Publicidad
Fivers 33 - Ademar 33: 'Un punto rescatado de la locura'

Fivers 33 - Ademar 33: 'Un punto rescatado de la locura'

DEPORTES IR

Semedo lanza ante la defensa de Fivers. | DIENER / EVA MANHART Ampliar imagen Semedo lanza ante la defensa de Fivers. | DIENER / EVA MANHART
Jorge Alonso Macía | 01/12/2020 A A
Imprimir
Fivers 33 - Ademar 33: 'Un punto rescatado de la locura'
Balonmano / Liga Europea Un robo de Pedro Martínez a falta de 10 segundos permite al equipo leonés sacar un empate ante un Fivers que llevó el partido a su terreno y lo echó por la borda al final
No suele ser el empate un resultado habitual en el balonmano. Sin embargo, el Abanca Ademar sumó en Viena el tercero en cuatro partidos, que si ante Toulouse habían dejado sensaciones opuestas, en esta ocasión el logrado en Austria ante el Fivers se suma al lado dulce.

Porque a falta de 30 segundos el conjunto leonés perdía por un gol (33-32) y el conjunto local tenía balón para dejar el partido sentenciado después de que Semedo decidiera mal en el último ataque ademarista. Peter Eckl pidió tiempo muerto para preparar esa última jugada con una decisión táctica, la de hacer ese último ataque con seis jugadores de campo prescindiendo del portero, que terminaría suponiendo el ‘harakiri’ para los austriacos. Alargó lo que pudo el ataque Fivers hasta que Pedro Martínez lograba robar el balón y asistir a Jaime Fernández para que éste hiciera a puerta vacía el empate. El gigante Wagner tuvo la última con un golpe franco con el tiempo ya a cero, pero no hubo margen para la épica.

Un punto que sabe a gloria para un Abanca Ademar que con el paso de los minutos fue cayendo en la trampa de un Fivers que hizo exactamente lo que se preveía, buscar el partido más loco posible, sin dejar un solo segundo de respiro y esperar que el equipo leonés cayera en esa vorágine que llevó el partido a muchísimas posesiones y a más de 30 goles.

El Ademar llegó a estar 3 goles por delante en la primera mitad, pero el 5-1 vienés se le atragantóY eso que de inicio parecía que el Abanca Ademar tenía claro que no iba a entrar en el juego del rival. Estuvo suelto en ataque posicional el equipo leonés de inicio. Con Natan en la dirección, la defensa de Fivers parecía no saber reaccionar al juego táctico de los ademaristas, algo relativamente habitual en las competiciones europeas especialmente en equipos como el austriaco que apuestan por el ritmo alto. Así, tanto los extremos como Marchán encontraron posiciones claras de tiro que permitieron a los de Cadenas tomar las primeras ventajas en el marcador, siempre mínimas, porque ni la defensa terminó de ajustarse ni la portería encontró su lugar en la primera mitad.

Un tira y afloja en el que si Fivers no era capaz de parar las posesiones leonesas, a los leoneses se les atragantaba un gran Hutecek, que lideró el ataque de su equipo. Sin embargo, cuando pudo encadenar el Abanca Ademar un par de buenas acciones consecutivas en defensa, Gonzalo pudo correr y el equipo abrir brecha hasta los 3 goles. Sin embargo, el zurdo se hacía daño en un tobillo y cortaba una producción ofensiva que un enorme Feuchtmann supo cubrir desde el lateral.

Con 33-32 y balón para Fivers, Pedro robó un balón que Jaime convirtió en el empate a puerta vacíaParecía marcharse en el marcador el Abanca Ademar hasta que en los últimos minutos previos al descanso Eckl cambiaba la defensa a un 5-1 que con Damböck de avanzado cortocicuitaba el ataque ademarista para recortar distancias y llevar el partido al descanso con una mínima ventaja para los leoneses con un marcador que ya dejaba entrever la locura que parecía apoderarse del partido y que debía atajar el Ademar si quería llevarse los puntos de Viena.

Nada más lejos de la realidad, porque la segunda parte terminó por convertirse en una ruleta rusa que era precisamente a la que quería jugar Fivers. Con el Ademar siempre por delante aunque nunca con más de 2 goles de ventaja, la ilusión parecía hacer creer que tampoco le venía mal al equipo leonés el correcalles. Duró eso lo que bajó el acierto de Slavic bajo palos y los árbitros alemanes en castigar con exclusiones a los leoneses, situación que aprovechó Fivers para igualar la contienda (29-29) con el primer gol de Gangel.

Parecía tener el guión escrito el partido según pasaban los minutos y el Ademar se complicaba la vida, algo que amenazó con cumplir Damböck poniendo por primera vez a los suyos por delante cuando ya solo restaban poco más de 2 minutos de partido. Sin embargo, volvió a agarrarse con uñas y dientes el equipo leonés al encuentro y si Semedo empataba y Wagner ponía por delante de nuevo a los suyos ya con poco más de un minuto por jugarse, Natan sacaba en una acción de listo los dos minutos a Seidl, que sin entonces saberlo aún, llevarían al Fivers a tomar la mala decisión de jugar un final sin portero en el que la bala de la ruleta rusa terminó quedándose atascada para permitir al Abanca Ademar continuar invicto en Europa. Hacer bueno el punto pasará por superar a los austriacos en el Palacio la próxima semana. Por el momento, PCR mediante, toca volver a España para el doble enfrentamiento ante Sagunto y Barcelona antes de volver a pensar en Europa.
Volver arriba
Newsletter