Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Fraude en el vino

Fraude en el vino

OPINIóN IR

24/05/2019 A A
Imprimir
Fraude en el vino
Hemos comenzado la semana con la noticia de una operación de la Guardia Civil que ha esclarecido un presunto fraude en el etiquetado del vino, en la Denominación de Origen Bierzo y en menor medida Tierra de Castilla y León, por un volumen de dos millones de botellas. ¡Dos millones de botellas! Si uno no se para a pensar lo que son dos millones de botellas no se hace una idea del tamaño del fraude destapado, pero esa cifra equivale a una cuarta parte de todo el vino etiquetado y embotellado de la denominación de origen Bierzo comercializado durante el año 2018. Dicho de otra forma, si cada español mayor de edad bebe una media de 21 litros de vino al año, y en León contamos con un censo de población de 433.000 personas mayores de dieciocho años, el vino defraudado es poco menos del que nos hemos bebido en esta provincia desde principios de año. Estamos ante un fraude que engorda la cuenta corriente de empresarios sin escrúpulos a costa de engañar al consumidor y de maltratar al productor de las uvas, un fraude que desprestigia la marca de calidad y por extensión el buen nombre de la comarca y de la provincia. Y siendo una buena noticia que se haya descubierto el pastel y como ocurre con las operaciones antidroga se haya incautado el alijo y una pasta indecente en metálico, no es menos cierto que el rigor en los controles en esta y alguna otra denominación de calidad es cuando menos cuestionable. El organismo de control, que en el caso de los vinos son los consejos reguladores y la Junta de Castilla y León como supervisora, debe de anticiparse a los defraudadores y debe de tener mecanismos de inspección que eviten el fraude. Los consejos están tardando en poner en marcha la certificación por certificadoras independientes, o en su defecto acreditar sus procedimientos propios, y utilizar los mismos criterios incluso en años en los que la cosecha es exigua. Porque, al consumidor, si se le engaña una vez, es probable que se marche y no vuelva, porque la oferta de vinos es amplia tanto en calidad como en precio.
Volver arriba
Newsletter