Publicidad
Fachadas que esconden la nada

Fachadas que esconden la nada

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 20/05/2021 A A
Imprimir
Fachadas que esconden la nada
Ya se cantaba en la vieja copla, «tanto vestido blanco, tanta parola, y el puchero a la lumbre con agua sola».

En definitiva, a la pregunta de ¿qué hay detrás? le sigue la respuesta más temida, pero no inusual: «Nada».

La ciudad (la provincia tampoco se salva) está cada día más llena de fachadas que esconden la nada, casas cargadas de historia que sólo muestran sus balcones hacia el olvido y el abandono, trampantojos hacia las ortigas. Unas veces patrimonio, otras veces alguna figura protegida, en ocasiones la nostalgia hace que aquellas fachadas que siempre estuvieron ahí lo sigan estando, pero como cantaba la copla sin plato que llevarse a la boca en su interior. «Tanto reloj de oro, tanta cadena. Luego van a la casa y no tienen cena».

Una muy vieja historia.

En las antiguas formas de vida se decía aquella expresión de postear la fachada, que nada tiene que ver con escribir un post sobre ella, para que no se venga abajo. Las modernas técnicas ofrecen muchas más posibilidades, se sujetan mejor y más fácil.

Pero el problema es el mismo. Lo que esconden detrás, nada.  
Volver arriba
Newsletter