Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Cian, el vacío que dejan los maestros lo llenan las promesas

Cian, el vacío que dejan los maestros lo llenan las promesas

EL BIERZO IR

El ilustre pintor Antonio López, con sus alumnos hace unos días en Fabero. | NATALIA RAMAYO Ampliar imagen El ilustre pintor Antonio López, con sus alumnos hace unos días en Fabero. | NATALIA RAMAYO
D.M. | 20/07/2019 A A
Imprimir
Cian, el vacío que dejan los maestros lo llenan las promesas
Arte Fabero recoge los pinceles de los talleres de grandes figuras, Antonio López y Félix de la Concha, para dar paso a los becarios
Los veranos en Fabero son desde hace unos años veranos de arte. El programa artístico Cian-m, impulsado por el profesor y escultor faberense Tomás Bañuelos convierte cada periodo estival en una escuela artística a distintos niveles y a la villa en foco de atención del mundo de la cultura, la pintura, la escultura, el diseño...

Los inicio del mes de julio sirvieron para que grandes figuras de prestigio internacional volvieran a ofrecer en Fabero sus clases magistrales. El reconocidísimo Antonio López volvió con su carisma, su talento, su trayectoria y su generosidad a dar su curso de pintura a alumnos «entre los que surgían todo tipo de emociones por la cercanía de Antonio, por lo que hace despertar en ellos, ha sido un grupo humano con la sensibilidad muy a flor de piel», explica Tomás Bañuelos. Muchos de los alumnos de los cursos magistrales de Cian de este año eran «aficionados que venían de otros oficios, abogados, un piloto de avión, un empresario, un minero, todos ellos gente muy culta que han abordado la pintura junto a una figura tan grande como Antonio López desde una tremenda humildad, sin un ápice de competición, como cooperación, conscientes de sus limitaciones pero con un altísimo nivel».

En el horizonte de Tomás Bañuelos está ese proyecto de escuela estable de arte en Fabero que, dice, «Antonio López apoyaría; él ha dicho que es una tierra en la que la gente ha sufrido mucho». Cree Bañuelos que el maestro López, vinculado durante años a la enseñanza de artes y oficios artísticos, le gustaría ser parte de un proyecto así, de ese impulso a ese objetivo vivo.

La experiencia del grupo de alumnos de los talleres magistrales de Félix de la Concha fue también «muy grande. Félix no es un pedagogo, él es un artista que vive para el arte y comparte con los alumnos de forma generosa esa experiencia» que deja huella en cada uno de ellos. También con Félix de la Concha, explica Bañuelos «hemos estado viendo el entorno del Pozo Julia, de las minas, creemos que la restauración que debe afrontarse aquí debe hacerse con cuidado y respeto máximo a la esencia de lo que esto fue, porque esa esencia es lo importante».

Fabero vive estos días la nostalgia , el vacío que dejan las grandes figuras de los pinceles en su paso por el Cian, que va mucho más allá de los cursos magistrales para artistas, porque con sus conferencias abiertas a todo el público siempre ayudan a que Fabero engrandezca ese sentido artístico que tiene guardado.

Mientras recogen los bártulos de talleres de los cursos de verano, hacen hueco a la otra iniciativa que completa el programa Cian-m, la llegada de los becarios de las Becas Cian-m que llegarán el próximo sábado 27 de agosto y se quedarán un mes entero, hasta el 25 de agosto, para vivir una experiencia de simbiosis entre el arte, la naturaleza y el patrimonio industrial minero.

Son en esta ocasión ocho artistas, todas chicas, que retratarán las minas, sus entornos y sus gentes, bajo la dirección de Bañuelos y la coordinación de la pintora Soraya Triana, una figura clave en el programa Cian-m , destaca Bañuelos, desde el primer año. «Yo les digo a los alumnos que yo entiendo de pintura, pero ella sabe pintar, es fundamental su papel, ver como les sugiere, les ayuda, les corrige...».

Cada artista becario viene a Fabero con un proyecto siempre «en busca de profundizar en esa parte humana, de descubrir a la gente de la minería, su carácter, cada vez vienen con un enfoque más específicas» porque en las Becas Cian son ya una referencia en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense y de muchos artistas con prometedoras carreras por delante.
Volver arriba
Newsletter