando las juntas y las comparas, todas, todas ellas, tienen un común denominador.

Por partes y una por una.

El 30 de mayo, D. Pedro Saura, Presidente de Paradores, en el ídem de Benavente, nos dice que han invertido mucho dinero en el de León, que por supuesto no se olvida la segunda fase y que están involucrados hasta el fondo. Y todos los demás partidos exigen y/o aplauden.

Me voy a repetir. Cuando estaban en obras alerté de que, una vez derruida toda la parte de habitaciones que no eran el edificio histórico, lo que era la fachada posterior en la que conectaba el edificio de habitaciones, se había distribuido como habitaciones. Ni rastro de una posible conexión. Ya sé que esa conexión podría hacerse luego (ilógico), que hasta podría hacerse independiente (no funcional), pero lo cierto es que la solución actual se estructura como un conjunto hotelero completo y cerrado, con unos servicios medidos para lo que hay… y nada más.

O sea, que… eso es lo que hay.

El 4 de junio se hace público que se va a ejecutar la envolvente del Palacio de Congresos, léase ‘todo lo de fuera’. Aplausos de unos y apoyo de los otros.

¿Cuántos años hace que empezó la historia? ¿Cuántos años serán necesarios, siguiendo a este ritmo, para que esté completo? Aunque a lo mejor (o peor), estamos en el mismo proceso de Feve: poquito a poquito vamos gastando cantidades para mantener viva la llama y así evitar que se pueda pensar que, de terminar la obra, pues ná de ná.

Por cierto, aprovechando que el Pisuerga pasa por allí: El tren-tran sigue al tran tran y lo que te rondaré morena. Eso sí: unos aseguran que se sigue y los demás piden que se siga.

El 9 de junio ya nos dicen que lo de soterrar el Ave a su paso por Trobajo se estudia pero que más bien va a ser que no, que Adif lo está considerando, pero… Mientras unos se callan y otros lo reivindican.

Ese mismo 9 de junio nos enteramos que la red intermodal de transporte por ferrocarril designa a Valladolid nodo estratégico, al igual que Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Vitoria y Zaragoza, mientras nos aseguran que no se olvidan de Torneros, pero que se incluye León en el eje con Asturias y con Galicia con unas expectativas de ensueño.

Y esto de Torneros es algo que me asombra. Quien haya seguido esta columna recordará que más de una vez he puesto de manifiesto que, a pesar de todo lo que o bien ha desaparecido, se ha ido o se lo han llevado, la situación geográfica de la provincia, histórico centro de gravedad del noroeste y tradicional punto de distribución para el mismo, no se la iba a poder cargar nadie. Y yo que me las prometía tan felices.

Pues ni eso. Ahora resulta que Valladolid, a 200 km de Madrid, 300 km de Gijón y casi 500 de Coruña es un nodo más estratégico, y que coordinar el transporte de ferrocarril de una superficie que es casi la cuarta parte de España, se hace mejor desde un extremo y no desde el centro.

Y todas estas noticias, como ya escribía al principio, tienen un común denominador que el avispado lector ya habrá notado: todas son sí, pero… Pero el Hostal no tiene ninguna traza de que se vaya a continuar, el Palacio de Congresos, al igual que la integración de Feve sigue con la técnica de patada a seguir (damos otro poquito para mantener la llama pero…), el soterramiento en San Andrés está sobre la mesa pero… no lo verán tus ojitos chamberileros y lo de Torneros… tururú tururú.

Así que todo esto son fuegos de artificio para no decir que no pero tampoco que sí, porque, en realidad, la verdad del barquero, es que nadie se atreve a poner el cascabel al gato. Y así seguiremos, hasta que nos cansemos, nos olvidemos o que a alguien le dé la cosa tonta y nos cante la gallina.
Volver arriba

Newsletter