Publicidad
FP La Robla estalla, hartos de "paripés, mentiras y postureo"

FP La Robla estalla, hartos de "paripés, mentiras y postureo"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Estefanía Niño | 07/10/2019 A A
Imprimir
FP La Robla estalla, hartos de "paripés, mentiras y postureo"
Montaña central La plataforma celebró una protesta para denunciar que solo son mercancía para los concursales y que nadie pelea por la continuidad del centro
La comunidad educativa de la Escuela de FP Virgen del Buen Suceso de La Robla vuelve a la lucha tras los últimos acontecimientos que dejan en el aire la continuidad del centro de cara al próximo curso. Este lunes por la mañana, la Plataforma por la Defensa de la Escuela convocaba una concentración en el patio del centro en la que se leyó un manifiesto para explicar qué está pasando. Un manifiesto que comenzaba mostrando su «más profundo asco por la decisión que la Administración Concursal ha tomado el pasado 16 de septiembre por la que declara con nocturnidad y alevosía la apertura de la fase de liquidación de la FHVL, con esta decisión sabe que lleva a la escuela a su fin».

Relatan lo que ha sucedido durante los últimos años, desde la caída de la Hullera, como un «cuento muy triste» que comenzó con despidos improcedentes, deuda y la llegada de los administradores concursales, y la entrada voluntaria en el concurso de acreedores. Tiempos que califican de «indefensión y ruina», que han provocado que desde las entidades públicas no se nos dejase participar en cursos como centro integrado ni participar en programas de aula empresa». Un camino plagado de dificultades para que «dejásemos de ser lo que llevamos siendo desde hace muchos años: centro de excelencia educativa le pese a quien le pese».

Un situación de incertidumbre que se remonta a hace tres años y que motivó a la comunidad educativa a pelear de despacho en despacho primero para que el centro pasase a la red pública, que finalmente no se materializó, y después para que «el Ayuntamiento de La Robla se quedase con toda esta finca valorada en más de 1,5 millones de euros y que se la quedaría por apenas 300.000 euros», pero que «tampoco pudo ser porque no se quiso». Tras toda esta lucha por la continuidad del centro, recuerdan que el pasado mes de julio se les vendió la solución ideal. «Haliwell Capital se hacía con los terrenos, Santa María la Real asumía la gestión de la escuela y el alcalde de La Robla promete 225.000 euros de la Ciuden para que la entidad salve la escuela». Pese a que la solución estaba sobre la mesa, eso no supuso la salida de la zona de peligro y es que apenas comenzado el curso, con el 100% de matricula, «todo estalla, se enfadan, se rompen negociaciones, el dinero de la Ciuden no existe... así es que vía libre para que los administradores concursales campen a sus anchas y nos manden a la liquidación sin avisar a las partes para saciar sus intereses económicos».

Ayuda de las administraciones

Llegados a este punto en que nada está garantizado, solo les queda pelear para que las administraciones se pongan manos a la obra y defiendan la educación por encima de todo. «Esperamos que la Junta de Castilla y León tome medidas y le diga a los concursales que por encima de su ley está la de conciertos educativos, y que el concierto no es un edificio». Exigen que alguien «dé un puñetazo encima de la mesa y que se pongan a trabajar todos por la salvación real de la escuela, basta ya de paripés, de mentiras, de postureo...». Alegan que mientras el personal realiza su labor educativa de una forma responsable «hoy nos reúnen para decirnos que es uno nuestro propietario y por tanto nuestro jefe, y al otro día nos reúnen otros y dicen que el de ayer ya no es, que ahora son otros nuevos». Por todo ello entienden que todos tienen parte de culpa, que las buenas palabras de unos y otros no se han cumplido, al tiempo que piden a administraciones y actores implicados que «sean todos ustedes responsables y vuelvan a sentarse a negociar, quítenos a los concursales de encima e inviertan en lo que mejor que pueden invertir, en la formación de nuestro chicos y chicas».
Volver arriba
Newsletter