Publicidad
Faustino Sánchez: "Es un fallo del sistema que las mujeres no lleguen a denunciar"

Faustino Sánchez: "Es un fallo del sistema que las mujeres no lleguen a denunciar"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
D. Rubio / C. Centeno | 25/11/2021 A A
Imprimir
Faustino Sánchez: "Es un fallo del sistema que las mujeres no lleguen a denunciar"
25-N El subdelegado del Gobierno en León analiza la situación de la provincia en materia de violencia de género
El subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, valora la necesaria colaboración entre administraciones para acabar con la violencia contra la mujer, agradece el papel de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y todas las policías locales que colaboran con ellas y lamenta que muchas víctimas no den el paso de denunciar a su agresor. En este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, recuerda también a Paula, la víctima mortal que ha llorado la provincia en este 2021.

– Las víctimas y las denuncias por violencia de género han vuelto a niveles previos a la pandemia a nivel nacional. ¿Cuál es la situación de la provincia?
– En este momento tenemos 630 casos activos en la provincia y dentro de ellos 318 mujeres están con protección policial. En principio, más o menos se ha vuelto a las cifras previas a la pandemia. Se han incrementado por ejemplo las llamadas telefónicas al 016, que desde 2007 que se empezó con el servicio podemos contabilizar 8.570, y las usuarias del servicio telefónico Atenpro de atención a la mujer, que son 107. Eso en cuanto a datos. Y también es importante que este año desgraciadamente hemos tenido una muerte y somos la provincia de Castilla y León con más casos de violencia de género. Ahora la tendencia es a ampliar, no limitarnos solo a la violencia de género, si no ampliarlo a toda la violencia sobre la mujer en general, no solo lo motivado por pareja o expareja, incluir cualquier agresión sexual, la trata, la explotación, los matrimonios forzosos, etcétera.

– ¿Cuándo se considera que un caso sigue abierto y cuál es el protocolo a seguir por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado?
– Un caso abierto es cuando una mujer ha denunciado y todavía se sigue haciendo un control de ese caso. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y aquí tengo que hacer hincapié en la labor enorme que hacen tanto la UFAM de la Policía Nacional, como el grupo Emume de la Guardia Civil y las policías locales, que hacen una labor muy importante. Por eso estamos fomentando la firma de convenios con aquellos ayuntamientos que disponen de Policía Local. Y esos casos son casos que siguen todavía, incluso aunque se hayan juzgado, con un control activo. En función del nivel de riesgo, la vigilancia es más o menos intensa. Lo primero, cuando una mujer llega a una dependencia policial, se intenta que se sienta lo más cómoda posible, se le ayuda y se pone a su disposición si ella lo estima un psicólogo. Y luego se hace una evaluación de riesgo, según el sistema Viogen, se establece y en función de ese riesgo se actúa. Cuando firmamos un convenio con las policías locales ellos se suelen ocupar de los casos de nivel de riesgo bajo, que si se detecta en algún momento que sube el nivel se comunica y entonces ya pasa a la Policía Nacional o Guardia Civil. Hay una comunicación periódica con la mujer, vía telefónica o incluso personal, como ella quiera. Si es de riesgo bajo se llama cada ‘x’ tiempo para ver qué tal, si ha tenido alguna cuestión con su expareja…

– Sigue habiendo un alto número de víctimas que no llega a denunciar a su agresor. ¿Cómo se puede concienciar sobre la importancia de dar este paso?
– Ese es un fallo del sistema, porque es verdad que detectamos que hay un alto porcentaje de mujeres que no denuncia. La responsabilidad no es de ellas, en ocasiones no hemos sabido llegar para dar información a la mujer de que tiene una serie de servicios, otras veces tiene miedo, otras está bloqueada psicológicamente… Lo que se trata es de involucrar a todas las instituciones y a todas las administraciones. Este año el acto va a ser conjunto de todas las administraciones: Gobierno, Junta, Diputación, Ayuntamiento… se trata de que nuestras actuaciones sean coordinadas, que no estemos dando palos de ciego unos con respecto a otros. Hoy lo que queremos es visibilizar eso, que cada uno tenemos nuestras funciones y uno de los departamentos que utilizamos en ese sentido es la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación, que está en permanente contacto con los servicios sociales, la Junta de Castilla y León, la administración de Justicia y las asociaciones de mujeres para ver de qué manera podemos conseguir que la mujer tenga confianza para acudir a los diferentes servicios.

– Se alerta en los últimos años del ascenso de casos de violencia de género entre los jóvenes. ¿Falla la educación?
– Que haya un porcentaje importante de mujeres que aun no denuncian implica que nosotros tenemos que mejorar mucho. El que haya jóvenes y adolescentes que tienen unas conductas y unos pensamientos no proclives a la igualdad, obviamente nos debe hacer reflexionar. Quizás haya que incidir en ello en los currículos que se pretenden instaurar en educación, y no solo en la educación reglada, también en las actividades extraescolares y orientar un poco a cómo se debe divertir los jóvenes. ¿Solamente mediante el alcohol u otro tipo de sustancias? Nos tenemos que replantear muchas cosas.

– La plataforma contra la violencia machista de León exigía durante la presentación de los actos del 25-N cumplir el Pacto de Estado y fiscalizar el dinero destinado a erradicar esta lacra. ¿Cuál es la posición del Gobierno en este sentido?
– Cada vez se están destinando más fondos al Pacto de Estado y se pretende involucrar a las administraciones locales, porque se piensa que son las más próximas al ciudadano. El dinero que se les da está reglado por vía legislativa y es el que es, una cantidad fija. Luego en función de que tengan o no convenio con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para la vigilancia y el seguimiento de las víctimas también se les proporciona dinero, o si tienen una serie de víctimas que utilizan Atenpro. Por otro lado, las diferentes entidades tienen que presentar finalizado el ejercicio todas las facturas y justificar todos los gastos que han tenido. Eso se hace. Entonces no entiendo esa petición porque todo está fiscalizado y hay un control desde el punto de vista administrativo. Además ese dinero es finalista, tiene que ir destinado a la violencia contra la mujer, no puede ser desviado a otro fin. Otra cosa son luego los ayuntamientos. Se comenzó y en un principio no tenían mucha experiencia. Hay ayuntamientos con pocos habitantes que no reciben mucho dinero y están empezando a mancomunarse para hacer acciones conjuntas. Por ejemplo, en la zona rural contratar una compañía de teatro, la violencia contra la mujer no tiene edad ni nacionalidad.

– Precisamente en el medio rural la violencia de género está en ocasiones todavía más silenciada.
– Afortunadamente en eso se está avanzando, no a la velocidad a la que debería, pero están surgiendo cada vez más llamadas de los vecinos y hay más implicación. Eso afortunadamente está cambiando, aunque es verdad que más lentamente en la zona rural.
Volver arriba
Newsletter