Publicidad
Franqueza y política

Franqueza y política

OPINIóN IR

07/09/2020 A A
Imprimir
Franqueza y política
Por desgracia para la gente como usted y como yo, que somos los que corremos con los gastos del asunto, entre otras muchas carencias que tienen los políticos que estamos manteniendo hoy en día es la falta de claridad a la hora de decir las cosas.

Siempre hay alguna excepción, tan honorable, pero en general habrá comprobado que desde hace años el uso de ambigüedades, falsedades, los rodeos y las difamaciones son el eje central de los discursos. Si es que se le puede llamar discurso a muchas disertaciones de papanatas que escuchamos a diario y que no son más que dar las cuatro ideas que un asesor le apuntó en una tarjeta o, en el peor de los casos, leer el comunicado que le escribieron en un folio.

Le cuento esto porque entre las honrosas excepciones de políticos que suelen llamar a las cosas por su nombre está el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, uno de los que más ha dado y está dando la cara durante toda la pandemia y, a mi parecer, de los pocos altos cargos de la administración autonómica que practican lo de «al pan, pan, y al vino, vino».

Francisco Igea dijo esta semana que le gustaría que alguien hubiera colocado en la plaza Mayor de Valladolid los 4.000 ataúdes de las personas fallecidas desde marzo en la Comunidad en lugar de sillas vacías, porque de ese modo entenderíamos mejor las cosas. Pero preferimos seguir mirando hacia otro lado y poner sillas vacías porque no se pueden organizar espectáculos, como cuando la máxima era salir a los balcones a aplaudir y pegar dibujos de arcoíris en las ventanas mientras dejábamos que España se convirtiera en un matadero, sobre todo en las residencias.

El vicepresidente tiene toda la razón. Si mientras España estaba haciendo el bobo viendo en las noticias a señoras de cien años que salieron de la UCI y niños que parecían hasta disfrutar del confinamiento las televisiones hubieran enseñado los camiones llenos de cajas que se movieron por las carreteras, los cementerios o los depósitos de los hospitales, quizás tal vez habríamos entendido todo mucho mejor. Lo dijo Igea muy bien dicho y con la franqueza que se ha perdido en la política.
Volver arriba
Newsletter