Publicidad
Éxitos que se disfrutan tres veces

Éxitos que se disfrutan tres veces

OPINIóN IR

10/04/2020 A A
Imprimir
Éxitos que se disfrutan tres veces
Dicen que los viajes se viven tres veces: cuando los soñamos, cuando los vivimos y cuando los recordamos. Pero esa máxima también es aplicable al deporte y a los éxitos de tus equipos.

Por eso, más en estas fechas en las que los desplazamientos tienen que ser a través de la mente, la sección ‘20 momentos para 20 años de deporte’ que está saliendo en este periódico sirve para trasladarte automáticamente a una época diferente de tu vida o para recordarte hechos o anécdotas concretas.

A cada uno, según sus preferencias y edad, le pasará con uno u otro. Así, si eres aficionado del Ademar, seguro que no olvidas el título de liga. A mi memoria llegan sobre él las maravillas de Magnus Andersson, aunque realmente sólo estuviera unos meses en León, y el partido frente al Portland en el que se selló el campeonato y la invasión de pista con la que finalizó.

Por supuesto, si te gusta y añoras el baloncesto, aquella eliminatoria contra el Cai que acabó con el ascenso a ACB estará aún muy presente con el paso de los años. Y ahí los recuerdos se centrarán en cómo estaba el Palacio, que si recibe ese día una inspección de control de aforo no abre en meses, pero sobre todo en Paolo Quinteros, que por aquel entonces todavía era héroe y no enemigo número uno, y casualidades de la vida en Terrence Leather, en una fiel demostración de la importancia de aparecer en la hora de la verdad.

Muchas alegrías en forma de ascenso han tenido estas décadas en la Ponferradina, aunque seguro que ninguna estará a la altura de la que le dio Fran en Alicante, por suponer el primero y por llegar en el último suspiro.

Y dos, pero muy especiales por la importancia y la larga espera, la Cultural. Como el de Gallar y compañía queda tan reciente, y por mucho que sea obvio que un ascenso a Segunda B debería quedar en anécdota para un club así, casi más nostalgia me da ahora ese ‘playoff’ de 2013, por la batalla de Mancha Real que da para un capítulo aparte y porque aquel partido en San Gregorio ante el Universidad, con las gradas llenas de culturalistas, es inolvidable para todo el que lo disfrutara en directo.
Volver arriba
Newsletter